Cáncer ampular: causas, síntomas y tratamiento

Rafael Victorino Muñoz · 2 noviembre, 2022
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 21 octubre, 2022
Los síntomas del cáncer ampular pueden ser inespecíficos, por lo que solo algunos exámenes más exhaustivos permiten detectar su presencia. Sigue leyendo y te contamos más sobre el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad.

El cáncer ampular es una clase de carcinoma que aparece en el aparato digestivo, en una zona conocida como ampolla de Vater. La misma está ubicada en donde confluyen el conducto biliar y el conducto pancreático.

Es poco frecuente, aunque se desconoce cuál es exactamente su etiología. Con relación al tratamiento, la mayoría de las veces consiste en la extirpación del tejido afectado. También se puede combinar con radioterapia o quimioterapia.

¿Qué es la ampolla de Vater?

La ampolla de Vater también es llamada papila duodenal o ampolla hepatopancreática. Debe su nombre al anatomista alemán Abraham Vater, quien realizó la primera descripción exhaustiva de la anatomía y las funciones de esta estructura.

La misma es una protuberancia que forma parte del duodeno y se encuentra ubicada en donde el conducto colédoco o biliar se une con el pancreático. Se conforma allí el esfínter de Oddi, que consta a su vez de varios esfínteres unidos.

Su función tiene que ver con la regulación de los flujos de bilis y de los jugos del páncreas que se vierten al duodeno. Evita, a su vez, la entrada retrógrada de dicho contenido.

¿Qué es el cáncer ampular?

En la ampolla de Vater se pueden producir distintos tipos de lesiones. Algunas son benignas (cálculo biliar, lipoma, papilitis); otras premalignas (adenomas). Pero también hay lesiones malignas o cancerosas.​

De manera particular, se denomina cáncer ampular a un tipo de carcinoma que se forma en el tejido epitelial de la mencionada ampolla de Vater. El mismo suele categorizarse como distinto de los que afectan el duodeno o el conducto biliar.

No obstante, dado que esta estructura se encuentra cerca de otras partes del aparato digestivo, puede crecer y afectar órganos vecinos:

  • Hígado.
  • Páncreas.
  • Intestino delgado.

Por otra parte, se considera que estos carcinomas son poco frecuentes.​ Según las investigaciones, el cáncer ampular representa solamente el 0,2 % de los cánceres gastrointestinales.

Duodeno en el intestino.
El duodeno es la primera sección del intestino delgado. Allí se aloja la ampolla de Vater.

Síntomas del cáncer ampular

Algunos de los síntomas del cáncer ampular pueden ser inespecíficos. Entre los mismos se mencionan los siguientes:

Por otra parte, las pruebas y los exámenes que se realicen pueden revelar otros signos, tales como alteración en la función hepática, pancreatitis, sangrado gastrointestinal y obstrucción biliar.

Causas y factores de riesgo

La etiología del cáncer ampular no está del todo clara. Al igual que sucede con otros tipos de neoplasias, se producen mutaciones en el ADN de las células, que comienzan a multiplicarse, formando tumores que pueden destruir el tejido normal.

No obstante, hay algunos factores que se asocian con un mayor riesgo de desarrollar cáncer ampular. Según las investigaciones, es más común en hombres que en mujeres, así como en personas mayores de 70 años.

Se han identificado factores hereditarios que aumentan el riesgo de sufrir cáncer ampular. Entre estos se mencionan los antecedentes familiares de poliposis adenomatosa y de cáncer colorrectal no poliposo hereditario (síndrome de Lynch).

¿Cómo es el diagnóstico?

En el área periampular, como también se le denomina a esta región anatómica, pueden concurrir patologías pancreáticas o del conducto pancreático, del conducto biliar, así como de la mucosa duodenal cercana, lo que dificulta las observaciones. De manera particular, para el diagnóstico del cáncer ampular se realizan diversos exámenes y procedimientos.

Endoscopia

La endoscopia es uno de los métodos más utilizados para el estudio de esta patología. La misma puede ser de varios tipos: ultrasonido endoscópico o colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).

Esta técnica tiene la ventaja de que ayuda a delimitar la lesión, permitiendo capturar imágenes. Incluso, se pueden introducir herramientas quirúrgicas para extraer muestras de tejido y hasta inyectar pigmentos para observar obstrucciones en el conducto biliar o pancreático.

