Cepillos de bambú vs. plásticos: ventajas y desventajas

Los cepillos de dientes de bambú han ganado popularidad en el ultimo tiempo. Te contamos en qué se diferencian de los plásticos.
Cepillos de bambú vs. plásticos: ventajas y desventajas
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 29 junio, 2022

En la actualidad es posible adquirir una amplia variedad de instrumentos de higiene dental. En las tiendas se pueden encontrar los clásicos cepillos de dientes plásticos o los nuevos de bambú. Estos últimos han ganado popularidad porque se consideran amigables con el medio ambiente.

No obstante, los cepillos de plástico han sido la opción más aceptada. La variedad de diseños, tamaños, colores e indicaciones han permitido que cada quien pueda elegir el elemento que mejor se adapte a su boca y a su bolsillo. El problema es que no se ha medido su impacto ambiental.

Dado que es necesario hacer un recambio cada 3 meses, suponen una fuente de desechos bastante importante. En respuesta a esto, se han lanzado al mercado opciones que intentan disminuir el perjuicio, como los cepillos de bambú. ¿Qué debes saber al respecto? Te contamos más sobre cada opción, sus ventajas y sus desventajas.

Características de los cepillos de dientes plásticos y los de bambú

A simple vista, los cepillos de dientes plásticos y los de bambú presentan grandes diferencias. El material de fabricación, la apariencia y el envoltorio de cada uno contrastan al compararlos. Sumado a esto, existen otras características que no se ven a la hora de comprarlos, pero que también los difieren. Veamos en detalle.

Cepillos de dientes plásticos

Los cepillos de dientes plásticos están en las estanterías de los supermercados y las farmacias desde hace varios años. A lo largo del tiempo han aparecido nuevos diseños —con formas, tamaños y consistencias diferentes— que se adaptan no solo a las necesidades de cada uno, sino también a diversos presupuestos.

De hecho, esto supone una de sus mayores ventajas. Son accesibles y fáciles de encontrar en cualquier lugar. Además, el desarrollo de nuevos diseños permite que se puedan aplicar sobre características o problemas dentales específicos.

Su duración es de alrededor de 3 meses. En este lapso —o antes si se las cerdas se deterioran o la persona sufre alguna otra eventualidad— se recomienda desecharlos y cambiarlos.

Cepillarse los dientes
Los cepillos de dientes plásticos son fáciles de adquirir y se adaptan a las diversas necesidades.

Entonces, ¿cuál es su desventaja?

Sin duda, el material con el que están fabricados. Sus mangos son de plástico PVC, derivado del petróleo. A veces, contienen goma. Entre tanto, las cerdas son de nailon. Por ello, suponen un problema de basura. Eso sin contar con su envoltorio, que también suele tener un empaque de plástico que recubre el cepillo.

Dichos materiales plásticos tardan como mínimo 75 años en descomponerse. Sin embargo, pueden llegar a pasar más de 400 años para que se degraden. De hecho, nunca terminan de desaparecer, ya que se rompen en microplásticos que son perjudiciales para la salud y el ambiente.

Muchos animales, sobre todos los marinos y las aves, consumen estos microplásticos. Lo mismo las personas. Y aunque no hay evidencia concisa sobre sus efectos, todo apunta a que pueden derivar graves problemas de salud.

Es cierto que el plástico y los demás compuestos de los cepillos de dientes, por separado, se podrían reciclar. Entonces, es necesario dividir estos componentes. Pero esto, por la fuerte unión con la que son fabricados, no siempre es posible.



Características de los cepillos de dientes de bambú

Los cepillos de dientes de bambú han aparecido en el último tiempo como una opción más ecológica en comparación con los plásticos. Tienen la misma eficacia a la hora de eliminar la placa bacteriana de la boca. 

Cuentan con un mango resistente confeccionado de bambú, una de las plantas con mayor tasa de crecimiento en el mundo, lo que facilita su cultivo y utilización para manufacturas.

Con respecto a las cerdas, existen diferentes opciones. Hay algunas marcas comerciales cuyos filamentos siguen siendo de nailon, o de este material combinado con aceites vegetales o carbón binchotan.  En cambio, las opciones de cerdas de bioplásticos convierten al cepillo en 100 % degradable.

Debido a su material de fabricación, su principal ventaja es que es biodegradable. Se puede poner en la composta para que se integre de nuevo a la tierra. Así, tarda alrededor de 180 días en descomponerse. Bastante menos que los 75 o 400 años que demora el plástico.

En el caso de los cepillos que contienen nailon en sus cerdas, estas pueden retirarse con facilidad del mango para su reciclado. Se deben quitar con unas pinzas y colocarlas en el contenedor especial para plásticos.

La presentación de los cepillos de bambú para la venta tampoco suele contener plásticos. Se consiguen en una simple caja de cartón que también es biodegradable. Algunas marcas eligen comercializarlos en bolsas ecológicas 100 % de algodón.

Al igual que los cepillos plásticos, los de bambú se deben cambiar cada 3 meses. Una de las desventajas que presentan es su mayor costo, por lo que su recambio puede impactar en la economía hogareña.

Algunos datos importantes sobre el bambú

La utilización del bambú para la confección de los cepillos aporta otros beneficios positivos para el medio ambiente. Es que durante su crecimiento, esta planta es capaz de utilizar grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2), uno de los gases responsables del efecto invernadero.

Además, esta planta crece muy rápido y no es necesario talarla para usarla. Simplemente se cortan sus ramas que luego vuelven a brotar. Los rebrotes del bambú permanecen luego de la cosecha y logran un tamaño maduro al cabo de algunos meses.

