¿Cuál es la causa de una lesión de ligamento cruzado posterior?

Las lesiones del ligamento cruzado posterior suceden con menor frecuencia que las del cruzado anterior, sin embargo, no deben menospreciarse. Sobre todo cuando se asocian a un accidente automovilístico.
¿Cuál es la causa de una lesión de ligamento cruzado posterior?
Galo Flores

Escrito y verificado por el médico Galo Flores el 06 Abril, 2021.

Última actualización: 06 Abril, 2021

El ligamento cruzado posterior es el más fuerte de la articulación de la rodilla. Se le conoce como posterior porque pasa por la parte trasera de la rodilla. Conecta a la tibia con el fémur y en conjunto con el cruzado anterior mantienen la estabilidad de la zona. Ambos se cruzan en el interior y forman una X en el centro de la articulación.

Las lesiones del ligamento cruzado posterior suceden con una menor frecuencia que las del cruzado anterior. Este último se considera como el más vulnerable.

Por lo general, se produce menos dolor e inestabilidad, pero la discapacidad puede durar varias semanas o meses. A continuación te presentamos más información.

Síntomas de la lesión de ligamento cruzado posterior

La mayoría de las personas con lesión del ligamento cruzado posterior sienten dolor de inmediato y después presentan hinchazón. La sensación que describen es que la rodilla se siente débil y floja, como si no fuera a soportar el peso de la persona.

El dolor puede ser intenso y acompañarse de dificultad para caminar, por lo que puede haber cojeo. Aunque también es importante señalar que los síntomas de una lesión del ligamento cruzado posterior pueden ser tan leves, que es posible que pasen desapercibidos.

Con el tiempo, el dolor comienza a aparecer o la rodilla empieza a sentirse inestable. En este momento es cuando la persona busca atención médica y descubre que tiempo atrás se lesionó.

Grados de lesión

La lesión del ligamento cruzado posterior se clasifica según el tamaño del desplazamiento de los huesos en la articulación de la rodilla. Los grados de lesión se dividen de la siguiente forma:

  • Primer grado o parcial: implica un desplazamiento hacia atrás de la espinilla de 1 a 5 milímetros.
  • Segundo grado o completa: en este caso, el desplazamiento hacia atrás de la espinilla es de 6 a 10 milímetros.
  • Tercer grado: el desplazamiento hacia atrás de la espinilla es mayor a 10 milímetros de traslación. Con elevada frecuencia, indica que hay lesión del ligamento cruzado posterior y del anterior.
Dolor e inflamación de rodilla.
El dolor y la inflamación son los signos más evidentes de la lesión del ligamento cruzado posterior.

Principales causas

Muchas lesiones de la rodilla se producen al practicar algún deporte. No obstante, las lesiones del ligamento cruzado posterior son más frecuentes a causa de un accidente automovilístico. Se produce cuando se recibe un golpe justo debajo de la rodilla o al caer el peso propio sobre la articulación flexionada.

Otros mecanismos frecuentes de lesión de este ligamento son los siguientes:

  • Cuando la rodilla es impactada hacia atrás de forma muy rápida.
  • La espinilla golpea muy fuerte contra algo firme, como el tablero del auto.
  • La rodilla se tuerce o se extiende demasiado de forma repentina.

¿Cómo se diagnostica la lesión del ligamento cruzado posterior?

Para realizar la valoración inicial, el médico preguntará la forma en que se lastimó. A continuación será necesario observar ambas rodillas para determinar si una se ve diferente a la otra.

Si el ligamento cruzado posterior está lesionado, la rodilla se inclinará hacia atrás de una forma no anatómica al enderezar la pierna.

Otra maniobra consiste en ejercer presión sobre la espinilla con la rodilla doblada en un ángulo de 90 grados. Si la tibia se mueve más de lo normal, es muy probable que el ligamento cruzado posterior esté lesionado.

Cuando el caso lo requiere, el profesional puede solicitar uno o más de los siguientes estudios de imagen:

  • Radiografías: aunque no se puede detectar si hay daño en el ligamento, revela fracturas de los huesos involucrados.
  • Resonancia magnética: mediante esta técnica se puede observar si existe un desgarro del ligamento cruzado posterior y si las otras partes blandas también presentan lesiones.
  • Artroscopia: con este estudio se observa el interior de la articulación de la rodilla. Se introduce una pequeña cámara de video en la y se analizan las estructuras internas.

