Claves para no estresarse

La cotidianidad de hoy en día conlleva responsabilidades y, en ocasiones, es normal sentirse estresada. No obstante, es importante aprender a controlarte.
Claves para no estresarse
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 24 abril, 2021.

Escrito por Okairy Zuñiga, 01 abril, 2014

Última actualización: 24 abril, 2021

Las claves para no estresarse son variadas, pero… ¿cuáles son las más efectivas? La verdad es que no hay unas más útiles que otras, se trata solo de hallar esas estrategias que más se ajusten a cada caso en particular.

No obstante, hay un aspecto que no se puede ignorar: la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que en países desarrollados, con sistemas de atención establecidos, entre el 40-70 % de las personas con trastornos mentales no reciben tratamiento. Y peores son los datos en los países en vías de desarrollo; ya que esto llega al 90 % de los casos.

Lo cierto es que la depresión, el estrés y la ansiedad causan cada vez más bajas laborales. Asimismo, son el desencadenante de diferentes condiciones físicas. Por tanto, es necesario aprender a prevenirlos o bien sobrellevarlos adecuadamente.

¿Cuáles son los síntomas del estrés crónico?

Antes de empezar, es importante entender que no todo el estrés es negativo. De hecho, en algunas situaciones puede ser clave para evitar peligros o daños.

El verdadero enemigo es el estrés crónico; ya que es capaz de causar problemas de salud como presión alta, problemas del corazón, obesidad o depresión. Por eso, es necesario saber cuáles son los indicadores para ver si ya se ha adquirido un estado crónico. Y es que conocer los síntomas negativos para identificarlo a tiempo y evitar que afecte más de la cuenta es algo que hay que tener presente a diario.

Toma acción cuando te enfrentes a:

  • Sentirse tenso constantemente.
  • Fumar o beber más de la cuenta.
  • Tener dificultad para concentrarse.
  • Divertirse menos con lo que sueles hacer.
  • Ser incapaz de tomar decisiones cotidianas.
  • Tener dolores de cabeza, cuello o musculares.
  • Estar irritable o impaciente cuando se presentan pequeños problemas.
  • Incapacidad para relajarse y sensación de que tienes cosas pendientes por hacer.
  • Incapacidad para dormir bien a causa de pensamientos o ideas preocupantes.

Asimismo, cabe señalar que estas características suelen variar entre personas. Sin embargo, lo más evidente del estrés crónico es el agotamiento; así como la baja motivación para llevar a cabo las tareas cotidianas.

Las claves para no estresarse

La Universidad Western de California realizó un interesante estudio en el 2008 en el que se analizaba qué estrategias son las más adecuadas para reducir el impacto del estrés. A continuación, se ofrecen algunas claves sencillas. No obstante, recuerda que lo más adecuado en estos casos es solicitar ayuda experta.

Identifica los focos de estrés

Una de las primeras claves para no estresarse es conocer cuáles son esos focos que quitan la calma. Por eso, quien busca estresarse lo menos posible primero debe conocer cuáles son las cosas que lo hacen llegar a ese estado. De esta forma, podrá crear una estrategia efectiva para manejarlas.

¿Cómo hacerlo?

  • Una buena idea es crear una lista de estas cosas. O llevar un diario en el que escribas por un mes o algunas semanas las cosas, los lugares, los momentos y las personas que aumentan el nivel de estrés.
  • Cuando tengas esta lista, opta por analizar con un amigo o un familiar las razones exactas.

A veces esta sensación no tiene sentido y cuando se ve con perspectiva, desaparece. Si este no es el caso, conviene usar alguna técnica de relajación cuando te enfrentes al factor estresante.

Descansa bien, una de las claves para no estresarse

Es común que al pasar un período de tiempo realizando la misma actividad termines estresado. Para evitarlo, procura tomar pequeños descansos.

Lo recomendable es descansar unos 20 minutos por cada dos horas de trabajo. Durante este pequeño período, realiza algunos estiramientos, practica la respiración o da un paseo.

Un descanso adecuado también contempla un sueño reparador de 6 a 8 horas. Es importante dormir el tiempo adecuado para permitir que el cerebro descanse, que la mente se despeje y así mantenerte sano. Además, durante este período se llevan a cabo cambios y procesos vitales para desarrollar bien las actividades diarias.

Reduce la carga de preocupaciones

Aunque parece más sencillo decirlo que hacerlo, evitar las preocupaciones reducirá las posibilidades de estresarse.

