Cirugía de fusión espinal: todo lo que necesitas saber

06 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Diego Pereira
Esta cirugía se trata de un procedimiento seguro, a pesar de que a medida que aumenta la edad es más probable que se presenten algunas complicaciones. Te lo explicamos.

La cirugía de fusión espinal es un procedimiento destinado a unir dos o más vértebras que se encuentran dañadas. Esto último puede suceder en una amplia variedad de enfermedades, tanto locales como sistémicas.

Desde un punto de vista anatómico, la columna vertebral está formada por un conjunto de huesos llamados vértebras, entre medios de las que está la médula espinal, una parte importante del sistema nervioso.

Esta cirugía utiliza distintos materiales para lograr mayor estabilidad en una parte de la columna con el objetivo de disminuir el dolor que ocasionan muchas enfermedades. Si te interesa saber un poco más sobre el procedimiento, te invitamos a leer el siguiente artículo.

¿Cuándo se realiza la cirugía de fusión espinal?

Muchas condiciones de la columna pueden requerir una cirugía de fusión espinal; en especial aquellas que provocan dolor. En teoría, esta sensación es generada por el movimiento de las vértebras deterioradas, por lo que su fusión evitaría las molestias.

Algunos de los trastornos en los que se suele utilizar este procedimiento como tratamiento definitivo son los siguientes:

  • Hernia discal.
  • Escoliosis.
  • Enfermedades degenerativas de las vértebras o los discos intervertebrales.
  • Estenosis espinales.
  • Artritis severa.

Muchas de estas condiciones son frecuentes en la población general. Mientras más rápido se acuda a una consulta médica para su evaluación y seguimiento, mejor.

Descubre más: La relación entre la columna vertebral y los órganos

Preparación antes de la cirugía

El médico indicará cuáles serán los pasos a seguir antes del procedimiento. Por lo general, se suele indicar la hospitalización algunas horas antes de la intervención, durante la que se puede restringir el consumo de alimentos y bebidas.

Te darán una vestimenta especial antes de entrar al quirófano y, una vez estés ahí, el anestesiólogo administrará los fármacos correspondientes para no sentir dolor. El tipo de medicamento, la vía de empleo y el grado de sedación puede variar dependiendo de cada caso.

Dolor lumbar que se calmará con cirugía de fusión espinal.
El dolor lumbar ocasionado por vértebras apiñadas o deterioradas podría solucionarse con esta cirugía.

¿Cómo es el procedimiento?

El cirujano dispone de varios abordajes para acceder a las vértebras de interés: anterior, lateral o posterior. El término abordaje se refiere al sitio a través del que se realizará la incisión inicial para luego concretar todo el procedimiento.

Cada uno tiene sus propios riesgos y técnicas de elección. La opción depende del criterio médico y de lo observado gracias a los estudios de imagen.

Para favorecer la fusión entre las vértebras es necesario colocar un material entre cada una de ellas. Este se denomina injerto óseo, ya que se suele extraer una pequeña cantidad de hueso de la pelvis del paciente o de un banco de huesos de los hospitales. En ocasiones, se utilizan materiales sintéticos.

Pueden requerirse distintos instrumentos, como barras y tornillos de metal, para favorecer la estabilidad del injerto y la fusión, que sucederá más adelante. Una vez esté todo en la posición adecuada, el cirujano procederá a cerrar todos los planos mediante suturas (puntos o nudos quirúrgicos).

Recuperación y pronóstico de la cirugía de fusión espinal

En las primeras horas luego de la cirugía de fusión espinal es común que exista cierto grado de dolor, aunque suele mejorar con el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES), como el ibuprofeno y los opioides. Estos últimos se utilizan con moderación.

La fusión del hueso tardará varios meses en suceder; un tiempo en el que serán necesarios varios ejercicios de rehabilitación para favorecer el proceso.

A pesar de que se trata de un proceso largo, la gran mayoría de los pacientes experimenta una mejoría del dolor. El éxito de la intervención puede disminuir en pacientes con comorbilidades, como la diabetes mellitus y la adicción al tabaco.

Posibles riesgos de la cirugía de fusión espinal

La cirugía de fusión espinal no se suele asociar con grandes complicaciones, pero igual existen como en todo procedimiento quirúrgico. Algunas de las que se presentan a veces son las siguientes:

  • Infecciones locales.
  • Sangrado escaso.
  • Aparición de varios coágulos de sangre en el cuerpo.

Estos últimos suelen alojarse en los miembros inferiores, originando una trombosis venosa profunda, para lo que existen señales de alarma que puedes aprender a detectar. Si alguno de los coágulos llega a los pulmones origina un tromboembolismo pulmonar (una emergencia médica).

Descubre más: La coagulación, ¿en qué consiste este proceso?

Recomendaciones para después de la cirugía

Rehabilitación para la cirugía de fusión espinal.
Una cirugía de fusión espinal necesita un proceso de rehabilitación posterior que durará meses.

El proceso de recuperación es largo y requiere un compromiso entre el paciente y el cirujano tratante para lograr los mejores resultados posibles.

Algunas recomendaciones básicas (que primero debes consultar con tu profesional de referencia) son las siguientes:

  • Limitar el consumo de tabaco: este hábito se asocia con condiciones como la pseudoartrosis, la que puede provocar un fracaso en el procedimiento inicial y hacer necesaria una segunda cirugía.
  • Tener una dieta saludable: el tejido óseo requiere nutrientes para crecer de forma adecuada. Muchas dietas modernas presentan algunas carencias específicas que pudiesen afectar el proceso.
  • Realizar ejercicio de forma constante: algunos ejercicios aeróbicos destinados a fortalecer los músculos que le dan sostén a la columna vertebral podrían optimizar la recuperación. Algunos de ellos son la natación y el ciclismo.
  • Cumplir las indicaciones al pie de la letra: eso incluye aspectos básicos como la medicación para el dolor y la rehabilitación correspondiente.
  • Consultar al médico sobre el uso de fajas especiales: hay algunos equipos destinados a favorecer la estabilidad de la columna vertebral, pero su uso sigue siendo muy controvertido.

Como ves, son medidas fáciles que pueden realizarse sin mayores esfuerzos. Uno de los principales factores que afectan su cumplimiento es la falta de paciencia durante los meses de recuperación, por lo que en ocasiones el apoyo psicológico y familiar es vital.

Consulta a tu médico sobre la cirugía de fusión espinal

Si presentas alguno de los problemas que mencionamos a lo largo del artículo, es probable que requieras una resolución quirúrgica.

Si bien es algo que tiende a postergarse, con el tiempo aumentan las probabilidades de complicaciones y de fracaso. En caso de que todavía no hayas acudido a tu primera consulta, el neurocirujano es el especialista en esta área.

  • Camarillo F, et al. Procedimientos, técnicas y comunicación en cirugía de columna. Rev Mex Ortop Traum 2000; 14(1): Ene.-Feb: 101-111.
  • Navarro-Ramírez R, et al. Fusión e injertos en artrodesis espinal. An Med (Mex) 2014; 59 (4): 271-278.
  • Solano AS. Las leyes de la ortopedia. Rev Col de Or Tra. 2006; 20 (4): 115-118.