¿Qué es la colestasis del embarazo y cuáles son sus síntomas?

La colestasis del embarazo es una patología que afecta al 1-2 % de todas las mujeres gestantes. Se manifiesta con picores intensos y, en muchos casos, ictericia leve.
¿Qué es la colestasis del embarazo y cuáles son sus síntomas?
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 02 abril, 2021.

Última actualización: 02 abril, 2021

La colestasis del embarazo, también conocida como colestasis intrahepática gestacional (ICP por sus siglas en inglés) es una enfermedad del hígado que solo se experimenta en el periodo de gesta. En la mayoría de las poblaciones la incidencia es muy variable, pero oscila entre 1 caso por cada 300 y 2000 habitantes.

Por fortuna, esta patología se revierte tras dar a luz en las mujeres enfermas. De todas formas, como veremos en líneas posteriores, existe una enorme tasa de recaída si la paciente vuelve quedar embarazada, con una etiología y pronóstico bastante peores.

¿Qué es la colestasis del embarazo?

La colestasis del embarazo es una patología que afecta al hígado de mujeres embarazadas, sobre todo a partir del tercer trimestre de gestación. Tal y como indica el portal Cedars Sinaien este cuadro clínico se dificulta o impide el flujo de la bilis desde la vesícula biliar hacia el intestino delgado.

La vesícula biliar se encuentra justo debajo del hígado y la propia bilis se sintetiza en él, así que por ello se considera una enfermedad de naturaleza intrahepática. La bilis se produce continuamente en el hígado y en periodos interdigestivos se almacena en la vesícula biliar. La vesícula la concentra y la almacena, pero no es la encargada de sintetizarla.

Se calcula que la incidencia es de 1-2 embarazos por cada 1000 mujeres en etapa gestante, pero parece existir una clara predisposición genética. Por ejemplo, las mujeres de etnias latinas presentan un 5 % de probabilidades de desarrollar colestasis durante el embarazo, mientras que en mujeres nativas de poblaciones andinas el riesgo aumenta a un 25 %.

Según la revista Journal of Clinical Medicineen Norteamérica y Australia las incidencias respectivas son del 1 y 2 % de todas las mujeres gestantes. Las probabilidades de desarrollar esta patología aumentan con los embarazos subsecuentes.

Síntomas de la colestasis del embarazo

Tal y como indica la Clínica Mayoel síntoma principal de la colestasis del embarazo es una picazón muy evidente en la mujer gestante, sin erupciones. En general, este picor tan desagradable aparece en el segundo o tercer trimestre (sobre las 30 semanas), siendo más evidente en las palmas de las manos y en los pies.

Además, hasta el 15 % de las mujeres afectadas pueden presentar una ictericia leve. Consiste en un ligero color amarillo de la piel, que se hace más evidente en la parte blanca de los ojos. Este signo denota que no se está sintetizando o eliminando correctamente la bilis.

La bilis contiene importantes cantidades de bilirrubina, un pigmento amarillento que proviene de la degeneración de la hemoglobina de los glóbulos rojos degradados. Como no se puede eliminar, se acumula en los tejidos, a razón de una concentración mínima de 2,5 miligramos por decilitro para cambiar su color.

Según el portal Statpearlsla prevalencia de la ictericia en las pacientes es mayor, pues podría alcanzar a un 25 % de las gestantes enfermas. Además, se estima que suele desarrollarse 1-4 semanas después de la aparición del picor.

Ictericia en una mujer embarazada con colestasis.
La ictericia es la coloración amarillenta de piel y mucosas, pudiendo aparecer luego del picor en las embarazadas.

Otros síntomas menos comunes

Como hemos dicho, el picor en las palmas de las manos y los pies (sobre todo por la noche) y una ictericia leve son los signos más comunes. Entre otros signos, raros pero reseñables, podemos destacar los siguientes:

  • Heces pálidas: la bilirrubina se secreta con la bilis al intestino delgado. Además de ayudar a la digestión, también le otorga su color marrón típico a las heces. Por ello, un aumento en el organismo se puede manifestar con heces más pálidas.
  • Náuseas, anorexia y fatiga.
  • Dolor en el cuadrante derecho superior del abdomen: este síntoma no es casual, pues en esta zona se encuentra el hígado, justo debajo de la caja torácica.
  • Orina oscura: este signo se asocia a cuadros como la hepatitis, ya que la orina oscura aparece cuando no se metabolizan de forma adecuada las sustancias de desecho.

¿Qué causa la colestasis del embarazo?

Por desgracia, la etiología de esta enfermedad aún no se ha descrito por completo. Aún así, medios ya citados fijan su atención en la genética, las hormonas y el entorno de la mujer gestante.

