¿Es beneficioso comer siempre a la misma hora?

03 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
¿Sabías que variar el horario de las comidas puede influir de forma significativa en la salud? El almuerzo, la cena, su rutina y su contenido son decisivos. A continuación te contamos los detalles.

Hay personas que siguen una rutina estricta y son capaces de comer siempre a la misma hora. En el otro extremo, algunos alternan los horarios a diario, sin ningún tipo de miramientos en el horario que correspondería al desayuno, el almuerzo o la cena.

La crononutrición es una disciplina que estudia los efectos de los nutrientes en el organismo según la hora en la que hayan sido consumidos. Una de las preguntas que se ha hecho esta rama de la ciencia es si es beneficioso comer siempre a la misma hora. A continuación te vamos a ofrecer información sobre la importancia que tiene el momento en el que se realiza cada comida y si es necesario estandarizar un horario.

Comer a una hora determinada influye en la salud

Los ritmos circadianos hormonales son constantes en ausencia de alimentación, y de ellos puede depender la asimilación o el metabolismo de los nutrientes. En esa interacción compleja entre el medio ambiente y lo que sucede en el interior del organismo, se produce el equilibrio o desequilibrio.

Una publicación reciente realizada en la revista Nutrients asegura que el momento en el que se realizan las ingestas influye de forma determinante en la asimilación y en el metabolismo de los nutrientes. De este modo, se aconseja comer y cenar temprano para reducir el riesgo de obesidad y de enfermedades metabólicas.

No obstante, esto no funciona para todas las personas. Existe un componente genético detrás. No contamos con la tecnología necesaria para identificar las particularidades en los genes de cada individuo, pero el proyecto genoma es un gran avance en este campo.

Por este motivo, no es posible saber con anterioridad quién responderá a esta medida dietética. De todos modos, y dado que el porcentaje que se beneficia de estas recomendaciones es alto, se aconseja adelantar el horario de las comidas principales. Al mismo tiempo, resulta beneficioso que el almuerzo sea más voluminoso que la cena, sobre todo en términos de pérdida de peso.

Adelantar horarios de almuerzo y cena
Adelantar los horarios del almuerzo y de la cena sería beneficioso para reducir el riesgo de sobrepeso a futuro

Lee también: 2 razones por las que cenar tarde engorda

Comer siempre a la misma hora condiciona la salud cardiovascular

A la hora de buscar una reducción del riesgo cardiovascular, variar el horario de las comidas puede ser también una estrategia eficaz. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Circulationreducir el número de ingestas al día, el ayuno intermitente y cenar antes de que se ponga el sol podría ser beneficioso de cara a disminuir la prevalencia de las enfermedades de tipo cardiovascular.

Las patologías del corazón suponen una de las primeras causas de muerte en los países desarrollados. Cualquier estrategia dietética que permita reducir su incidencia es bienvenida.

No obstante, el cambio en los horarios de alimentación no supondrá un cambio milagroso en la salud. Ha de estar acompañado de una modificación de los hábitos generales para que los resultados salgan a la luz, lo que incluye una vida activa y sin sedentarismo.

Te puede interesar: Minerales en alimentos para la salud cardiovascular

La alimentación es capaz de modificar los ritmos circadianos

Te hemos hablado de que muchas hormonas siguen un ritmo de producción circadiana a lo largo del día. Estos ritmos pueden romperse con la ingesta de nutrientes. El hecho de variar el horario de las comidas ocasiona desajustes en el reloj biológico del organismo, tal y como afirma un estudio publicado en la revista Current Biology.

De este modo, comer cada día a una hora diferente podría alterar los valores de glucosa sanguíneos y otros parámetros asociados con el metabolismo. Si bien es importante optimizar el momento de la ingesta, también lo es estandarizar dicho horario. Un ejemplo claro de esta última situación son los picoteos nocturnos, sobre todo cuando estos son de alimentos ricos en azúcares añadidos.

El hecho de cenar muy tarde o incluir un refrigerio rico en carbohidratos en medio de la noche, condiciona de forma negativa la salud metabólica. Se incrementa el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, según lo afirma una investigación publicada en la revista Endocrine Journal en el año 2018.

PIcoteo nocturno
Cenar tarde y picotear de noche, sobre todo azúcares, son malas prácticas que aumentar el riesgo para la salud

Vigilar el momento de las ingestas y tratar de comer a la misma hora siempre

De acuerdo con lo expuesto en este artículo, diríamos que es beneficioso comer siempre a la misma hora. También lo es el momento del día en el que se realizan dichas ingestas. Por ello, es necesario vigilar los aspectos relacionados con la crononutrición.

Almorzar y cenar temprano, y hacerlo siempre a la misma hora, ayuda a reducir el riesgo de desarrollar patologías de tipo metabólico. Es cierto que estas estrategias funcionan mejor en individuos con predisposición genética, pero el hecho de mantener un horario fijo resulta en beneficio para todo el mundo.

Cada vez se le otorga más protagonismo al mantenimiento de los ciclos circadianos hormonales en la promoción de la salud. Por ello está poniéndose de moda, entre otras cosas, la suplementación con melatonina, que podría venir en ayuda del proceso general de mantenimiento del peso.

A pesar de todo, no pienses que estas estrategias son la panacea. Es necesario combinar estos consejos con una dieta equilibrada y variada, con la práctica de ejercicio físico de forma habitual, y con otros hábitos saludables.

  • Lopez Minguez J., Gómez Abellán P., Garauleet M., Timing of breakfast, lunch, and dinner. Effects on obesity and metabolic risk. Nutrients, 2019.
  • Onge MP., Ard J., Baskin ML., Chiuve SE., et al., Meal timing and frecuency: implications for cardiovascular disease prevention: a scientific statement from the american heart association. Circulation, 2017. 135 (9): 96-121.
  • Wehrens SMT., Christou S., Isherwood C., Middleton B., et al., Meal timing regulates the human circadian system. Curr Biol, 2017. 27 (12): 1768-1775.
  • Sakai R., Hashimoto Y., Ushigome E., Miki A., et al., Late night dinner is associated with poor glycemic control in people with type 2 diabetes: the KAMOGAWADM cohort study. Endocr J, 2018. 65 (4): 395-402.
  • León-Latre, Montserrat, et al. "Sedentarismo y su relación con el perfil de riesgo cardiovascular, la resistencia a la insulina y la inflamación." Revista Española de Cardiología 67.6 (2014): 449-455.
  • Garaulet, M. "Ritmos circadianos y crononutrición." s leves 73.4 (2017): 255-257.