El cambio climático perjudica más a las poblaciones vulnerables

El cambio climático es una realidad que amenaza la vida de las poblaciones más vulnerables, incluso la de las generaciones futuras. Sigue leyendo y descubre cómo minimizar su impacto.
El cambio climático perjudica más a las poblaciones vulnerables
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 13 Mayo, 2021.

Escrito por Rafael Victorino Muñoz, 14 Mayo, 2021

Última actualización: 14 Mayo, 2021

Cuando se habla de cambio climático se alude a un proceso de variación de las condiciones atmosféricas y ambientales en general, que se traduce en diversas consecuencias relacionadas con la calidad del aire, del agua y de los suelos.

En el contexto actual, una variedad de factores (entre ellos el incremento de los gases de efecto invernadero debido a la persistencia del uso de combustibles fósiles) está acelerando el proceso. Ahora bien, esto constituye una amenaza para las diversidad de formas de vida que hay en el planeta.

¿Qué es el cambio climático?

El clima es un sistema en el que influyen ciertos factores: latitud, humedad, vientos, altura sobre el nivel del mar, corrientes oceánicas. Algunos de estos factores se pueden modificar y otros no tanto.

La naturaleza regula el clima para que se mantenga dentro de ciertos parámetros. Sin embargo, cuando las condiciones se modifican de manera persistente en el tiempo se comienza a hablar de cambio o variabilidad climática.

De acuerdo con esto, el cambio climático es una variación del clima promedio de una región a mediano o a largo plazo. El mismo puede deberse a procesos naturales (como actividad solar o volcánica) y a factores antropogénicos, esto es, acciones humanas contaminantes.

Los cambios climáticos siempre han tenido lugar en el planeta a lo largo de la historia, pero han sido lentos y graduales. Hoy día, sin embargo, hay alarma porque se está dando muy rápido, sin que los ecosistemas ni los humanos estemos preparados para afrontarlo.

Entre las causas por las que esto ocurre se encuentran las emisiones de gases de efecto invernadero. Estos son emitidos por los transportes que usan combustibles fósiles y por la actividad agrícola e industrial.

Consecuencias del cambio climático en la salud

El cambio climático ya se está observando. Hay calentamiento global y derretimiento de los casquetes polares, lo que a su vez incide en el nivel del mar y en las corrientes oceánicas. También hay cambios en las precipitaciones (lluvias extremas seguidas de grandes sequías).

A su vez, son diversos los efectos del cambio climático sobre la salud de las personas. Entre estos tenemos los siguientes:

  • Los estudios refieren que durante las olas de calor aumenta la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cerebrovasculares.
  • Según el informe de la Red de Información sobre Seguridad Alimentaria, los desastres provocados por el cambio climático impactan en la producción de alimentos, impulsando el hambre y aumentando las enfermedades asociadas con la malnutrición y la desnutrición.
  • Con respecto a las enfermedades transmitidas por mosquitos, las investigaciones concluyen que la proliferación de los Aedes está influida por las condiciones ambientales.
  • Aumentan las diarreas infecciosas y otras enfermedades asociadas con el consumo de aguas contaminadas o con la reducción de fuentes del vital líquido para la higiene.
  • Los estudios revelan un aumento del asma por la contaminación ambiental.
Crisis de asma por el cambio climático.
Las enfermedades respiratorias se exacerban cuando hay contaminación atmosférica, lo que deriva en mayor prevalencia de episodios de asma.

Poblaciones más vulnerables al cambio climático

El cambio climático impacta en el aparato económico y productivo, afectando el suministro eléctrico, las vías de comunicación, los hogares, las industrias y las instituciones. Se limita el acceso de las personas a los bienes y servicios.

Esto puede perjudicar a todos, pero no de igual manera. Es necesario reconocer que hay poblaciones más vulnerables al cambio climático, las que suelen ser las primeras que sufren las consecuencias.

