Los casos de cáncer colorrectal están aumentando en jóvenes, según estudio

Un amplio estudio reveló que los casos de cáncer colorrectal entre las personas jóvenes vienen en aumento. El dato ha prendido las alarmas sobre los factores que pueden estar incidiendo en este fenómeno.
Los casos de cáncer colorrectal están aumentando en jóvenes, según estudio
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 06 julio, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 06 julio, 2021

Última actualización: 06 julio, 2021

Los casos de cáncer colorrectal han presentado modificaciones significativas en las últimas décadas. Uno de los aspectos más llamativos es que ahora tienen mayor incidencia en los jóvenes y, al mismo tiempo, han disminuido en los adultos mayores.

El cáncer colorrectal, también conocido como «cáncer de colon», comprende los diferentes tipos de cáncer que afectan al recto o al intestino grueso o colon. Es uno de los cánceres más comunes: se estima que una de cada 20 personas va a experimentarlo a lo largo de su vida.

El gran número de casos de cáncer colorrectal hace que este sea la segunda causa de muerte por cáncer en el mundo. También es uno de los que mejor se puede contener, si se detecta a tiempo. La prevención ofrece una excelente ventana de oportunidad en esta enfermedad.

¿Cuáles son los primeros síntomas de cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal engloba los diferentes tipos de cáncer que afectan al recto o al intestino grueso.

La mayoría de las veces, el cáncer colorrectal comienza con la formación de pequeñas masas de células en el recto y/o el colon. Estas se llaman pólipos y en principio son benignos. Algunas veces, y después incluso de 10 o 15 años, pueden convertirse en cáncer.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos señala que los síntomas del cáncer colorrectal pueden ser sutiles al comienzo, en especial entre personas jóvenes. Las manifestaciones características son las siguientes:

  • Sangrado por el recto, bien sea con o sin dolor.
  • Sangre en las heces, durante o después de la evacuación intestinal.
  • Sangre en el inodoro.
  • Cambio en los patrones intestinales. Puede ser estreñimiento, diarrea o ambos.
  • Cambio en la forma o tamaño de las heces. En particular, heces más delgadas.
  • Necesidad de esfuerzo para evacuar las heces, que antes no se presentaba.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.
  • Mayor fatiga o resistencia al ejercicio.
  • Sensación de llenura, distensión o calambres en la zona.

Causas y factores de riesgo

Todavía no está clara la razón por la cual aumentaron los casos de cáncer colorrectal entre los jóvenes. Se estima que solo entre el 10 y el 20 % de los casos obedecen a factores hereditarios como el síndrome de Lynch y la poliposis adenomatosa familiar.

Los científicos señalan que cuando una enfermedad cambia de patrón de una generación a otra, la clave está en los factores ambientales más que en los genéticos. Desde ese punto de vista, se ha encontrado que existen dos claros factores de riesgo.

Dieta, bacterias e inflamación

La alimentación poco saludable está asociada de forma directa con el cáncer colorrectal de inicio temprano, según diferentes investigaciones. Muchas grasas y carnes procesada junto con el bajo consumo de frutas y verdura, se convierten en un factor de riesgo.

La obesidad, muchas veces asociada al sedentarismo, también favorece la enfermedad en los jóvenes. De otro lado, se ha encontrado que los cambios en la flora intestinal, con presencia de algunos tipos de bacterias, es un factor que está presente en muchas de las personas menores de 50 años con cáncer colorrectal.

Se piensa que la mala alimentación y los cambios en la flora intestinal pueden producir inflamación. Esto genera sustancias químicas dañinas que a veces provocan mutaciones en el ADN y estimulan la aparición del cáncer. Todo en conjunto es capaz de inhibir el sistema inmunitario y evita que este combata el cáncer.

Contaminación química del ambiente

Algunos productos químicos presentes en el medio ambiente podrían favorecer el cáncer colorrectal. Estos se hallan presentes en el aire, el agua, el suelo y los alimentos, muchas veces por el uso de los plaguicidas.

La evidencia disponible señala que estos productos químicos pueden alterar el ADN y generar mutaciones dañinas en las células del recto y el colon. También es posible que provoquen cambios en las bacterias del intestino.

