Cirugía de lente intraocular: ¿cuándo es necesaria?

Luis Rodolfo Rojas Gonzalez·
26 Febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Enfermera Leidy Mora Molina al
25 Febrero, 2021
La mayoría de las causas de la disminución en la agudeza visual implican la afección de alguno de los medios de refracción. Una buena solución para estos casos es la cirugía de lente intraocular.

El ojo humano es una estructura anatómica que cuenta con diferentes medios de refracción, siendo el cristalino el más importante de todos. Muchas patologías pueden afectar las estructuras oculares, por lo que es necesario tomar medidas correctivas. Uno de los tratamientos disponibles es la cirugía de lente intraocular.

La principal función de los medios de refracción es hacer que los rayos de luz incidan en un punto específico de la retina para lograr la máxima agudeza visual. Cuando existe un problema con la córnea o el cristalino la luz incidirá en un punto incorrecto, lo que causará diversos problemas de visión en la persona afectada.

La cirugía de lente intraocular es el tratamiento médico predilecto para solucionar problemas de refracción y cataratas. El procedimiento consiste en la introducción de un lente natural transparente en el ojo para corregir o sustituir el cristalino en su totalidad. Es un campo en el que se han hecho múltiples avances e innovaciones.

¿Qué puede modificar la función del cristalino?

El cristalino es la estructura principal enfocada en el redireccionamiento de la luz en la retina. Cuando la función del mismo se ve alterada, las personas presentarán problemas notorios en la visión y otros síntomas oculares.

Enfermedades de diversa índole pueden afectar a esta estructura, siendo las cataratas una de las más frecuentes. Estas pueden ser definidas como la presencia de una opacidad en el cristalino de magnitud muy variable.

Es una patología se asocia con la edad, siendo más habitual en las personas mayores. Otras enfermedades del cristalino que afectan su función son las siguientes:

  • Presbicia.
  • Opacidad capsular.
  • Síndrome pseudoexfoliativo.

Por otro lado, existen trastornos que, a pesar de no afectar de forma directa al cristalino, pueden alterar su función. Entre ellas destacan la miopía, el hipermetropía  y el astigmatismo. Todas estas afecciones alteran el punto en el que incide la luz en la retina, lo que genera visión borrosa.

Cataratas que causan ceguera.
Las cataratas pueden derivar en ceguera y por eso se sugiere la cirugía en los casos avanzados.

Quizás te pueda interesar: Hipermetropía: todo lo que debes saber

¿Cuándo es necesario hacer una cirugía de lente intraocular?

La cirugía de lente intraocular es una técnica usada desde hace muchos años para corregir problemas de refracción y eliminar la dependencia de las gafas o los lentes de contacto. El uso de la misma estuvo recomendado únicamente en problemas severos, no obstante, en los últimos años también se ha empleado para corregir trastornos de intensidad moderada.

Existen dos condiciones características en las que se emplea este tratamiento: las enfermedades refractarias y las cataratas. En este sentido, el lente empleado y el procedimiento en general puede variar dependiendo de la patología.

Problemas de refracción

En términos generales, la cirugía en cuestión es recomendable en todas aquellas personas que posean problemas de refracción notorios. Además, también se prescribe su uso en pacientes que no sean candidatos a una cirugía con láser en las capas superficiales o profundas de la córnea.

Los lentes empleados en los pacientes con problemas de refracción son intraoculares fáquicos. Este tipo en específico se coloca en la cámara anterior o posterior del ojo sin necesidad de remover el cristalino. De esta manera, el artefacto redireccionará la luz y la enfocará en el punto de mayor agudeza visual de la retina.

Cataratas

La presencia de la opacidad en el cristalino evitará el paso de luz a través del mismo, por lo que una persona con cataratas puede presentar ceguera. De acuerdo con el National Eye Institute, el uso de gafas ayuda en los estadios iniciales, sin embargo, los tratamientos disponibles en los casos avanzados son más invasivos.

Uno de los más empleados en los pacientes con cataratas es la cirugía de lente intraocular. En este caso, los médicos utilizarán lentes pseudofáquicas para corregir el problema, lo que implica la extracción y sustitución del cristalino. Esta operación también es de utilidad en los pacientes con presbicia mayores de 45 años.

Lee también: Operación de cataratas, ¿cómo es?

¿Cómo es la cirugía de lente intraocular?

