Me salió un bulto alrededor de un piercing, ¿qué puedo hacer?

La presencia de un bulto alrededor de un piercing suele confundirse con un queloide o con una infección. Sin embargo, podría ser parte del proceso de cicatrización normal.
Me salió un bulto alrededor de un piercing, ¿qué puedo hacer?
Mariel Mendoza

Escrito y verificado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 26 mayo, 2022

La presencia de un bulto alrededor de un piercing no es motivo de pánico. Aunque son muy frecuentes, molestos e incómodos, se producen como parte del proceso de cicatrización natural y se suelen resolver con el paso del tiempo.

El bulto alrededor de un piercing se produce por acumulación dispersa de tejido de cicatrización y ocurre de forma más común en los tejidos más densos, como el cartílago de la nariz o de la oreja.

Aunque en ocasiones es confundido con un queloide o una infección, el origen real es la presencia de una cicatriz hipertrófica que se forma por el trauma en el tejido tras la colocación del piercing. Es por ello que el cuidado de la joya es esencial.

¿Por qué se produce un bulto alrededor del piercing?

Estas cicatrices hipertróficas en los piercings tienen múltiples factores asociados y la causa es un tanto desconocida. Se asume que es una reacción del organismo.

La cicatriz hipertrófica se produce por un trauma en el tejido blando. El cartílago, la piel, los músculos y la zona fibrosa se inflaman. Esto genera sobreproducción de colágeno. Este nuevo tejido se acumula sobre la herida, haciendo el bulto.

¿Hay alguna forma de prevenirlo?

El bulto alrededor de un piercing o la cicatriz hipertrófica pueden aparecer desde horas después de alguna perforación hasta semanas o años luego. Debido a que antes hubo un trauma (la colocación de la joya), se podría prevenir teniendo el mayor cuidado del área alrededor de la perforación.

Se recomienda lo siguiente:

  • Evitar tocar el área perforada, en especial con las manos sin lavar.
  • Minimizar el riesgo de golpes en la zona de la perforación.
  • No presionar constantemente.
  • Evaluar el tipo de joyería antes de colocarla. Las alergias al material pueden generar irritación e inflamación. Se recomienda el uso de joyas hipoalergénicas (oro de 18 o 24 quilates, acero inoxidable o titanio).
  • Limpiar la perforación de 2 a 3 veces por día, preferiblemente con solución fisiológica o jabón neutro.
  • En caso de tener el piercing en las orejas, tratar de llevar el cabello recogido.
Higiene para colocar un piercing.
El lugar comercial donde se coloque la joya debe contar con específicas medidas de cuidado e higiene.


Tratamiento de las cicatrices hipertróficas

El mejor tratamiento para un bulto alrededor de un piercing es la paciencia. Con el tiempo suelen desaparecer. Sin embargo, pueden durar hasta 6 meses, lo que inquieta a cualquiera.

Como medidas adicionales, al localizar el bulto se podría retirar la joya y utilizar agua oxigenada o alcohol para limpiar. Luego aplicar algún antiséptico en gel o líquido y volver a colocar el arete en menos de 15 minutos, debido a que no queremos que haya cierre de la perforación.

También se recomienda colocar hielo cerca del área por lapsos de un máximo de 5 minutos. Una vez que haya sanado, se puede hacer el cambio de la joyería por una de otro material, sospechando un proceso alérgico.

Se puede masajear diariamente con aceite y limpiar el área con solución salina o algún jabón neutro con efecto antibacteriano. Sin embargo, si se sospecha infección, no se puede retirar la joyería, debido a que esto podría causar que la herida se cierre con rapidez.



Cómo diferenciar un bulto alrededor de un piercing de una infección y de un queloide

El bulto clásico alrededor del piercing no es una infección ni un queloide. Es una cicatriz hipertrófica.

Los queloides son cicatrices desproporcionadamente grandes. Pueden aparecer de forma espontánea o secundaria a un trauma, pero su principal característica es que siempre sobrepasan los límites de la herida que los originaron.

Un verdadero queloide suele aparecer entre 3 a 12 meses después del trauma y sigue creciendo con el tiempo. A diferencia de las cicatrices hipertróficas, en las cuales el crecimiento se detiene.

Por otro lado, las cicatrices hipertróficas son abultadas y duras, pero nunca sobrepasan los límites de la herida de origen. En estas no hay signos de una infección previa.

Cuando hay infección, el proceso produce algo de fiebre y enrojecimiento en la zona, hinchazón, dolor a la palpación y calor alrededor del área perforada. En ocasiones, hay presencia de secreciones amarillas/verdes con olor fétido.

El tratamiento de la infección es con antibióticos tópicos u orales. En algunos casos se requiere el retiro del piercing y el drenaje del pus. Pero esto lo debe decidir un médico, ya que quitar la joya con una infección en curso amerita un ambiente cuidado para la intervención.

Los queloides, por su parte, se tratan con corticoides infiltrados, láser, crioterapia o cirugía. Por supuesto, esto implica retirar la joya.

Piercing en la boca.
Hay zonas más sensibles y más propensas a los efectos secundarios de las joyas, como los labios y la lengua.

¿Cuándo debo acudir al médico?

Algunos síntomas que requieren atención médica inmediata son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Secreción de pus amarillo o verdoso con mal olor.
  • Dolor que aumenta de intensidad progresivamente y es más notorio al roce.
  • Enrojecimiento progresivo con tendencia al oscurecimiento del área (de rojo a morado).
  • Presencia de una cicatriz abultada que no respeta los límites de la zona perforada y aumenta conforme pasa el tiempo.

Los piercings tardan de 3 a 6 meses en terminar de cicatrizar. Puede sentirse incomodidad o molestias en la zona y es normal tener enrojecimiento con una ligera hinchazón. Aunque estos síntomas deberían disminuir progresivamente.

Te podría interesar...
Rechazo de piercing: causas, tratamientos y prevención
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Rechazo de piercing: causas, tratamientos y prevención

El rechazo de piercing es un problema que suele presentarse al hacerse una perforación. Te damos algunas consideraciones para tratarlo.



  • Padrón-Arredondo, Guillermo, and José Antonio Fernández-Amador. "Dermatofibroma auricular secundario a colocación de piercing." Salud Quintana Roo 8.32 (2022): 18-21.
  • National Health Service. Infected Piercings. National Health Service 2020. Disponible en https://www.nhs.uk/conditions/infected-piercings/.
  • Brandão, Marilda HT, et al. "Ear piercing as a risk factor for contact allergy to nickel." Jornal de Pediatria 86 (2010): 146-154.