Carne de pavo y carne de pollo: ¿cuáles son sus diferencias?

20 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Te vamos a mostrar las diferencias entre la carne de pavo y la carne de pollo, así como los métodos de cocinado más apropiados para ambas. Aunque similares, hay pequeñas cuestiones que las distinguen.

Tanto la carne de pavo como la carne de pollo son dos alimentos saludables que se pueden incluir en la dieta. De hecho, están ambos recomendados para mejorar el estado de salud de las personas, independientemente de su edad.

Los dos alimentos se engloban dentro de las consideradas carnes blancas. Estas cuentan con una mejor fama que las rojas, asociadas con un mayor riesgo de desarrollar patologías crónicas cuando su consumo es excesivo. Además, deben evitarse las que provienen procesadas por la industria, ya que pueden contener aditivos peligrosos con efectos sobre el metabolismo.

Carne de pollo

Este alimento destaca por su contenido en proteínas, siendo estos unos nutrientes que han demostrado ser indispensables para garantizar una adecuada salud muscular. Dichas sustancias se caracterizan por su alto valor biológico al contener todos los aminoácidos esenciales y presentar unos adecuados niveles de digestibilidad.

Además, la carne de pollo tiene un bajo porcentaje graso. Bien es cierto que los lípidos que aporta son de tipo saturado, aunque estos no representan un riesgo para la salud. La posición de la ciencia frente al consumo de ácidos grasos saturados ha variado mucho en los últimos años, tal y como muestra un estudio publicado en Critical Reviews in Food Science and Nutrition.

Por otra parte, no hay que olvidar que este alimento destaca por su contenido en vitaminas del grupo B. Estos micronutrientes son esenciales para el organismo y participan en multitud de reacciones metabólicas relacionadas con la obtención de energía. Por ejemplo, la vitamina B12 es una sustancia fundamental para prevenir la anemia.

Pollo en el supermercado.
El pollo es una carne blanca que contiene vitaminas del complejo B y proteína.

Para saber más: ¿Qué son las proteínas y para qué sirven?

Carne de pavo

La carne de pavo también cuenta con proteínas de alto valor biológico en su composición. Apenas existen diferencias entre ambos alimentos en cuanto al aporte de estos nutrientes. Lo único que se puede especificar es que, dependiendo de la parte del animal que se consuma, el número de estas proteínas puede ser mayor o menor.

Sin embargo, sí que se encuentran diferencias significativas en el apartado de las grasas. La carne de pavo no contiene lípidos de tipo saturado en su interior. De hecho, la cantidad total de grasa es bastante inferior a la del pollo. Por otra parte, la presencia de colesterol es notablemente menor.

A pesar de todo, esto no cuenta con implicaciones serias a nivel de salud. Los lípidos saturados no se consideran nocivos, siempre y cuando sean de tipo cis, no trans.

Por último, cabe destacar que la carne de pavo contiene una mayor cantidad de calcio que la de pollo: casi el triple. Este dato es interesante a la hora de confeccionar una dieta con el objetivo de prevenir las patologías óseas. Existe evidencia conforme la ingesta regular de calcio reduce el riesgo de desarrollar osteoporosis en edades avanzadas.

También te puede interesar: Dieta alta en grasas y riesgo de cáncer colorrectal

La preparación de la carne importa

A la hora de cocinar la carne de pavo o la carne de pollo hay que tener en cuenta ciertas consideraciones. La primera de ellas es que las opciones preferentes son la plancha, el horno o el cocido con agua. De este modo, no sufren variaciones los ácidos grasos, asegurando así su salubridad.

Se deben evitar freír estos alimentos, así como rebozarlos. En dichas situaciones pueden generarse compuestos nocivos e incluso tóxicos para la salud humana, como los lípidos de tipo trans y la acrilamida. Ambas sustancias son capaces de incrementar la inflamación sistémica, afectando órganos, tejidos y células.

Por otra parte, lo más adecuado resulta acompañarlos con vegetales. De este modo, se asegura un aporte adecuado de micronutrientes y de antioxidantes.

En el caso de querer introducir un carbohidrato también, las opciones preferentes son los tubérculos, las legumbres o el arroz integral. Es importante evitar, en la medida de lo posible, la pasta y el pan, ya que su elevado índice glucémico puede resultar perjudicial para el metabolismo de los azúcares en general.

Carne de pavo.
La carne de pavo es muy parecida a la de pollo en contenido nutricional, excepto en el tenor graso.

Carne de pavo y carne de pollo: dos alimentos saludables

Tanto la carne de pavo como la carne de pollo pueden ser incluidas en una dieta saludable. Deben aparecer en la alimentación de manera habitual, suponiendo una de las fuentes preferentes de proteínas de alto valor biológico. Además, se cree que es buena opción que el consumo de carne blanca supere al de carne roja.

De todos modos, los métodos de cocción influyen en el resultado final de ambos productos, que apenas presentan diferencias significativas entre sí. Lo óptimo es prepararlas a la plancha o al horno, siendo posible también cocerlas. Así se mantiene la salubridad de los ácidos grasos.

No te olvides que la base de la dieta es la variedad, por este motivo, alterna dichos productos con otros alimentos con elevado contenido en proteínas, como los huevos, los pescados y los lácteos.

  • Landi F., Calvani R., Tosato M., Martone AM., et al., Protein intake and muscle health in old age: from biological plausibility to clinical evidence. Nutrients, 2016.
  • Szajewska H., Szajewski T., Saturated fat controversy: importance of systematic reviews and meta analysis. Crit Rev Food Sci Nutr, 2016. 56 (12): 1947-51.
  • Cano A., Chedraui P., Goulis DG., Lopes P., et al., Calcium in the prevention of postmenopausal osteoporosis: EMAS clinical guide. Maturitas, 2018. 107: 7-12.
  • González, María Isabel Castro. "Ácidos grasos omega 3: beneficios y fuentes." Interciencia 27.3 (2002): 128-136.
  • Manuzza, Marcela Alejandra, et al. "Índice glucémico y carga glucémica: su valor en el tratamiento y la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles." Diaeta 36.162 (2018): 29-38.