1. Genética

La mayor prevalencia en algunos grupos étnicos y la aparente heredabilidad de la condición coloca a la genética como el primer factor predisponente, según la revista Annals of HepatologyLlaman la atención las mutaciones en el gen ABCB4 (que codifica la proteína MD3), presentes en el 16 % de las pacientes analizadas.

Otros de los genes que podrían estar implicados son los siguientes: BSEP, FIC1 y FXR. Basta con saber que estos codifican, de una forma u otra, el proceso de excreción y síntesis de la bilis.

2. Hormonas

Fuentes ya citadas postulan que los estrógenos están ligados de forma estrecha a la colestasis. No parece ser coincidencia que casi todos los casos se desarrollen en el tercer trimestre, cuando los niveles de estas hormonas alcanzan un máximo.

Además, la prevalencia en mujeres embarazadas con gemelos es 5 veces mayor, ya que estas producen más estrógenos en el embarazo.

3. Factores ambientales

Existe una clara tendencia estacional y regional cuando se habla de colestasis del embarazo. De todas formas, todavía no se han encontrado los posibles desencadenantes ambientales en las personas genéticamente predispuestas.

Posibles complicaciones y pronóstico

El pronóstico de la madre es positivo, pues la colestasis desaparece con el parto. De todas formas, estudios recientes la han vinculado a un mayor riesgo de sufrir cálculos, cirrosis hepática no alcohólica y hepatitis C tras su desaparición.

Por otro lado, esta patología sí que supone cierto riesgo para el feto. En general, la colestasis favorece que el niño nazca antes de tiempo, algo que se ha contrastado en múltiples grupos muestrales. El efecto más temido, la muerte fetal, solo sucede en el 1-2 % de las embarazadas con colestasis.

Diagnóstico

El principal vehículo de diagnóstico es el registro de síntomas típicos, prestando especial atención al picor generalizado y el momento de su aparición. De todas formas, el parámetro que mide el estrés hepático es la prueba de los ácidos biliares séricos totales (ABST). Tal y como indica Cochrane Libraryes posible que esta técnica reporte fallos, pero es la más extendida.

El nivel total no patológico de ácidos biliares séricos es de 10 micromoles por litro de plasma (mmol/L). Cuando este valor oscila de 10 a 14 mmol/L se considera que la paciente presenta colestasis del embarazo. La ictericia leve (piel amarilla) también puede agilizar de forma considerable el diagnóstico.

Laboratorio en una colestasis del embarazo.
El análisis sanguíneo permite identificar la elevación de los ácidos biliares séricos para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento de la colestasis del embarazo

Una vez se ha detectado el cuadro clínico, es necesario comenzar un tratamiento de inmediato. Aunque la vida de la madre no suele correr peligro, el feto es más vulnerable, así que la administración de medicación es esencial en todos los casos.

En todas las pacientes el tratamiento de elección es el ácido ursodesoxicólico (UDCA), ya que ayuda a disminuir los niveles de bilis en sangre. Se comienza con una dosis única de 300 miligramos al día, que puede aumentarse hasta el triple en varias tomas.

Aunque no se conozca el mecanismo de acción del acido ursodesoxicólico, sí que se ha constatado que mejora los síntomas en las enfermas y no tiene ningún efecto perjudicial para el feto. El UDCA se asocia a una reducción del picor, a menor riesgo de nacimiento prematuro y menor probabilidad de muerte fetal.

Si estos fármacos no funcionan, los profesionales acuden a la colestiramina o metionina, que ayudan a la excreción de las sales biliares.

Riesgo aumentado en sucesivas gestas

Como has podido comprobar, la colestasis intrahepática gestacional es una entidad clínica común en mujeres embarazadas y, por desgracia, desconocida. Aún no se sabe qué la causa ni como evitar su aparición, pero cada vez se asocia más a factores genéticos y hormonales.

Lo que sí se ha registrado es que, si una mujer sufre colestasis durante el embarazo, las probabilidades de recurrencia y de muerte fetal o daño materno son mayores en siguientes gestaciones. Por ello, si eres una mujer que ya ha pasado esta patología, te recomendamos que acudas a un médico o a un centro de planificación familiar si piensas volver a quedarte embarazada.

Te podría interesar...
Nacimiento lotus: detalles, posibles riesgos y beneficios
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Nacimiento lotus: detalles, posibles riesgos y beneficios

El nacimiento lotus es una práctica que puede ser riesgosa para los recién nacidos, pero que se practica en los hogares. Te lo explicamos.