Cómo combatir el sudor excesivo

La ansiedad y el estrés pueden ser causantes del sudor excesivo. Ahora bien, no son los únicos desencadenantes posibles; conoce más sobre este problema a continuación.
Cómo combatir el sudor excesivo
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 22 Diciembre, 2018.

Escrito por Rayma Moreno, 09 Diciembre, 2017

Última actualización: 14 Mayo, 2021

El cuerpo humano posee un mecanismo básico para regular la temperatura y eliminar líquidos: la sudoración. Si bien se trata de una acción natural e indispensable, el asunto se complica cuando se sufre de sudor excesivo, incluso cuando no se ha realizado alguna actividad física ni se está expuesto a altas temperaturas.

Conocido como «hiperhidrosis», la producción excesiva de sudor es un trastorno que afecta a miles de personas. Este problema puede llegar a interferir en sus actividades e incluso en su estilo de vida. Si lo sufres y no le encuentras solución, te daremos los mejores tips y consejos para poder combatir el sudor excesivo.

¿Por qué se produce el sudor excesivo?

El sudor es creado en las glándulas sudoríparas del organismo y expulsado por medio de los poros. Su función principal es refrescar la piel y regular la temperatura del cuerpo, por lo cual es completamente normal que se presente.

El sudor puede ser bastante molesto.

Como explican los expertos de Mayo Clinic, cuando los nervios que regulan estas glándulas se vuelven hiperactivos, se presenta la sudoración excesiva. Esto se produce incluso cuando no se necesita refrescar el cuerpo, y se intensifica al experimentar nervios o ansiedad.

Sudar en grandes cantidades puede deberse a muchos factores, como por ejemplo:

  • Herencia genética.
  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Ingesta de medicamentos.
  • Problemas hormonales.

Consejos para combatir el sudor excesivo

En primer lugar, es preciso remarcar que una buena alimentación es fundamental para poder controlar la sudoración; esto es confirmado por un estudio publicado por Hyperhidrosis en 2018.

Por lo tanto, es realmente importante controlar lo que se ingiere. Evitar frituras y todo aquello que contenga grasas saturadas —o al menos reducir su consumo— es un buen primer paso, de acuerdo con la investigación citada. Otras acciones que se recomiendan es priorizar el consumo de frutas y vegetales y reducir el de azúcar y sodio.

Más allá de la dieta, también hay otros hábitos cotidianos que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la hiperhidrosis en mayor o menor medida:

1. Ejercicio

Como detalla el estudio citado previamente, a menudo la sudoración se debe al exceso de peso; el problema es que la capa de grasa subcutánea impide la expulsión del calor, según se explica. En estos casos, el ejercicio es muy recomendado, ya que ayuda a controlar el peso y a regular las funciones del sistema nervioso que controlan esta anomalía.

El ejercicio es sumamente necesario para mantenernos saludables y, en el caso de la sudoración excesiva, es una buena opción para combatir este problema de una forma natural.

2. Yoga

Estiramientos después del ejercicio.

El yoga es una herramienta muy importante para ayudar a relajar el cuerpo. Si el caso de hiperhidrosis que presentas es por nervios o por estrés, esta técnica te será de mucha ayuda para combatirla.

De acuerdo con un estudio publicado por Alternative Therapies in Health & Medicine, practicar esta modalidad de ejercicio ayudará a regular los niveles de estrés y a relajar el sistema nervioso. De este modo, permitirá reducir la sudoración excesiva.

3. Afeitado

Si nos referimos a la parte más estética, el afeitado es muy importante en el caso de axilas sudorosas. El vello es necesario, ya que protege la piel, pero puede ser un foco de bacterias que causan mal olor y exceso de transpiración.

Hay quienes afirman que recortar o eliminar el vello podría ayudar a que el aire circule por las axilas y, así, no sudar más de la cuenta. No obstante, no es recomendable recurrir a esta práctica sin antes consultarlo con un profesional, ya que no hay evidencia científica que compruebe su eficacia hasta el momento.

4. Higiene

Aunque es un punto muy amplio, mantener una buena higiene general es indispensable para evitar la sudoración excesiva. Si sufres de manos sudorosas, es recomendable lavarlas muy seguido para evitar «contaminar» todo aquello que toques.

En el caso de las axilas, entrepiernas u otras áreas donde se presente la hiperhidrosis, es muy importante mantenerlas aseadas y frescas siempre que sea posible. En síntesis, una buena higiene será importante para reducir las consecuencias negativas del sudor excesivo más que para combatir el problema en sí.

5. Ropa adecuada

Usar ropa fresca y ligera ayudará a evitar el sudor en grandes cantidades, ya que deja transpirar a la piel. Los tejidos sintéticos tienden a ser muy calurosos y hacen sudar mucho más. Lo más recomendable es usar prendas de algodón y un poco sueltas; esto permite que el cuerpo respire y reduce la transpiración.

6. Escoge un buen desodorante

El desodorante es algo muy variable en cada caso en particular. Cuál es el desodorante que mejor te va depende de muchos factores. Escoger un desodorante con propiedades adecuadas para tu piel será de gran ayuda a la hora de no obstruir los poros ni las glándulas sudoríparas. Para ello, es sumamente recomendable consultar con un dermatólogo.

7. Leche de magnesia como alternativa

Leche de magnesia para reducir los problemas del sudor excesivo

Se dice que el hidróxido de magnesio encontrado en la leche de magnesia podría reducir el sudor en axilas, pies y manos. No obstante, no hay evidencia científica al respecto, por lo que debes consultar con el médico antes de utilizar este remedio casero.

Acude a tu médico para tratar el sudor excesivo

Muchas veces, el exceso de sudor puede reducirse e incluso eliminarse cambiando ciertos hábitos en la alimentación, higiene y salud. En otras situaciones, como explica una publicación de Manual MSD, puede ser necesario un tratamiento farmacológico, por lo que te aconsejamos consultar con un médico si el problema no remite tras los cambios mencionados con anterioridad.

No obstante, también se ha de tener en cuenta que hay una gran cantidad de personas que son naturalmente muy sudorosas. En tal caso, pese a que igual se recomienda consultar con un experto, la única solución podría ser aprender a convivir con el problema y mitigarlo de la mejor manera.

Te podría interesar...
6 remedios caseros que te ayudarán a controlar el sudor
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 remedios caseros que te ayudarán a controlar el sudor

Las propiedades de algunos ingredientes naturales nos permiten hacer soluciones caseras para controlar el sudor. ¡Conócelas!