Según el documento titulado Climate Change and Social Inequality, publicado por la Organización de las Naciones Unidas, hay 3 aspectos en los que se evidencia esta vulnerabilidad, entendida como como propensión, predisposición o riesgo de ser afectado negativamente por efecto del cambio climático:

  1. Mayor exposición.
  2. Más susceptibilidad a sufrir daños.
  3. Menor capacidad para recuperarse.

Minorías étnicas

Las minorías étnicas suelen habitar en la periferia de las grandes ciudades o en suburbios, aún en países desarrollados. Algunas son comunidades migrantes o desplazados por algún conflicto.

Estos grupos ya son víctimas de inequidades en cuanto al acceso a los servicios de salud. Y el cambio climático puede intensificar o poner en evidencia tales desigualdades.

En relación con esto, en una investigación publicada en 2015 se encontró que la tasa de mortalidad en niños de familias afroamericanas fue más alta durante las olas de calor en el estado de California (Estados Unidos).

Personas en situación de pobreza

Ya sea que pertenezcan a minorías étnicas o no, la mayor parte de la población en situación de pobreza vive en zonas costeras poco elevadas o en laderas de montañas. Estos terrenos son menos costosos, pero a su vez poco seguros, inestables y constantemente expuestos a sufrir inundaciones o deslaves.

Población rural

La mayoría de la población rural depende de la agricultura de subsistencia para sostenerse. Dicha forma de cultivo es más precaria y vulnerable al cambio climático.

Además, estas familias que viven en zonas rurales pobres suelen ocupar las tierras menos productivas y más proclives a ser afectadas por inundaciones o sequías. Se encuentran desprotegidas y no cuentan con sistemas de riego.

Pueblos originarios

Aunque su estilo de vida impacta poco en el ambiente, los grupos indígenas se han visto también afectados por el cambio climático. Suelen habitar en zonas selváticas o remotas, sin vías de comunicación; a menudo quedan aislados por fenómenos meteorológicos.

Necesidad de frenar el cambio climático

Frenar el cambio climático es más que necesario; es ineludible e impostergable. Debemos recordar que así como existen poblaciones vulnerables, también hay ecosistemas sensibles; incluso países enteros. El planeta es frágil.

El cambio climático genera impacto sobre las personas, el aparato productivo y los ecosistemas. Y es que la vida humana en general, la flora y la fauna están vinculadas con el clima, pues dependen de este.

Para avanzar en la reducción del impacto del cambio climático hay que comenzar por considerar la vulnerabilidad de las poblaciones y ecosistemas, atendiendo a los principales factores:

  • Reducir la sensibilidad: algunos grupos y sistemas son más sensibles a sufrir el impacto del cambio climático. Mantenerlos saludables hace que sean menos vulnerables.
  • Mejorar la capacidad adaptativa: también ayuda a reducir la vulnerabilidad, proporcionando mecanismos para resistir eventuales perturbaciones.
  • Incrementar la resiliencia: esta es la capacidad de un organismo o sistema de volver a su estado inicial tras una perturbación. En este caso, se hablaría de la capacidad de una población o ecosistema de recuperarse luego de un evento catastrófico.
Cambio climático y sequía.
Los cambios climáticos bruscos afectan en mayor medida a las poblaciones vulnerables, pues se encuentran expuestas y menos protegidas.

Cómo podemos mitigar el cambio climático y sus impactos

Los principales responsables del cambio climático son los gases de efecto invernadero. La ecuación se sencilla: a mayores emisiones, mayor calentamiento, y viceversa.

Y en este caso no podemos decir que no están a nuestro alcance las acciones. Comencemos por usar el coche lo menos posible. Podemos ponernos de acuerdo con los vecinos o compañeros de trabajo o ir caminando, en metro o en bicicleta.

También se considera importante evitar la deforestación de los bosques, ya que la capa vegetal absorbe dióxido de carbono y produce oxígeno, contribuyendo a mantener la temperatura y a conservar los suelos.

