¿Qué causa la inflamación crónica y cómo se puede controlar?

La inflamación crónica es uno de esos enemigos silenciosos de la salud. Muchas veces cursa sin que la persona afectada se percate de ello, hasta que es tarde.
¿Qué causa la inflamación crónica y cómo se puede controlar?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 25 febrero, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 25 febrero, 2021

Última actualización: 25 febrero, 2021

La inflamación como tal es una respuesta del organismo a una agresión interna o externa. Puede ser por una herida, una infección o una sustancia tóxica. Se habla de inflamación crónica cuando persiste por días, semanas o meses.

El padecimiento puede pasar desapercibido. A diferencia de una forma aguda o temporal, la crónica muchas veces no presenta síntomas evidentes. Esto lleva a que, en algunos casos, se detecte demasiado tarde.

En esta condición entran en juego dos factores: la naturaleza del elemento que causa la irritación y la respuesta del organismo frente a este. Una inflamación crónica puede dañar células, tejidos y órganos. Esto, a su vez, causa daños en el ADN, muerte de tejidos y cicatrices internas.

¿Qué es la inflamación crónica?

Cuando hay un elemento que causa una agresión al organismo, el sistema inmunitario se activa y provoca inflamación. El objetivo es frenar el avance del daño. Luego viene una etapa en la que se restaura el tejido que fue agredido y se eliminan los residuos del proceso.

Sin embargo, hay ocasiones en las que la inflamación persiste en el tiempo. Es como si el organismo siguiera en estado de alerta constante. Deja de servir al propósito reparador y se vuelve dañina. A eso se le denomina inflamación crónica y es un factor que abona el terreno para que aparezcan diversas enfermedades.

A la inflamación crónica a veces se le llama también inflamación de bajo grado (IBG). En ella operan otro tipo de procesos y puede tener consecuencias devastadoras. En general, promueve las patologías degenerativas, acelera el envejecimiento y acorta la esperanza de vida.

¿Cuáles son sus síntomas?

Obesidad e inflamación crónica.
La obesidad se asocia a la inflamación crónica por la sobreproducción de citoquinas pro-inflamatorias.

Como ya se había anotado, la inflamación crónica provoca síntomas menos perceptibles que la aguda. Estos son sutiles, engañosos y difusos, por lo que no siempre se pueden detectar a tiempo.

Un aspecto problemático es que afecta a varios tejidos a la vez. Hay alteraciones complejas del metabolismo celular y los signos son varios de los siguientes:

  • Fatiga continua.
  • Ansiedad, depresión y trastornos del estado de ánimo.
  • Insomnio.
  • Dificultades gastrointestinales: diarrea, estreñimiento, reflujo gástrico, úlceras en la boca.
  • Aumento de peso.
  • Infecciones frecuentes y fiebre.
  • Dolor abdominal, en el pecho o en otras partes del cuerpo.

Estos síntomas varían de leves a severos y pueden mantenerse por varios meses o inclusive años.

Principales causas de la inflamación crónica

La inflamación crónica puede aparecer como efecto de alguna de las siguientes circunstancias:

  • Infecciones víricas o microbianas persistentes.
  • Exposición prolongada a agentes tóxicos.
  • Enfermedades autoinmunes.

De otro lado, los factores proinflamatorios o que facilitan los procesos de este tipo son los siguientes:

  • Estilo de vida sedentario.
  • Obesidad: la grasa corporal, en especial la del abdomen, genera citoquinas inflamatorias. Estas afectan a todo el organismo y no provocan síntomas precisos.
  • Diabetes: la inflamación crónica favorece la diabetes y esta, a su vez, facilita la inflamación crónica.
  • Dieta hipercalórica: la alimentación con exceso de calorías y grasas saturadas, así como con carbohidratos refinados, incrementa el riesgo de inflamación crónica.
  • Tabaquismo y alcoholismo.
  • Estrés físico y psicológico.
  • Edad: entre más avanzada la edad, más riesgo de desarrollar inflamación crónica.
  • Algunos medicamentos.

Posibles complicaciones de la inflamación crónica y efectos sobre el cuerpo

Hay varias enfermedades graves asociadas con la inflamación crónica, como el cáncer, las cardiopatías, la artritis reumatoide, el asma y las patologías neurodegenerativas, como el alzhéimer.

Problemas de equilibrio            

Este tipo de inflamación lleva a que se desarrollen enfermedades inflamatorias crónicas. En estas, el organismo reacciona de forma exagerada y ataca al propio cuerpo.

Algunas veces, el ataque se produce a las cubiertas de los nervios (mielina) y esto dificulta el paso de las señales nerviosas. En consecuencia, hay mareo o desequilibrio, en especial al caminar.

Resistencia a la insulina

La inflamación crónica puede reducir la eficacia de la insulina. Esto lleva a que se eleven los niveles de azúcar en la sangre y, en consecuencia, haya un daño en vasos sanguíneos y nervios. Así mismo, es posible que se desarrolle diabetes.

Debilidad muscular

Los músculos se inflaman y esto conduce a una descomposición de la fibra muscular. Lo usual es que sea un proceso lento que afecta en especial el torso, las caderas y los hombros.

Es posible que la debilidad muscular impida realizar tareas cotidianas simples, como bañarse, tragar o caminar.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Comprende la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Ambas obedecen a una respuesta exagerada del sistema inmune y el resultado es una inflamación del colon y del intestino delgado.