Los productos tóxicos tienen el potencial para causar daños, incluso si la exposición se produce cuando una persona está en el vientre materno. Exponerse a diversos químicos al mismo tiempo podría dar lugar a interacciones muy nocivas.

¿Cómo se desarrolló el estudio?

La American Cancer Society (ACS) publicó un informe que recoge datos de un amplio estudio llevado a cabo en 2020. En este se puede ver que, en efecto, hay un aumento llamativo de los casos de cáncer colorrectal entre los menores de 50 años.

Los datos fueron recopilados por el programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER), el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y el Programa Nacional de Registros del Cáncer (NPCR) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El estudio se basa en información recopilada entre 1995 y 2016, con una cobertura del 95 % de la población estadounidense y datos de otras zonas del mundo. También se tomaron como base estudios de hasta 1975 para establecer las tendencias de supervivencia relativa. Muchas otras fuentes complementaron la información.

La investigación llega hasta 2016 porque los datos de años posteriores demandan un lapso de entre dos y cuatro años para ser recopilados, procesados y difundidos. Sin embargo, también se hicieron estimaciones que cubren hasta el año 2020.

¿Qué muestran los resultados?

Aproximadamente un 12 % de los menores de 50 años han sido diagnosticados con cáncer colorrectal en 2020.

La investigación concluye que los casos de cáncer colorrectal en personas mayores de 65 años vienen disminuyendo. A la vez, se nota un aumento entre los más jóvenes. Se estima que esta enfermedad afectó a un 12 % de personas menores de 50 años en 2020.

Los casos vienen en aumento en las personas de entre 20 y 39 años desde los años 80. En los de 40 a 54 años el incremento es más notorio desde la década de los 90. Sin embargo, durante los últimos 20 años disminuyeron las tasas de cáncer colorrectal en personas de 50 años o más.

En los menores de 50, los casos han venido aumentando a un ritmo de 2,2 % por año. En cuanto a las tasas de mortalidad, se encuentra lo siguiente:

  • En las personas de 65 años. Las tasas de mortalidad comenzaron a decrecer desde 2008 a un ritmo del 3 % anual.
  • De 50 a 64 años. Solo disminuyó a un ritmo del 0,6 %, en el mismo lapso.
  • Menores de 50 años. Aumentó a un ritmo del 1,3 % por año.

Detalles sobre el estudio

El estudio también detectó variaciones de los datos asociadas a los grupos raciales y étnicos. No es claro si las diferencias obedecen al factor racial como tal o las diferencias en los estilos de vida.

Los datos encontrados señalan lo siguiente:

  • Entre el año 2012 y el 2016, las menores tasas de incidencia de cáncer colorrectal se presentaron entre los habitantes de islas del Pacífico y de Asia. Se detectaron 30 casos por cada 100 000 habitantes.
  • Entre los blancos y los hispanos la tasa fue de 39 por 100 000.
  • Entre las personas de raza negra fue de 46 por 100 000.

Los nativos de Alaska tienen la tasa más alta, con 89 por 100 000. Además, es el único grupo en el que no disminuyen las tasas de mortalidad por cáncer colorrectal durante los últimos años.

De otro lado, hubo importantes hallazgos en cuanto a las tasas de detección. Se encontró que entre las personas mayores de 50 años o más, el 66 % estaba al día con las pruebas de detección en 2018. Otro dato impactante es este: más de la mitad de los casos de cáncer colorrectal se atribuyen a factores de riesgo modificables.

Prevenir el cáncer colorectal es la mejor medida

Como se ha visto, muchos de los casos de cáncer colorrectal pueden prevenirse. Para lograrlo, lo primero es adoptar un estilo de vida saludable, con ejercicio regular, control del peso corporal y alimentación adecuada.

Asimismo, es crucial que las personas estén al día con las pruebas de detección. Como se ha señalado, esto no solo aplica para las personas de mayor edad, sino que involucra a los más jóvenes. Detectar el cáncer colorrectal a tiempo puede representar la diferencia entre la vida y la muerte.

Te podría interesar...
7 signos tempranos de cáncer colorrectal
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 signos tempranos de cáncer colorrectal

Reconocer los signos tempranos de cáncer colorrectal es determinante para conseguir un buen pronóstico. Descubre cuáles son.