Cómo debes actuar en caso de padecer un "calambre"

Aunque los calambres siempre aparecen de repente, existen diferentes alternativas para aliviar el dolor y relajar el músculo afectado. Conoce cuáles son las causas de esta contracción involuntaria y qué hacer cuando aparece.
Cómo debes actuar en caso de padecer un "calambre"
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante.

Escrito por Katherine Flórez

Última actualización: 25 marzo, 2022

¿Quién no ha experimentado alguna vez ese dolor intenso y repentino característico de un calambre? Si no sabes qué hacer en caso de padecerlo, este artículo es para ti. Lo primero que debes saber es que esta contracción de los músculos se suele presentar después del ejercicio, pero también, puede aparecer sin una causa aparente.

Aunque los calambres musculares suelen ser inofensivos y duran pocos minutos, para nadie es un secreto que pueden llegar a ser muy dolorosos e incómodos. A continuación, te contamos más sobre este problema y cómo puedes hacerle frente. ¡Toma nota!

¿Qué es un calambre?

Los calambres no son más que una contracción involuntaria del músculo. En la mayoría de las ocasiones, solo se contrae una parte del tejido muscular y, por lo general, los músculos afectados incluyen los de la parte posterior de la pantorrilla y los del muslo, tanto en su parte anterior como posterior. Otras zonas donde también se pueden presentar son las siguientes:

  • Pies.
  • Manos.
  • Brazos.
  • Abdomen.
  • A lo largo de la columna.

Aunque suelen aparecer después de realizar alguna actividad física por un periodo prolongado de tiempo o por una sobrecarga del músculo, también puede presentarse sin necesidad de ningún trauma directo o accidente muscular. Lo más común es que ocurran, sobre todo, en la noche.



Causas de la contracción involuntaria

Como se ha indicado anteriormente, los traumas directos no son causantes del calambre como mucha gente cree. En realidad, las causas que lo provocan son un poco más variadas y distan de los golpes en estructuras musculares. Según una publicación de Harvard Medical School, las más comunes son las siguientes:

  • Pie plano.
  • Embarazo.
  • Temperaturas elevadas.
  • Deshidratación.
  • Algunos medicamentos.
  • Compresión de los nervios.
  • Problemas en la columna.
  • Sobreesfuerzo muscular.
  • Falta de algunos minerales como el magnesio.
  • Mala técnica al ejercitarse.
  • No calentar antes de hacer ejercicio.
  • Irrigación sanguínea insuficiente en el músculo.

¿Qué hacer cuando se presenta un calambre?

Como sabes, los calambres pueden aparecer de un momento a otro. Uno de los principales factores de esta contracción involuntaria es el esfuerzo exagerado de los músculos de algunas zonas del cuerpo. Para lograr un alivio rápido cuando se presenten, la publicación mencionada anteriormente sugiere las siguientes prácticas.

  • Para mitigar el dolor en la pantorrilla, enrolla una manta alrededor del pie y jala suavemente hacia ti mientras mantienes la rodilla recta.
  • Si el calambre aparece en la parte delantera de la pierna, ponte de pie y levanta los talones para estirar el músculo afectado.
  • Para los calambres en la espalda, se recomienda realizar la postura del niño. Esta es una de las poses más usadas en yoga para relajar los músculos.
  • En cuanto a la contracción de la parte posterior del muslo, una de las mejores prácticas para encontrar alivio es sentarse en el piso con las piernas extendidas y bajar el tronco lentamente hasta sentir cómo se estira el músculo acalambrado.

Alternativas para controlar un calambre

Son muchas las maneras de mitigar la contracción muscular involuntaria. Sin embargo, sabemos que el tiempo de reacción puede ser limitado debido a que es muy probable que aparezca de sorpresa. Te mostramos algunas de las más fáciles y prácticas para hacerlo.

1. Masajear el músculo afectado

Acudir al fisioterapeuta es beneficioso.

Para aliviar los calambres y otras molestias, no solo podemos automasajearnos suavemente, sino también acudir a un fisioterapeuta.Una de las maneras más comunes de disminuir el dolor y tratar el calambre es hacer un masaje suave en el músculo afectada. Esta práctica es muy sencilla de realizar y los resultados pueden ser inmediatos. Recuerda no hacer demasiada presión para evitar un dolor mayor.

¿Cómo hacerlo?

  • Lo primero es mantener el cuerpo en una posición cómoda, según el músculo contraído.
  • A continuación, ejerce una presión moderada con una de las manos mientras masajeas en forma de círculos. Hacer esto favorecerá la circulación sanguínea y hará que el calambre desaparezca más rápido.

2. Aplicar calor sobre el calambre

Aplicar calor en el músculo también es una buena alternativa para combatir los calambres y relajar la zona afectada, especialmente, cuando el dolor no cede después de unos segundos. Si lo vas a usar directamente en la piel, es importante tener cuidado con la temperatura del agua para evitar quemaduras.