La mayoría de las lesiones de la ampolla de Vater se diagnostican por endoscopia. No obstante, se considera un método invasivo, que puede incrementar el riesgo de infecciones, provocando algunos problemas, como la pancreatitis.

Otras pruebas de diagnóstico por imagen

Además de la endoscopia, se suelen usar otras técnicas de diagnóstico por imagen para observar si el cáncer ampular se ha extendido más allá de la ampolla de Vater:

  • Tomografía computarizada de abdomen con o sin contraste: permite observar si hay metástasis en el tejido hepático.
  • Resonancia magnética: ayuda a detectar lesiones pequeñas en el tejido circundante.

Biopsia

La muestra de tejido que se extrae a partir de la endoscopia, o cuando se ha realizado cirugía, se estudia en un laboratorio para confirmar si se trata de células cancerosas y para analizar sus características.

Tratamiento del cáncer ampular

En el tratamiento del cáncer ampular se proponen diversas opciones o una combinación de varias de ellas. Veamos.

Pancreaticoduodenectomía

La pancreaticoduodenectomía (procedimiento de Whipple) es una cirugía que se realiza para extirpar la cabeza del páncreas, una porción del intestino delgado (el duodeno), así como vesícula y conducto biliar.

Laparoscopia

Cuando los tumores cancerosos ampulares o precancerosos son muy pequeños, es posible hacer una cirugía mínimamente invasiva, mediante laparoscopia.

Laparoscopia para cáncer ampular.
Las técnicas de laparoscopia son poco invasivas y permiten un menor trauma en la cirugía.

Quimioterapia

En algunos casos, se puede utilizar quimioterapia después de la cirugía, para destruir cualquier resto de células cancerosas. O en personas con cáncer avanzado, para disminuir la evolución.

Quimioterapia y radioterapia combinadas

Se pueden aplicar antes de la cirugía, para ayudar a reducir tumores e incrementar las probabilidades de extirparlos completamente. Y también después, para eliminar cualquier resto de células anormales.

Tratamiento sintomático

Ciertos pacientes son diagnosticados tardíamente. Esto conlleva que no haya posibilidad de curación y se deban implementar medidas paliativas. Así, se pueden recomendar drenajes en los conductos biliares para disminuir la ictericia, por ejemplo.

Pronóstico y posibles complicaciones

En un cierto número de casos, se pueden presentar algunas complicaciones relacionadas con los tratamientos. Entre las mismas se tienen las hemorragias, la perforación de tejidos, la pancreatitis y la estenosis papilar

En cuanto al pronóstico, de acuerdo con las investigaciones, la cirugía curativa es exitosa en más de la mitad de los pacientes con cáncer ampular.​ No obstante, esto puede depender de diversos factores.

Entre los que se señalan como asociados con una mayor posibilidad de supervivencia, los estudios sobre el tema mencionan la ausencia de sepsis y de sangrado posoperatorio, un menor nivel de antígeno carcinoembrionario y la juventud.

  • Ahn D, Bekaii-Saab T. Ampullary cancer: an overview. Am Soc Clin Oncol Educ Book. 2014: 112-115.
  • Andueza Urdangarin A, Jalón Navas A, García Villar C. Patología más frecuente de la región ampular y periampular. 36 Congreso Nacional SERAM. 2022; 1(2): https://www.piper.espacio-seram.com/index.php/seram/article/view/8936
  • Castrillón G, Gómez D. Obstrucción maligna de la vía biliar: hallazgos imagenológicos usuales y recientes. Rev. Colomb. Radiol. 2015; 26(4): 4317-4327.
  • Jordán Alonso A, Cruz Méndez D, Bello Delgado R, et al. Adenocarcinoma de la ampolla de Vater. A propósito de un caso. Rev. Med. Electrón. 2010;  32(5).
  • Muñoz J. Disfunción del esfínter de Oddi. Rev Med Cos Cen. 2015; 72(614): 183-188.
  • Peraza A. Pancreatoduodenectomía o procedimiento de whipple. Rev Med Cos Cen. 2014; 71(611): 559-562.
  • Saif M, Syrigos K, Kougioumtzopoulou A, Preethi J. Updates in Management of Ampullary Carcinomas. Journal of the Pancreas. 2014; 15 (2): 140-143
  • Valencia-Vargas A, Hoyos-Duque S, Vásquez-Trespalacios E. Factores asociados con la supervivencia al año de pacientes operados con cáncer ampular o de páncreas. Rev. salud pública. 2016; 18(6): 913-925.