La consecuencia sintomatológica es la diarrea frecuente y, algunas veces, náuseas, erupciones cutáneas, fiebre y dolor en las articulaciones.

Espondilitis anquilosante

Esta es una forma crónica de artritis que afecta principalmente a los huesos que están la base de la columna vertebral. A veces también actúa sobre cuello, pecho, caderas o rodillas. Hay dolor y rigidez, y en los casos más graves se presenta dificultad para moverse.

Fatiga crónica

Este es uno de los signos típicos de la inflamación crónica. Está presente en enfermedades como la fibromialgia, la esclerosis múltiple, el lupus y la artritis reumatoide.

Livedo reticularis

Esta es una afección vascular que lleva a que la piel se vea morada y moteada. El aspecto es similar al de un encaje. Lo más habitual es que aparezca en brazos y piernas y que empeore cuando hace frío. En algunas ocasiones también se presentan nódulos o llagas.

Arteriosclerosis

La inflamación crónica favorece el endurecimiento de las arterias. Esto se debe a la acumulación de placas de grasa en las paredes vasculares. Esta condición es factor de riesgo para sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Coagulación de la sangre

Algunas enfermedades derivadas de la inflamación crónica pueden provocar hipercoagulación, es decir que la sangre se coagule en demasía o lo haga ante estímulos mínimos. Esto incrementa el riesgo de embolia pulmonar, ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.

Coágulo de sangre por inflamación crónica.
Los estados de hipercoagulación pueden responder a un cuadro de inflamación crónica. El riesgo directo es la obstrucción arterial.

Ojo seco y síndrome de Sjögren

El ojo seco es un efecto muy frecuente de la inflamación crónica. Así mismo, puede aparecer el síndrome de Sjögren que provoca sequedad en los ojos, nariz y garganta e inflamación en las glándulas salivales. En los casos severos hay pérdida de visión y alteraciones dentales.

Problemas cerebrales

Existen indicios de que la inflamación crónica favorece el desarrollo de la enfermedad de alzhéimer y otras demencias. Esto afecta, en especial, a las personas mayores. Así mismo, puede haber problemas de memoria y dificultad para pensar.

Prevención de la inflamación crónica

Un estilo de vida saludable es la mejor manera de prevenir la inflamación crónica. Este problema está muy relacionado con la alimentación, así que se debe poner especial énfasis en este aspecto.

Las medidas más aconsejables son las siguientes:

  • Evitar algunos alimentos: en concreto las margarinas, las mantequillas, el aceite de girasol, de maíz y refinado, el azúcar añadido, el pan blanco, la bollería industrial y los refrescos.
  • Reducir las calorías: implica una dieta baja en calorías y un equilibrio entre el consumo y el gasto energético.
  • Elegir las grasas: debe haber relación entre las grasas poliinsaturadas omega 3 y las grasas saturadas con ácidos antiinflamatorios, como el ácido láurico del aceite de coco.
  • Cuidar la flora intestinal: se logra con el consumo de alimentos fermentados y ricos en fibras solubles e insolubles.
  • Tomar suplementos: hay muchos, pero se destacan la quercetina, la boswellia, la cúrcuma, el aceite de pescado  y el magnesio.
  • Practicar ayuno intermitente: ha demostrado ser eficaz para reducir la inflamación crónica.
  • Realizar actividad física regular.
  • Mantener patrones de sueño suficientes.
  • Controlar el estrés.

El riesgo de la inflamación crónica

En tanto la inflamación crónica es condición de riesgo para desarrollar varias enfermedades graves, como el cáncer, lo mejor es prevenirla con un estilo de vida saludable. En particular, hay que cuidar la alimentación.

El diagnóstico de la inflamación crónica se realiza con base en análisis de sangre. En caso de que una persona tenga sospecha de que puede padecer este problema, lo más lógico sería comunicárselo al médico para que evalúe la situación.

Te podría interesar...
5 claves para reducir la inflamación
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
5 claves para reducir la inflamación

La alteración en el proceso de inflamación del cuerpo puede ser el origen de muchas enfermedades. Estas son las 5 claves para reducir la inflamació...



  • Rodulfo, J. I. A. (2019). Sedentarismo, la enfermedad del siglo XXI. Clínica e Investigación en Arteriosclerosis, 31(5), 233-240.
  • Rodríguez, L. E. P. (2019). El complejo inflamasoma en la inflamación y daño cardíaco inducidos por las dietas hipercalóricas (Doctoral dissertation, Universidad de Sevilla).
  • Pérez, Juana Rosado, and Víctor Manuel Mendoza Núñez. "Mini-revisión: Inflamación crónica y estrés oxidativo en la diabetes mellitus." Bioquimia 32.2 (2007): 58-69.
  • González-Costa, M., & González, A. A. P. (2019). La inflamación desde una perspectiva inmunológica: desafío a la Medicina en el siglo XXl. Revista Habanera de Ciencias Médicas, 18(1), 30-44.
  • Gibbs, Mark B., Joseph C. English III, and Matthew J. Zirwas. "Livedo reticularis: an update." Journal of the American Academy of Dermatology 52.6 (2005): 1009-1019.
  • Canicoba, Marisa Ester. "Aplicaciones clínicas del ayuno intermitente." Revista de Nutrición Clínica y Metabolismo 3.2 (2020).
  • De Toledo, M. "Inflamación y enfermedad de Alzheimer." Revista de neurología 42.7 (2006): 433.