Cómo detectar los falsos infartos

Los falsos infartos suponen casi un 10 % de todos los supuestos infartos.
Cómo detectar los falsos infartos
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 31 Mayo, 2020.

Última actualización: 31 Mayo, 2020

Un infarto cardíaco consiste en que el corazón deja de recibir suficiente riego sanguíneo y el tejido se daña. Es una situación bastante frecuente en urgencias. Sin embargo, muchas de las personas que acuden sufren falsos infartos que confunden con uno real.

De hecho, según la Sociedad Española de Cardiología, uno de cada diez infartos diagnosticados es, en realidad, un falso infarto. Además, solo una de cada cinco personas que acude a urgencias por estar sufriendo un infarto lo padece realmente.

El problema de los falsos infartos es que, si no se diagnostican correctamente, pueden suponer que a esa persona se le realicen pruebas invasivas que no están exentas de riesgo. Por ello, a continuación te explicaremos cómo detectar los falsos infartos.

¿En qué consisten los falsos infartos?

Gracias a las series, películas o incluso los libros, prácticamente todo el mundo sabe cuáles son los síntomas de un infarto de miocardio. Se caracteriza por una sensación de opresión y de dolor en el pecho, además de una alteración de la sensibilidad del brazo izquierdo.

No obstante, estos síntomas pueden obedecer a muchas otras causas. Es frecuente que el propio miedo a sufrir un infarto haga que, ante cualquiera de estos signos, la persona crea que lo está padeciendo. De ahí que haya muchos falsos infartos.

Sin embargo, se trata de una situación de emergencia, por lo que existen una serie de protocolos que permiten actuar con rapidez ante ello. Por ejemplo, el Código Infarto es una herramienta que permite atender a las personas que lo sufren.

Para activar el este protocolo es necesario que la persona cumpla ciertos criterios, tanto a nivel de síntomas como en los resultados de las pruebas. Es esencial realizar un electrocardiograma para comprobar la actividad del corazón.

Aún así, este tipo de herramientas también tienen falsos positivos y pueden enmascarar los falsos infartos. El problema de esto, tal y como mencionábamos antes, es que a estas personas se les realizan pruebas invasivas, como el cateterismo, para intentar tratarlos.

Dolor de pecho por cardiopatía isquémica

¿Qué pueden ser en realidad los falsos infartos?

Los falsos infartos pueden ser, en realidad, otra patología que presente síntomas similares. En primer lugar, puede tratarse de una lesión de los músculos que hay entre las costillas. Es frecuente que esto ocurra al toser muy fuerte, por ejemplo.

En este caso, el dolor es punzante y se localiza en uno de los costados de manera bastante concreta. Además, se incrementa cada vez que se mueve el tórax con la respiración o al volver a toser.

Otra situación que se confunde con frecuencia es el reflujo esofágico. El reflujo consiste en que el contenido ácido del estómago pasa al esófago y provoca que este se contraiga. A veces, se manifiesta como una sensación de opresión en el pecho, por lo que puede parecer un infarto.

La pericarditis es una patología que también provoca síntomas similares. Consiste en una inflamación del pericardio, que es una de las membranas que envuelve al corazón. Produce dolor continuo en el pecho, en la zona donde se encuentra el corazón.

La diferencia entre la pericarditis y el infarto es que el dolor es más leve en esta. Además, suele estar precedida de una infección, por lo que esto puede dar una pista. Por ejemplo, puede ocurrir después de un catarro.

Cómo detectar un falso infarto

Situaciones de urgencia

Lo que debemos tener presente es que los falsos infartos deben ser asistidos y tratados como una emergencia hasta que se demuestre que no son un infarto real. Por ello, aunque pueda tratarse de otra patología, es esencial acudir al médico con urgencia.

Es mejor que sean los médicos los que realicen un examen exhaustivo de esa persona y elijan si es necesario realizar algún tipo de tratamiento. De no hacerlo, podría tratarse de un infarto real y la vida de esa persona estaría en juego.

Te podría interesar...
El estrés laboral asociado al riesgo de infarto
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
El estrés laboral asociado al riesgo de infarto

Estudios científicos en el mundo han comprobado que el estrés laboral está asociado al riesgo de infarto de manera consistente.