El procedimiento es muy rápido y suele tomar alrededor de 30 minutos si no se presentan complicaciones. La preparación para la cirugía inicia una semana antes de la misma, cuando el oftalmólogo realiza pequeños agujeros con láser entre la cámara anterior del ojo y el cristalino para evitar el aumento de la presión intraocular.

También es posible que se comience con un tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios unos días previos para evitar complicaciones. En términos generales, la cirugía de lente intraocular se realiza mediante los siguientes pasos:

  1. El paciente se recostará sobre su espalda y el profesional aplicará un anestésico local para inhibir la inervación sensitiva del ojo. Es posible que se suministren sedantes con la finalidad de calmar a la persona.
  2. Luego, el médico eliminará los gérmenes ubicados en el área ocular y procederá a abrir los párpados con un instrumento especial llamado espéculo oftálmico.
  3. Se debe colocar lubricante en la cornea para evitar lesiones. Posteriormente se realizará una pequeña incisión en el ojo y se procederá a insertar el lente intraocular.
  4. Para finalizar, el especialista retirará el lubricante corneal y procederá a cerrar la incisión con puntos de sutura muy delgados.
  5. Una vez finalizada la sutura, colocará aceites lubricantes en la superficie ocular y cerrará el ojo con un parche.

Beneficios de la cirugía

El mayor beneficio expresado por los pacientes es la mejora considerable en la agudeza visual después de colocar el dispositivo. Además, los lentes son tan delgados que la diferencia será imperceptible y no representarán ninguna molestia.

Otros beneficios de la cirugía de lente intraocular son los siguientes:

  • Es capaz de curar afecciones severas que los lentes tradicionales no pueden mejorar.
  • Mejora notablemente la visión nocturna.
  • Elimina la dependencia de gafas o lentes de contacto.
  • Pueden removerse en caso de ser necesario.
  • La recuperación es rápida y no suele haber sequedad ocular.
Cirugía de colocación de lente intraocular.
Colocar un lente intraocular es una tarea que no demanda mucho tiempo, pero sí preparación previa para evitar infecciones.

Posibles riesgos y complicaciones

Tal y como sucede con todos los tratamientos quirúrgicos, la cirugía de lente intraocular incluye riesgos. Sin embargo, la incidencia de los mismos es muy baja.

Por otro lado, una de las complicaciones más severas es la rotación del lente en el interior del ojo. Es muy raro que ocurra, por fortuna. Entre otras complicaciones destacan las siguientes:

  • Edema corneal.
  • Infecciones posquirúrgicas.
  • Glaucoma y pérdida de la agudeza visual.
  • Desprendimiento de retina.

Otra de las complicaciones de la cirugía es la formación de cataratas posteriores. Sin embargo, su incidencia también es baja y no está asociada con la edad. Estudios la encontraron solo en 46 pacientes de un total de 1653 casos estudiados.

Cirugía de lente intraocular: una solución con pocos riesgos

El procedimiento quirúrgico en cuestión es el tratamiento predilecto en algunos casos de cataratas severas y problemas de refracción. Se trata de una técnica mínimamente invasiva, rápida, con muy pocos riesgos y complicaciones. Las restricciones que tienen los pacientes también son pocas y se puede practicar en adultos mayores.

Uno de los limitantes de la cirugía de lente intraocular es que las personas deben consultar con el especialista cada 2 años para constatar el estado del lente y la patología de base. Sin embargo, no parece ser un problema cuando se compara con los beneficios obtenidos.

  • Martínez-Plaza E, López-Miguel A, Holgueras A, Barraquer R, Alió J, Maldonado M. Lentes intraoculares fáquicas: recientes avances e innovaciones. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología. 2020;95(4):178-187.
  • Packer M. The Implantable Collamer Lens with a central port: review of the literature. Clin Ophthalmol. 2018;12:2427-2438.
  • Gimbel HV, LeClair BM, Jabo B, Marzouk H. Incidence of implantable Collamer lens-induced cataract. Can J Ophthalmol. 2018;53(5):518-522.
  • Zhang J, He F, Liu Y, Fan X. Implantable collamer lens with a central hole for residual refractive error correction after corneal refractive surgery. Exp Ther Med. 2020;20(6):160.
  • Li Z, Xu Z, Wang Y, Liu Q, Chen B. Implantable collamer lens surgery in patients with primary iris and/or ciliary body cysts. BMC Ophthalmol. 2018;18(1):287.
  • Chen H, Feng X, Niu G, Fan Y. Evaluation of dry eye after Implantable Collamer Lens surgery. Ophthalmic Res. 2020 Sep 22.