5 botanas "saludables" que realmente son productos ultraprocesados

Nunca antes habíamos estado tan expuestos a la comida ni tampoco existían tantos alimentos ultraprocesados. Incluso aquello que se vende como "saludable" podría no serlo.
5 botanas "saludables" que realmente son productos ultraprocesados
Anna Vilarrasa

Escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa el 10 marzo, 2021.

Última actualización: 10 marzo, 2021

No todos los ultraprocesados se encuentran entre el fast food, la comida preparada y la bollería industrial. ¿Sabías que algunas de las botanas “saludables” que se promocionan como tales pueden clasificarse en esta categoría?

Es importante reconocer este tipo de productos y limitar su consumo, pues los ultraprocesados en la dieta están relacionados con la obesidad y otras enfermedades no transmisibles, como los problemas cardiovasculares o la diabetes.

Los alimentos ultraprocesados

Los ultraprocesados son productos alimentarios que, a menudo, contienen una larga lista de ingredientes y aditivos con sabores artificiales, azúcares añadidos, estabilizantes y conservantes.

De manera automática, la mente los relaciona con la comida preparada, el fast food o las bebidas energéticas. Sin embargo, su presencia está mucho más extendida y algunas veces se esconden bajo la apariencia de productos saludables.

El deseo de cuidarse y vigilar la alimentación está cada vez más presente en muchos consumidores. La industria alimentaria ha visto un filón para promocionar sus productos, haciendo referencia a sus atributos y propiedades para la salud.

La mayoría destacan los nutrientes adecuados en la promoción de un mejor estado físico y mental. Sin embargo, es importante fijarse en la composición, pues detrás de ellos se podrían esconder botanas “saludables” que, en realidad, no lo son.

Mujer lee etiquetas de botanas saludables.
Las etiquetas de los productos alimenticios tienen información útil que el consumidor puede aprovechar para comer mejor.

5 botanas “saludables” que son ultraprocesados

Como ya se ha visto, este tipo de productos están muy extendidos. A continuación se destacan algunos de ellos que deberían formar parte de la dieta solo de manera ocasional.

1. Barritas de granola o energéticas

Quizás uno de los más habituales y extendidos en el fitness y entre los alimentos light. Una forma cómoda, rápida y ligera de reponer energía donde nos encontremos. 

El problema no radica en los ingredientes, ya que por sí solos son saludables algunos de ellos. Muchas de estas barritas esconden grandes cantidades de azúcar añadido en forma de miel, sirope o jarabes de glucosa y fructosa. 

El resultado es un tentempié que provee de energía al instante, pero no con larga duración y tampoco promoviendo la sensación de saciedad a largo plazo.

2. Barritas de proteínas

A diferencia de las anteriores, este tipo de barritas suplementarias tienen un contenido más elevado de proteínas. Son útiles para tomar después del ejercicio y ayudan cuando las necesidades proteicas son muy elevadas.

En gran parte, se elaboran a partir de proteínas de la leche o del huevo. Pero algunas de ellas contienen también bastante azúcar y grasas saturadas. A veces, en cantidades más elevadas que un snack de chocolate.

3. Más botanas “saludables” que son ultraprocesados: galletas y cereales fitness con fibra

Las galletas y los cereales fitness son los que tienen un consumo más extendido. La fibra suele ser el reclamo principal, pero el producto final sigue teniendo elevadas cantidades de azúcar añadido.

Además, en el caso de las galletas, muchas de ellas suelen contener grasas hidrogenadas o aceites que no son recomendables y que no demuestran tener beneficios.

En ambos casos es necesario leer bien las etiquetas. Algunas de las galletas y cereales más clásicos tienen igual o mejor composición nutricional que otras que se venden como alimentos fitness.

4. Bollería con alta cantidad de proteínas

Uno de los últimos en llegar al mercado, gracias a la buena fama de las dietas bajas en carbohidratos. Sus usuarios son tanto personas que quieren mejorar la composición corporal como aquellas que quieren adelgazar y prevenir problemas de salud.

En este grupo todavía novedoso se engloban productos dispares como donuts, cookies, pan, croissants, panecillos y todo tipo de snacks tanto dulces como salados.

¿Cuál es el problema? El primero es la larga lista de ingredientes con aromas y otros conservantes añadidos. Algunos de ellos de difícil reconocimiento por parte de los usuarios.

