Cómo consumir salvado de trigo: consejos y beneficios

Te vamos a mostrar los principales beneficios derivados de la ingesta regular del salvado de trigo, un comestible con fibra y minerales esenciales.
Cómo consumir salvado de trigo: consejos y beneficios
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 14 agosto, 2022

El salvado de trigo es un producto que puede generar varios beneficios para la salud cuando se incluye en la dieta de manera regular. Hablamos de un comestible con alto contenido en fibra que contribuye a mejorar el funcionamiento del sistema digestivo. Para que sepas cómo consumirlo de forma adecuada, te vamos a dar una serie de indicaciones clave.

Antes de comenzar, hemos de comentar que incrementar la presencia de la fibra en la dieta se considera muy positivo para conseguir asegurar la homeostasis en el medio interno. Sin embargo, en la mayor parte de los casos no se cubren los 25 gramos diarios de ingesta recomendada. Esto podría causar problemas como el estreñimiento o las patologías inflamatorias con el paso del tiempo.

Beneficios del salvado de trigo

Cómo consumir salvado de trigo: consejos y beneficios
El salvado de trigo aporta ácidos grasos insaturados, minerales y fibra a la dieta.

En primer lugar, el salvado de trigo cuenta con una porción significativa de ácidos grasos insaturados que contribuyen a mejorar el perfil lipídico en el cuerpo humano. Estos elementos son determinantes de cara a lograr un equilibrio en lo que a inflamación se refiere. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista International Journal of Molecular Sciences. Eso sí, será siempre determinante mantener un equilibrio entre omega 3 y omega 6 dietéticos para maximizar los beneficios.

Por otra parte, el salvado de trigo es un alimento que puede aportar una cantidad importante de minerales esenciales. Sobre todo hay que hablar del fósforo y del hierro. Este último elemento es determinante para evitar alteraciones en el transporte de oxígeno a través de la sangre. De hecho, un déficit del mismo sostenido en el tiempo ha demostrado generar anemia, una patología que cursa con cansancio crónico y con fatiga.

Asimismo, este alimento contiene interesantes dosis de fibra. Este elemento contribuye a evitar patologías digestivas de tipos diversos. No solo sirve para mejorar el tránsito y para evitar el estreñimiento, sino que también ayuda a consolidar un buen estado a nivel de microbiota. De hecho, sirve de sustrato energético para las bacterias que habitan en el tubo digestivo, facilitando su crecimiento.

A partir de los procesos de fermentación que llevan a cabo, gracias a la fibra, se sintetiza una cantidad elevada de ácidos grasos de cadena corta. Estos compuestos son antiinflamatorios, según las evidencias más recientes. Ayudan a evitar el desarrollo de problemas como el síndrome del colon irritable y otro tipo de alteraciones de carácter autoinmune.



¿Cómo tomar salvado de trigo?

Cómo consumir salvado de trigo: consejos y beneficios
Puedes preparar toda clase de recetas con salvado de trigo o consumirlo, directamente, con yogur y frutas.

El salvado de trigo está disponible en cualquier supermercado o herbolario. Normalmente, se comercializa en sobres y es importante revisar el etiquetado para comprobar que se trata de un comestible libre de aditivos y de productos químicos.

De este modo, se asegura la salubridad del mismo. Es clave destacar que una ingesta elevada de esta clase de productos en la dieta podría terminar por perjudicar la diversidad a nivel de la microbiota.

La mejor manera para consumir el salvado de trigo es introduciéndolo en el desayuno. Existen multitud de recetas para aprovechar al máximo sus características organolépticas. Combina muy bien con el yogur y con varios tipos de frutas. Así, se incrementa todavía más la presencia de la fibra en el plato, combinándola con probióticos y con otros compuestos antioxidantes que serán realmente beneficiosos para el medio interno.



Un buen acompañante para la avena

Uno de los cereales que mejor combina con el salvado de trigo es la avena, un producto que aporta una cantidad grande de fibra soluble. La presente en la avena recibe el nombre de betaglucanos. Se denominan compuestos prebióticos, ya que son especialmente beneficiosos para la microbiota.

La mezcla del salvado y de la avena conseguirá estimular los procesos intestinales al máximo. Ahora bien, hay que tener en cuenta que la fibra actúa también como antinutriente, reduciendo la disponibilidad de ciertas vitaminas y minerales. Por este motivo, tampoco conviene excederse y superar con creces las cantidades diarias recomendadas.

Salvado de trigo, un producto de calidad con varios beneficios

Como has podido comprobar, la inclusión del salvado de trigo en la dieta se considera muy beneficiosa para la salud. Es un producto orgánico de buena calidad que puede ser consumido de manera diaria para ayudar a cubrir los requerimientos de fibra.

Así, se podrá prevenir el desarrollo de varias patologías crónicas y complejas, como las que afectan al funcionamiento del tubo intestinal. De hecho, estas cada vez son más incidentes en las poblaciones de los países desarrollados.

Para terminar, hay que destacar que en ciertas situaciones puede ser beneficioso restringir el aporte de fibra de forma temporal. Un ejemplo sería la aparición de un proceso de disbiosis. No obstante, en estos casos lo que se debe de hacer es acudir a un profesional de la nutrición para plantear un protocolo adecuado que permita recuperar la homeostasis en el medio interno con los mínimos riesgos posibles.

Te podría interesar...
8 increíbles bondades del germen de trigo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
8 increíbles bondades del germen de trigo

En el siguiente articulo te contaremos cuáles son las principales bondades del germen de trigo un cereal que no puede faltar en tu dieta.



  • Ravaut, G., Légiot, A., Bergeron, K. F., & Mounier, C. (2020). Monounsaturated Fatty Acids in Obesity-Related Inflammation. International journal of molecular sciences22(1), 330. https://doi.org/10.3390/ijms22010330
  • Cappellini, M. D., Musallam, K. M., & Taher, A. T. (2020). Iron deficiency anaemia revisited. Journal of internal medicine287(2), 153–170. https://doi.org/10.1111/joim.13004
  • Sivaprakasam, S., Prasad, P. D., & Singh, N. (2016). Benefits of short-chain fatty acids and their receptors in inflammation and carcinogenesis. Pharmacology & therapeutics164, 144–151. https://doi.org/10.1016/j.pharmthera.2016.04.007