Casi todas las actividades humanas inciden en el calentamiento. Si bien no lo pueden evitar, es posible reducir el impacto. En el caso de la agricultura, por ejemplo, esta es parte del problema, pues se emiten gases de efecto invernadero (por la maquinaria, por ejemplo).

Pero también puede ser parte de la solución si se implementan buenas prácticas en el marco de una visión sostenible. En el caso de los suelos, por ejemplo, esto se logra mediante la diversificación de cultivos o evitando el uso de pesticidas.

Y hay tantas otras acciones pequeñas, cotidianas, pero determinantes, como reciclar, usar bolsas de tela en lugar de plástico, apagar las luces y equipos que no estemos usando o no desperdiciar agua.

Está en tus manos

Los más vulnerables son los primeros que experimentan los efectos del cambio climático, pero no debemos pensar que estamos exentos de sufrirlos nosotros. El planeta es uno solo y estamos en él. Todo lo que lo afecte, tarde o temprano nos perjudicará.

El calentamiento y las diversas consecuencias relacionadas con el cambio climático seguirán sintiéndose durante un tiempo, aún cuando se detengan las emisiones de gases de efecto invernadero. Y es que estos permanecerán en la atmósfera por un largo rato.

Esto no significa que no podamos o no debamos a hacer nada. Si todos trabajamos en reducir nuestra huella de carbono dejaremos la mejor herencia para el futuro, pues habrá uno.

Te podría interesar...
Las consecuencias de la contaminación ambiental en el cuerpo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Las consecuencias de la contaminación ambiental en el cuerpo

A diario estamos expuestos a todo tipo de contaminación ambiental y sus consecuencias son nefastas para nuestro cuerpo. En este artículo te contamos más.



  • Arnell N, Gosling S. The impacts of climate change on river flow regimes at the global scale. J. Hydrol. 2013; 486: 351-364.
  • CEPAL. Istmo centroamericano: efectos del cambio climático sobre la agricultura. Mexico D.F.: CEPAL, 2009.
  • Denton F. Climate change vulnerability, impacts, and adaptation: why does gender matter? Gend. Dev. 2002; 10(2):10–20.
  • Food and Agriculture Organization of the United Nations. The state of food security and nutrition in the world. Safeguarding against economic slowdowns and downturns Roma: FAO, 2019.
  • Gregory PJ, Ingram JSI, Brklacich M. Climate change and food security. Philos. Trans. R. Soc. Biol. Sci. 2005; 360: 2139- 2148.
  • Haines A, Kovats RS, Campbell-Lendrum D, Corvalan C. Climate change and human health: impacts, vulnerability and public health. Public Health. 2006; 120: 585- 596
  • Harvey CA, Chacón M, Donatti CI, Garen E, Hannah L, et al. Climate-smart landscapes: opportunities and challenges for integrating adaptation and mitigation in tropical agriculture. Conserv. Lett. 2014; 7(2): 77–90.
  • Imbach P, Molina L, Locatelli B, Roupsard O, Mahé G, et al. Modeling potential equilibrium states of vegetation and terrestrial water cycle of mesoamerica under climate change scenarios. J. Hydrometeorol. 2012; 13(2): 665 – 80.
  • Kelly P, Adger W. Theory and practice in assessing vulnerability to climate change and facilitating adaptation. Clim. Chang. 2000; 47: 325 – 352.
  • Morton JF.. The impact of climate change on smallholder and subsistence agriculture. Proc. Natl. Acad. Sci. 2007; 104(50): 19680–85.
  • Smit B, Wandel J. Adaptation, adaptive capacity and vulnerability. Glob. Environ. Chang. 2006; 16(3): 282–92.
  • Viguera B, Martínez-Rodríguez M, Donatti C, Harvey C y Alpízar F. El clima, el cambio climático, la vulnerabilidad y acciones contra el cambio climático. Costa Rica, Proyecto Cascada, 2017.