Tratamientos disponibles para la lesión del ligamento cruzado posterior

El tratamiento está en función del grado de la lesión y del tiempo transcurrido desde que sucedió. Puede ser no intervencionista o quirúrgico.

No quirúrgico

En caso de una lesión menor es posible iniciar tratamiento con medios físicos. Puede aplicarse terapia con frío y mantener levantada la rodilla al estar sentado. También se emplea una venda elástica para evitar la hinchazón y limitar los movimientos.

El dolor se alivia con analgésicos de venta libre, como ibuprofeno o naproxeno. Estos medicamentos también contribuyen a reducir la hinchazón.

Quirúrgico

La mayoría de las personas no necesitan cirugía para reparar una lesión de ligamento cruzado posterior. Es más frecuente que quienes la requieran sean deportistas.

La reparación de un ligamento cruzado posterior no consiste en volverlo a unir. Esta unión no se consolida bien y puede volver a desgarrarse.

Por esta razón, el médico retira el ligamento lesionado y lo reemplaza con tejido nuevo. Este procedimiento se realiza por artroscopia para que sea más rápida la recuperación. También produce menos cicatrices.

Artroscopia de rodilla.
La artroscopia es una intervención mínima que reduce los riesgos y que permite evitar la cirugía abierta.

Recuperación y proyección a futuro

La fisioterapia a través de ejercicios específicos puede fortalecer los músculos de las piernas. De esta forma, se pretende devolver un rango completo de movimiento a la articulación de la rodilla.

Luego de una cirugía, la fisioterapia debe comenzar entre 1 y 4 semanas después. Es posible que la duración de la misma requiera un periodo de 6 meses para una mejoría completa.

Las lesiones que involucran más ligamentos suelen tener una recuperación más lenta. La mayoría de los pacientes mejoran satisfactoriamente con el tiempo. Aunque es un proceso lento, la fisioterapia es muy importante para poder realizar de nuevo todas las actividades cotidianas.

Ligamento cruzado posterior: menos lesiones, pero de cuidado

Una vez que se ha diagnosticado una lesión del ligamento cruzado posterior, el plan de tratamiento es indispensable. El tiempo que implica la recuperación dependerá de la gravedad y de las estructuras involucradas.

Algunas personas pueden beneficiarse de usar muletas por unos días después de la cirugía. También puede ser recomendable un vendaje ortopédico para evitar la flexión de la rodilla.

La recuperación completa de una reconstrucción del ligamento cruzado posterior tarda hasta un año. Es muy importante recalcar que la mayoría de las personas podrán volver a sus actividades como las hacían antes de la lesión.

Te podría interesar...
Artroscopia de rodilla: ¿cuáles son sus beneficios?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Artroscopia de rodilla: ¿cuáles son sus beneficios?

La artroscopia de rodilla es un procedimiento quirúrgico utilizado en traumatología y cirugía ortopédica. Con esta técnica se facilita el diagnóstico.



  • Vaquero-Picado A, Rodríguez-Merchán EC. Isolated posterior cruciate ligament tears: an update of management. EFORT Open Rev. 2017;2(4):89-96. Published 2017 Apr 27.
  • Senese M, Greenberg E, Todd Lawrence J, Ganley T. REHABILITATION FOLLOWING ISOLATED POSTERIOR CRUCIATE LIGAMENT RECONSTRUCTION: A LITERATURE REVIEW OF PUBLISHED PROTOCOLS. Int J Sports Phys Ther. 2018 Aug;13(4):737-751.
  • Pache S, Aman ZS, Kennedy M, Nakama GY, Moatshe G, Ziegler C, LaPrade RF. Posterior Cruciate Ligament: Current Concepts Review. Arch Bone Jt Surg. 2018 Jan;6(1):8-18.
  • Winkler PW, Zsidai B, Wagala NN, Hughes JD, Horvath A, Senorski EH, Samuelsson K, Musahl V. Evolving evidence in the treatment of primary and recurrent posterior cruciate ligament injuries, part 1: anatomy, biomechanics and diagnostics. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc. 2021 Mar;29(3):672-681.
  • Schlumberger, M., Schuster, P., Eichinger, M. et al. Posterior cruciate ligament lesions are mainly present as combined lesions even in sports injuries. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc 28, 2091–2098 (2020).
  • Logterman, S.L., Wydra, F.B. & Frank, R.M. Posterior Cruciate Ligament: Anatomy and Biomechanics. Curr Rev Musculoskelet Med 11, 510–514 (2018).