Entonces, no hay que volver a sembrar ni usar riego artificial. Además, la presencia de agentes antibacterianos de origen natural en esta planta evita la necesidad de usar fertilizantes o pesticidas en su cultivo.

Es preciso mencionar que algunas marcas usan esta información sobre las propiedades antimicrobianas de la planta para hacer publicidad. Mencionan que esto les otorga a los cepillos de bambú una mayor resistencia contra los gérmenes de la boca. No obstante, esto no está demostrado.

De hecho, un estudio que comparó la retención de cándida en los cabezales de cepillos plásticos y de bambú, demostró una mayor proliferación del hongo en estos últimos. Los resultados no son significantes para la salud, pero no deja de ser un dato útil para evitar publicidades engañosas.

Otra desventaja que tiene el uso del bambú en la confección de los cepillos de dientes es que el cultivo de esta planta se realiza sobre montes silvestres en China. Por lo tanto, hay un largo trayecto para que este material llegue a los demás países.



Cuidado con la publicidad

Debido al mayor interés de la población en el cuidado del planeta, han aparecido varias alternativas ecológicas en los productos de higiene oral. Pero es necesario contar con cierto conocimiento para no caer en el engaño de algunas publicidades.

Pues no todas las marcas de cepillos de bambú son completamente amigables con el medio ambiente. Si buscas una opción 100 % ecológica, hay algunos aspectos que deberás considerar.

El material con el que están fabricadas las cerdas del cepillo es un factor para tener en cuenta. El nailon en el cabezal no es una opción del todo ecológica, pues es un derivado del petróleo. Como te contamos, esta parte del cepillo no es degradable. Es basura y se debe buscar la manera adecuada de reciclarla.

Debes buscar cepillos fabricados con bioplásticos. Se trata de nuevos materiales, a base de polímeros naturales, que surgen de productos compatibles con el medio ambiente, sin usar combustibles fósiles. Son resistentes y versátiles como el plástico, pero degradables.

En el mercado no abundan las opciones que usan bioplástico. Los filamentos fabricados a partir del aceite de ricino son una de las propuestas disponibles que están utilizando algunas marcas.

Otro aspecto que hay que valorar son los sellos de certificación que avalan la veracidad del nulo impacto ecológico del producto y de su fabricación. La presencia de la palabra «eco» o el color verde en la marca no es garantía suficiente.

Prestar atención al envoltorio del producto también es importante. De nada vale buscar un cepillo ecológico si su envase es un problema de basura. Además, conviene que tenga detalles de su composición, ya que esto facilita la gestión responsable de los residuos. En este sentido, hay que ser cuidadosos con las marcas que obvian esta información.

Cepillos de dientes parados.
Los cepillos de dientes de bambú se destacan porque su material es biodegradable. Sin embargo, hay que evitar que tengan cerdas de nailon.

Cepillos de bambú vs. plásticos: un cambio necesario

Tanto los cepillos plásticos como los de bambú son capaces de higienizar la boca de manera adecuada. Elegir una u otra variedad depende de las necesidades de la boca, del presupuesto y del compromiso con el cuidado del planeta.

Buscar opciones que cuiden tu boca y a la vez ayuden al planeta, hoy es una posibilidad. Los pequeños cambios en nuestra vida diaria pueden contribuir a que todos estemos un poco mejor.

Te podría interesar...
7 cosas que no deberías tirar a la basura si te importa nuestro planeta
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 cosas que no deberías tirar a la basura si te importa nuestro planeta

Hay muchos elementos que no debes tirar a la basura para reducir los niveles de contaminación del planeta. ¿Sabes cuáles son?



  • Rodríguez González, R. (2021). Revisión exploratoria de la presencia de microplásticos en bebidas de consumo humano:¿ un potencial problema de salud a gran escala?.
  • Sarria-Villa, R. A., & Gallo-Corredor, J. A. (2016). La gran problemática ambiental de los residuos plásticos: Microplásticos. Journal de Ciencia e Ingeniería8(1), 21-27.
  • Mistry, K. A double-blind trial comparing the plaque removal ability of a bamboo toothbrush and a plastic toothbrush.
  • Avila Cotrina, S. (2021). Cepillo dental ecológico de bambú y eliminación del biofilm dental de los estudiantes de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • Sarmiento Fadul, M. F. (2021). Carbón activado en productos de higiene dental (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Avaneethram, A. R., Peedikayil, F. C., Chandru, T. P., Kottayi, S., Aparna, T. P., & Ismail, S. (2021). Retention of Candida Species on Plastic and Bamboo Toothbrushes. A Comparative Study. Dentistry and Medical Research9(2), 73.
  • AlDhawi, R. Z., AlNaqa, N. H., Tashkandi, O. E., Gamal, A. T., AlShammery, H. F., & Eltom, S. M. (2020). Antimicrobial efficacy of charcoal vs. non-charcoal toothbrushes: A randomized controlled study. Journal of International Society of Preventive & Community Dentistry10(6), 719.
  • Thakur, A., Ganeshpurkar, A., & Jaiswal, A. (2020). Charcoal in dentistry. Natural Oral Care in Dental Therapy, 197-209.
  • Benavente Jiménez, M., & Padrón Ponce, R. (2021). Comparación de las expectativas y satisfacción de los usuarios de cepillos dentales eco-amigables versus de plástico (Doctoral dissertation, Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña).
  • Ramos Munera, A. (2021). Exposición a microplásticos. Efectos sobre la salud y el medio ambiente.
  • Punyauppa-path, P. (2020). Microplastics: Origin, Environmental impact, Food and Beverage contamination and Management methods. Naresuan University Journal: Science and Technology (NUJST)28(2), 72-80.