Claves para prevenir las bacterias en la orina

Para evitar las bacterias en la orina, se recomienda beber mucho líquido y mantener una higiene adecuada de la zona genital y anal.
Claves para prevenir las bacterias en la orina
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 01 febrero, 2021.

Escrito por Carmen Martín, 01 febrero, 2021

Última actualización: 01 febrero, 2021

Tener bacterias en la orina se conoce como una infección de orina. Aunque lo más frecuente es que esta infección se limite a la vejiga y reciba el nombre de cistitis, en algunos casos puede llegar a complicarse e infectar otras partes del tracto urinario, como los riñones.

Las infecciones de orina son muy frecuentes, especialmente en las mujeres. De hecho, el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases estima que entre el 40 % y el 60 % de las mujeres sufrirán esta patología en algún momento de su vida. En hombres también sucede, pero de manera menos frecuente.

Esto es así porque la anatomía de los hombres es diferente a la femenina. En las mujeres, el ano está mucho más cerca de la uretra. De esta manera, las bacterias que colonizan de manera normal esta zona tienen una mayor facilidad para acceder al aparato urinario.

Tener bacterias en la orina no solo es una situación muy frecuente, sino que, además, suele ser incómodo y doloroso. Por ello, es necesario conocer una serie de medidas para prevenir las bacterias en la orina y evitar posibles complicaciones.

¿Cómo se manifiestan las bacterias en la orina?

Infección urinaria por E. coli.
Las infecciones urinarias por bacterias son frecuentes, principalmente, entre las mujeres.

La orina en la vejiga, de manera normal, es un líquido estéril. Esto quiere decir que no presenta ninguna bacteria. Sin embargo, como hemos mencionado, es frecuente que las bacterias que colonizan el ano puedan adentrarse en la uretra y provocar una infección.

De hecho, el 85 % de personas que presentan bacterias en la orina tienen en concreto una infección por E. coli. Es la que predomina en las heces y, por tanto, en la zona señalada.

Los síntomas que aparecen en una infección de orina son bastante evidentes. Lo más frecuente es que haya una necesidad constante y urgente de orinar. Al hacerlo, la persona sufre una sensación de ardor. Además, como se orina frecuentemente, se hace en cantidades pequeñas.

Las bacterias en la orina pueden provocar que ésta tenga un aspecto turbio y un olor fuerte. En ocasiones, puede llegar a haber sangre, por lo que se vuelve de color amarronado o rojizo. Algunas mujeres también sufren dolor en la zona baja del abdomen.

¿Cómo evitar que haya bacterias en la orina?

Tal y como hemos mencionado, la mayoría de casos se deben a que las bacterias del ano acaban entrando en la uretra. Esto se puede prevenir al practicar hábitos de higiene adecuados. Como señala la Revista chilena de obstetricia y ginecología, más importante implica limpiarse correctamente a la hora de orinar y defecar.

De hecho, los médicos recalcan la importancia de limpiarse desde adelante hacia atrás. Es decir, se debería de comenzar en la vagina y dirigir el movimiento hacia el ano. Así, se evitaría que el papel o la toallita arrastrase las bacterias hacia la uretra.

Esta es una enseñanza vital para las niñas y, por lo tanto, debería ser una preocupación para padres y madres. Enseñar una buena higiene vaginal desde la infancia contribuiría a reducir la incidencia de la cistitis durante la infancia, adolescencia y adultez.

Si bien no hemos hallado estudios específicos al respecto, algunos especialistas recomiendan evitar el uso de las toallitas húmedas. A poder ser, lavarse con agua y jabón neutro también sería una opción adecuada. Sin embargo, no debemos excedernos con la higiene, ya que se podría llegar a alterar la flora bacteriana natural de la piel que sirve de protección.

Otra parte importante de la prevención implica tomar precauciones a la hora de mantener relaciones sexuales. Se cree que orinar tras mantener sexo ayudaría a reducir la incidencia de las bacterias en la orina. No obstante, se necesitan más investigaciones al respecto.

Del mismo modo, no se debería aguantar nunca la necesidad de orinar, ya que esto podría contribuir a que las bacterias proliferasen con mayor facilidad.

Otros consejos importantes para la prevención

Dispareunia o coitalgia: causas y tratamientos
Limpiar adecuadamente la región de manera habitual contribuye a disminuir la incidencia de la cistitis.

La cantidad de líquido que se ingiere y la dieta también son importantes. Se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de líquido al día, a ser posible de agua. Esto hace que nuestro cuerpo genere más orina que, al ser expulsada, arrastra las bacterias al exterior.

Los zumos de limón o de naranja, al ser ácidos, parecerían actuar como antisépticos. Lo mismo ocurriría con los arándanos. Numerosos estudios sugieren que ingerir arándanos con frecuencia reducen la incidencia de infecciones de orina y sus recaídas.

Además, se recomienda evitar la ropa interior muy ajustada y que no transpire correctamente. Los especialistas aseguran que la ropa interior de algodón sería la mejor opción, además de evitar (o reducir) el uso habitual de tangas.

Sin embargo, lo más importante es acudir siempre al médico ante cualquier duda o síntoma. Las bacterias en la orina pueden necesitar tratamiento médico para evitar complicaciones.

Te podría interesar...
Remedios naturales para aliviar la cistitis intersticial
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Remedios naturales para aliviar la cistitis intersticial

Superar la cistitis intersticial no es sencillo y puede causar mucha molestia y frustración a quienes la sufren. Descubre estos remedios naturales.