¿Cómo hacerlo?

  • Toma una ducha de agua tibia para que el calor del agua en el organismo se encargue de disipar la contracción involuntaria de manera paulatina. El agua caliente combinada con el vapor, puede ser muy eficaz.
  • Otra opción es usar compresas de agua caliente. Empapa la compresa en el agua y aplícala directamente en la zona afectada para mejorar el estado del músculo y aliviar la molestia. También puedes usar una bolsa de agua caliente.

3. Hidratar el cuerpo

Combate la celulitis tomando agua.
La hidratación constante también es parte importante del tratamiento de esta condición.

Teniendo en cuenta que otra de las causas de los calambres es la deshidratación, no se puede pasar por alto esta opción. Tomar de 8 a 10 vasos de agua al día no solo ayudará a que este problema disminuya, sino también a tener un mejor estado salud en general.

Es necesario tener claro si la contracción apareció durante la práctica de alguna actividad física. En tal caso, estaría directamente relacionado con la deshidratación corporal. Así que, justo en el momento de padecerlo, se recomienda ingerir al menos medio litro de agua.



¿Cómo prevenir los calambres?

La prevención de los calambres es una tarea difícil, ya que en la mayoría de los casos no tienen una causa específica que se pueda atacar. Sin embargo, las siguientes recomendaciones pueden ser de gran utilidad, sobre todo cuando se trata de calambres recurrentes:

  • Estiramientos musculares: los ejercicios de estiramiento son de gran utilidad para activar las fibras y evitar una contracción involuntaria durante la actividad física. Además, si se padecen calambres nocturnos, estirar los músculos antes de dormir puede evitar que aparezcan.
  • Beber muchos líquidos: el ejercicio intenso y un ambiente caluroso favorecen a la deshidratación, por lo que la ingesta de agua es fundamental para prevenir los calambres. Por su parte, las bebidas deportivas pueden ayudar a la reposición de electrolitos.
  • Tomar suplementos: los suplementos de vitaminas del complejo B pueden ser de utilidad para prevenir y controlar los calambres en las piernas, aunque son necesarias más investigaciones al respecto. Algunos especialistas recomiendan los suplementos de potasio para los calambres en el embarazo, sin embargo, algunos estudios establecen que la evidencia es contradictoria en estos casos.

¿Cuándo visitar a un médico?

En la mayoría de los casos, los calambres musculares son inofensivos y no poseen una causa específica. Esta contracción muscular dolorosa suele desaparecer por sí sola al poco tiempo sin dejar ningún tipo de secuelas.

No obstante, existen situaciones que deben tomarse como una señal de alarma. En este sentido, lo más recomendable es consultar con un especialista cuando se presenten calambre con las siguientes características:

  • Duración prolongada.
  • Que no mejoran con estiramientos, masajes o la ingesta de líquidos.
  • Calambres graves e intensos.
  • Si se presentan con hinchazón, enrojecimiento o sensación de calor en la zona.
  • Cuando se acompañan de debilidad muscular.

¿Qué hacer si los calambres son recurrentes?

Es importante recalcar que los calambres son padecimientos muy comunes en los seres humanos y no representan ningún riesgo para la salud. Sin embargo, si son muy frecuentes y notas que interfieren con tus horas de descanso, es recomendable visitar al médico de confianza con el fin de evaluar los músculos afectados.

Los niños que hacen un solo deporte pueden tener más lesiones
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los niños que hacen un solo deporte pueden tener más lesiones

El deporte en los niños es una de las mejores formas de ocio que pueden realizar. Pero con un solo deporte corren el riesgo de tener diferentes les...



  • Schwellnus, M. P. (1999). Calambres del Músculo Esquelético Durante el Ejercicio. THE PHYSICIAN AND SPORTSMEDICINE.
  • Harvard Medical School. Take that, muscle cramps! (2018). Recuperado el 3 de septiembre de 2020. https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/take-that-muscle-cramps.
  • Garrison SR, Korownyk CS, Kolber MR, Allan GM, Musini VM, Sekhon RK, Dugré N. Magnesium for skeletal muscle cramps. Cochrane Database Syst Rev. 2020 Sep 21;9(9):CD009402.
  • Giuriato G, Pedrinolla A, Schena F, Venturelli M. Muscle cramps: A comparison of the two-leading hypothesis. J Electromyogr Kinesiol. 2018 Aug;41:89-95.
  • Katzberg HD. Neurogenic muscle cramps. J Neurol. 2015 Aug;262(8):1814-21. doi: 10.1007/s00415-015-7659-x. Epub 2015 Feb 12. Erratum in: J Neurol. 2016 Jan;263(1):197-8.