En segundo lugar la composición nutricional. Pese a que tienen más proteínas que el producto original, el resultado final sigue presentando poca o ninguna calidad nutricional. Con el peligro de ser percibidos como más saludables y comer más a menudo.

5. Batido de proteínas

Reservados durante mucho tiempo de forma exclusiva a los deportistas, hoy pretenden llegar a aquellas personas que quieren cuidarse y no tienen tiempo de cocinar una comida completa.

Fácil de preparar, cómodo de llevar y rápido de consumir. Pero en cuanto a su composición, la realidad es que es parecida a la de las barritas energéticas y proteicas.

¿Por qué es importante cuidarnos de los ultraprocesados?

Desde hace años, los expertos en nutrición y salud alertan sobre el consumo de ultraprocesados. ¿Por qué están bajo el punto de mira? ¿Cuál es el motivo de la preocupación y la razón de intentar alejarlos de la dieta habitual?

El primer problema que presentan es su calidad nutricional. O mejor dicho, su aporte casi nulo de nutrientes básicos que se han demostrado necesarios para la promoción de la salud y el bienestar. Estos son los carbohidratos complejos, las grasas saludables, la fibra, las vitaminas y los minerales. 

En cambio, este tipo de productos contienen altas cantidades de sal, azúcar añadido y grasas saturadas e hidrogenadas. Aparte de presentar una elevada densidad energética.

Sin contar que su palatabilidad y el marketing que los acompaña fomenta un consumo elevado. Con lo que están presentes en la dieta de muchas personas de forma excesiva.

Este consumo continuado se traduce en problemas de salud a largo plazo. En el decurso de las últimas décadas la ciencia ha obtenido evidencia de su asociación con múltiples marcadores y resultados adversos.

Como se indica en una revisión sistemática publicada en el año 2020, los problemas asociados son los siguientes:

  • Mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad, así como un índice de masa corporal más elevado.
  • Incremento del riesgo de síndrome metabólico y todos sus factores: glucemia elevada, hipertensión arterial, lípidos altos en sangre.
  • Mayor incidencia de enfermedad cardiovascular, arterial y cerebrovascular.
  • Depresión.
  • Problemas de síndrome de intestino irritable.
  • Mortalidad más elevada.
Barras de cereales energéticas y saludables.
Las barras de cereales pueden producirse en el hogar para evitar el procesamiento de la industria y obtener mayores beneficios.

Cómo hacer un consumo responsable de estas 5 botanas en apariencia “saludables”

Los alimentos ultraprocesados se caracterizan por las elevadas cantidades de azúcar añadido, grasas de mala calidad y sal. También por la poca presencia de fibra, vitaminas y minerales.

Hoy en día, la mayoría de ellos pretende destacar como fuente de estos nutrientes para fomentar la salud y el bienestar de los consumidores. Sin embargo, siempre es preferible ingerirlos a través de los alimentos frescos.

El consumo esporádico no es dañino y hasta puede tener alguna utilidad. Siempre que las personas sean conscientes del producto que compran y que comen y que no formen parte de la dieta habitual.

Para aquellos que los necesitan de manera esporádica, el mejor consejo es leer las etiquetas de los productos y elegir aquellos con ingredientes reconocibles. Si en cambio, las circunstancias los convierten en algo habitual en la dieta, es preferible explorar alternativas caseras rápidas de preparar y fáciles de transportar y consumir.

Te podría interesar...
Los alimentos ultraprocesados aumentan el envejecimiento celular
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Los alimentos ultraprocesados aumentan el envejecimiento celular

El consumo de alimentos ultraprocesados estimula el envejecimiento celular y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades complejas.



  • Elizabeth L, Machado P, et al. Ultra-Processed Foods and Health Outcomes: A Narrative Review. Nutrients. Junio 2020. 12(7):1955.
  • Fiolet Th, et al. Consumption of ultra-processed foods and cancer risk: results from NutriNet-Santé prospective cohort. The BMJ. Febrero2018. 360:k322.
  • Marti A. Ultra-Processed Foods Are Not "Real Food" but Really Affect Your Health. Nutrients. Agosto 2019.11(8):1902.
  • Rauber F, et al. Ultra-Processed Food Consumption and Chronic Non-Communicable Diseases-Related Dietary Nutrient Profile in the UK (2008⁻2014). Nutrients. Mayo 2018. 10(5):587.