¿Cómo cambian los virus?

16 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Cada vez que hay una epidemia surge nuevamente la pregunta sobre cómo cambian los virus. La mutación del genoma es la explicación a este fenómeno y te lo contamos en este artículo.

La pregunta sobre cómo cambian los virus se hace presente en la población general cada vez que hay una epidemia. Lo cierto es que la ciencia tiene ya una explicación bastante formada sobre el fenómeno. Los conocimientos de genética, y los estudios científicos que se llevan a cabo cada vez que hay brotes, han permitido avanzar en el conocimiento del mecanismo virósico de mutación.

Sabemos que los virus tienen en su interior información genética que utilizan para persistir y multiplicarse. Al igual que el ADN de los humanos, el genoma viral codifica la forma de ser del virus. Esto incluye la manera de infectar y hasta las especies que serán destinatarias de la infección.

Los virus tienen dos formas de mutar:

  • Por recombinación: esto sucede cuando dos o más virus intercambian entre sí porciones de ADN o ARN, modificándose uno con la estructura del otro.
  • En mutación aleatoria: aquí el cambio es intrínseco a un virus, y en general sucede por un error en la replicación del material genético.

Cuanto mayor es la población infectada, más son las posibilidades de que un virus mute. Sin embargo, no es correcto asociar la pregunta sobre cómo cambian los virus a la letalidad. La mayoría de ellos, como veremos en este artículo, mutan a formas leves para sobrevivir. Si se volviesen más letales, perderían a sus huéspedes.

¿Por qué cambian los virus?

La respuesta a por qué cambian los virus es un error. Casi siempre, la mutación virósica es consecuencia de un error en la codificación del ARN. Si bien hay virus que contienen ADN en lugar de ARN, es en los segundos que se magnifica el error.

Esto sucede porque los virus con ADN tienen un mecanismo más afinado para reproducir su información genética; entonces, cometen menos errores cuando copian los genes para replicarse. En los virus ARN el mecanismo de control es más rudimentario.

Los virus con ADN usan unas enzimas que se llaman polimerasas y que están presentes en las células que infectan. Tenemos que imaginarlo como si fuese un parásito que se aprovecha de los recursos del receptor. Los polimerasas del ADN tienen la capacidad de reparar errores.

Distinto sucede con los virus ARN, donde las polimerasas del ADN no sirven para corregir. Esto lleva a las mutaciones, y de manera frecuente. Un virus con ARN como información genética muta a una velocidad llamativa.

Ahora bien, si nos atenemos a responder por qué cambian los virus, deberíamos decir que lo hacen para sobrevivir. Como la evolución de las especies, en general, donde se aprovechan los cambios favorables para perdurar, en el ámbito virósico sucede de manera parecida. No obstante, el cambio no siempre significa una mayor virulencia.

los virus cambian a partir de su ARN
Los errores de replicación del ARN virósico explican las mutaciones.

Sigue leyendo: Todo lo que debes saber acerca del ADN

¿El cambio del virus es siempre malo?

No. No siempre la mutación de un virus se traduce en mayor letalidad, es decir, en mayor capacidad de matar. Si lo pensamos detenidamente, eso sería un error evolutivo. El virus no puede matar demasiados huéspedes porque se quedaría sin ámbito de supervivencia.

Los virus cambian adaptándose a las circunstancias que ofrece la especie que los alberga en determinado momento. Si logran volverse menos letales, pueden pasar desapercibidos, replicándose de un individuo a otro. En definitiva, ese sería un objetivo lógico para la infección viral: perpetuarse.

Al mismo tiempo que cambia el virus, también aumenta la capacidad de respuesta inmune de la especie receptora. Esto lleva a un extraño equilibrio donde la población vírica se prolonga en convivencia con los huéspedes. Tal es el caso de las gripes en los humanos, que todos los años causan brotes estacionales.

Descubre más: Tratamiento para la gripe en adultos

coronavirus
La mutación en el coronavirus COVID-19 le permitió pasar de la transmisión entre animales a la transmisión humana.

Los virus no siempre cambian para peor

Saber cómo cambian los virus nos da una pista sobre la evolución de las epidemias. En la mayoría de los brotes se alcanza un estado de máxima transmisión y luego disminuyen los casos. Uno de los factores para que esto suceda es la intervención humana, pero otro no menos despreciable es la mutación virósica.

De todos modos, los cambios en los virus son un aliciente para que nosotros como humanos también cambiemos nuestros hábitos y procuremos adoptar medidas más saludables. En la prevención está nuestra llave para combatir la mutación virósica.

  • Villordo, Sergio Manuel. Estudios de estructuras de ARN que regulan la replicación del virus del dengue en humanos y mosquitos. Diss. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, 2016.
  • Zhu, James, et al. "Profiling the immune vulnerability landscape of the 2019 Novel Coronavirus." (2020).
  • Narayan, Opendra, Diane E. Griffin, and Janice E. Clements. "Virus mutation during ‘slow infection’: temporal development and characterization of mutants of visna virus recovered from sheep." Journal of General Virology 41.2 (1978): 343-352.
  • Crotty, Shane, and Raul Andino. "Implications of high RNA virus mutation rates: lethal mutagenesis and the antiviral drug ribavirin." Microbes and infection 4.13 (2002): 1301-1307.
  • Fournier, Emilie, et al. "A supramolecular assembly formed by influenza A virus genomic RNA segments." Nucleic acids research 40.5 (2012): 2197-2209.