Es importante que te mantengas alerta para evitar las preocupaciones irracionales que surgen cuando la mente está cansada. Por eso, si sientes que estás cayendo en un estado de preocupación, realiza cualquier actividad que te distraiga: reír, hablar con un amigo, leer una historia divertida, etc. Aunque la felicidad no dure demasiado, podrás mantener a raya al estrés.

Planifica

Otra de las claves para no estresarse es planificar. Y es que uno de los problemas más comunes de quienes sufren estrés crónico es que no han aprendido o tomado el hábito de planificar; por lo que se enfrentan a situaciones que los sacan de control.

¿Cómo hacerlo?

  • Para evitar el estrés crónico puedes optar por crear una agenda con las actividades importantes a realizar.
  • Dentro de esta, hay que considerar factores como el tiempo que necesitarás para la actividades, así como la energía para llevarlas a cabo.

Relájate, una de las claves para no estresarse

Quienes tienden a estresarse demasiado suelen ignorar los tiempos para relajarse y meditar sobre ellos y sus actividades.

Es importante que cada día tomes un rato para despejar la mente y concentrarte en ti mismo. Para ello, una de las mejores alternativas es la meditación o el mindfulness; una actividad que ha dado resultados satisfactorios de acuerdo con diversos estudios médicos, como el llevado en la Universidad de Durkham.

Mantente activo

Pareja estirando para salir a correr.

La actividad física no solo te ayuda a mantenerte en un peso ideal, sino que también alivia el estrés acumulado al relajar los músculos.

Lo ideal es hacer al menos 3 horas de ejercicio a la semana. Caminar o hacer bicicleta son dos buenas opciones para obtener beneficios.

Come sano, otra de las claves para no estresarse

Los alimentos grasos o refinados tienen la capacidad de modificar el humor, facilitando el estrés. Para combatir este efecto, procura mantener una dieta sana y balanceada que contenga la cantidad correcta de cada tipo de alimento.

La dieta perfecta es la variada. Cada uno debe combinar los alimentos de manera equilibrada para obtener los nutrientes que necesita.

Busca ayuda si lo necesitas

Chica haciendo terapia psicológica

El estrés es un elemento normal y constante en la vida. Pero si no hace más que empeorar y no encuentras la solución, quizás necesitas ayuda especializada para evitar problemas más serios.

Es importante buscar a un psicólogo o un terapeuta certificado que te aconseje para evitar problemas más serios, como la depresión o la ansiedad.

Aprende estas claves para no estresarte

El estrés es una realidad con la que debes aprender a vivir. Sin importar la edad, nivel económico o profesión que tengas, en algún momento es probable que te enfrentes a una situación estresante. Y, para que sea lo menos problemática posible, ten en cuenta estos consejos a la hora de prevenir sus efectos negativos.

Además, recuerda que es una situación que cualquiera puede vivir; por lo que no debes avergonzarte y evita pedir ayuda si la necesitas. Lo fundamental es detectar cuándo se producen esos momentos y por qué están desencadenados.

Te podría interesar...
7 tips de decoración para tener un hogar libre de estrés
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 tips de decoración para tener un hogar libre de estrés

Te mostramos 7 tips para lograr un hogar libre de estrés sin realizar grandes cambios pero con múltiples beneficios para tu vida.



  • Abel, MH (2002). Humor, estrés y estrategias de afrontamiento. Humor - Revista internacional de investigación sobre el humor, 15 (4). https://doi.org/10.1515/humr.15.4.365
  • Keng, S.-L., Smoski, MJ y Robins, CJ (2011). Efectos de la atención plena en la salud psicológica: una revisión de estudios empíricos. Revisión de psicología clínica, 31 (6), 1041-1056. https://doi.org/10.1016/j.cpr.2011.04.006
  • María del Mar Molero Jurado (coord.), María del Carmen Pérez-Fuentes (coord.), José Jesús Gázquez Linares (coord.), Ana Belén Barragán Martín (coord.), África Martos Martínez (coord.), María del Mar Simón Márquez (coord.). (2016). Intervención en contextos clínicos y de la salud. Asociación Universitaria de Educación y Psicología (ASUNIVEP). ISBN: 978-84-617-5910-1. https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=687099
  • Organización Mundial de la Salud. (2004). Invertir en salud mental. Ginebra: Organización Mundial de la Salud. https://apps.who.int/iris/handle/10665/42897
  • Sandín, B. (1999). Estrés psicosocial. Madrid: DOPPEL.