¿Cómo diagnosticar las enfermedades cardíacas?

27 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Diagnosticar las enfermedades cardíacas es una tarea que corresponde a los profesionales de la salud, a través de exámenes complementarios diseñados para tal fin. ¿Qué métodos se utilizan? ¡Descúbrelos!

Al diagnosticar enfermedades cardíacas, los médicos enfrentan al paciente a una información que debe ser procesada y que implica cambios en los estilos de vida. Más allá de los medicamentos que existen para una arritmia, por ejemplo, tanto la dieta como el ejercicio físico son herramientas de control de las cardiopatías.

Una patología cardíaca es aquella que se localiza en el corazón, a diferencia de las cardiovasculares que también incluyen a las arterias y las venas. Son ejemplos, además de las arritmias, la dilatación del músculo cardíaco, los infartos y la insuficiencia. En cuanto a las válvulas internas, podemos mencionar las estenosis y los prolapsos.

Para la mayoría de estos trastornos se utilizan los mismos métodos complementarios. Diagnosticar una enfermedad cardíaca, en general, consiste en seguir unos pasos protocolares que implican la realización de estudios de menor a mayor complejidad. Aquí te los contamos.

¿Mediante qué pruebas se pueden diagnosticar las enfermedades cardíacas?

Como bien adelantamos, hay métodos complementarios para diagnosticar las enfermedades cardíacas que son comunes a varias patologías. Con un electrocardiograma, por ejemplo, es posible detectar una arritmia y un infarto, sin que las patologías sean iguales.

Sigue leyendo: Corazón dilatado: ¿qué debes saber?

Electrocardiograma

Un electrocardiograma (ECG) es un registro eléctrico de la actividad del músculo del corazón. A través de electrodos ubicados en la parte externa del cuerpo se perciben las variaciones de electricidad que son propias del latido. Esto se origina en el sistema interno que tiene el tejido cardíaco para comandar el hecho de palpitar.

La prueba no necesita anestesia ni grandes preparaciones. Es más, se realiza en los consultorios ambulatorios y el paciente se retira tras no más de media hora de haber permanecido allí. A veces se solicita de rutina para rastrear cambios que podrían estar ocultos, y otras veces son solicitudes de controles posteriores a patologías ya establecidas, como un infarto o la hipertensión arterial.

El registro se plasma, a través del aparato de electrocardiogramas, en un papel con una línea que denota los latidos. La interpretación del estudio depende de la formación del médico. Existen protocolos ya establecidos de lectura que indican el significado de cada línea que se dibujó.

Electrocardiograma
Una de las principales pruebas para detectar enfermedades cardíacas es el electrocardiograma. Sirve, por ejemplo, para el diagnóstico de hipertensión o infartos.

Ecocardiograma

Para diagnosticar las enfermedades cardíacas es posible que se solicite un ecocardiograma. La prueba consiste en una ecografía similar a la que se emplea para controlar un embarazo, pero pero dirigida al corazón.

Un dispositivo llamado transductor envía señales, como ecos, que rebotan en el músculo cardíaco y regresan para ser interpretados en forma de imagen en un monitor. Es posible ver, en vivo y en directo, el movimiento, los latidos, la forma y la dinámica cardiovascular.

Una variante es el doppler, con la adición de colores a la imagen para distinguir entre sangre venosa y sangre arterial. En la actualidad, casi siempre se concreta con esa modalidad porque la información es mayor.

Prueba de esfuerzo

El nombre técnico de la prueba de esfuerzo para diagnosticar enfermedades cardíacas es «ergometría». En términos básicos, se estimula al corazón mediante el ejercicio físico para registrar qué sucede en condiciones de esfuerzo. Al mismo tiempo, se realizarán electrocardiogramas y ecocardiogramas, mientras el paciente corre en una cinta o pedalea en una bicicleta fija.

Existen parámetros que se consideran en una prueba de esfuerzo para no sobrepasar capacidades que pudiesen poner en riesgo la vida de las personas que la están realizando. Se han estipulado límites para la frecuencia cardíaca, para la inclinación de la cinta de correr en caso que se use una móvil y signos a los que prestar atención para detener el esfuerzo.

Se trata de un método complementario muy útil porque simula situaciones de la vida real, en las que los pacientes pueden verse obligados a correr o trotar contra resistencia, así como subir escaleras. En un ambiente controlado, el corazón es estudiado mientras replica la realidad.

Monitoreo Holter

La prueba que los médicos llaman de manera más corta como holter es, en realidad, un electrocardiograma de larga duración. Mediante un aparato, que los pacientes utilizan por uno o dos días, se registra la actividad eléctrica del corazón.

Luego, con programas de computadora, se contabilizan variables como las cantidades de arritmias, las aceleraciones, las taquicardias y las bradicardias. Su ventaja es que hay situaciones que escapan al ECG de consultorio y que suceden, por ejemplo, cuando el paciente duerme. Allí es cuando es posible diagnosticar enfermedades cardíacas que se ocultan.

Cateterismo cardíaco

Un cateterismo cardíaco es una intervención quirúrgica, ya que implica insertar un catéter dentro del sistema circulatorio. El acceso suele ser por las extremidades superiores o inferiores, hasta llegar al corazón con el dispositivo, el que podrá realizar mediciones o inyectar tintes radiográficos.

En general, se apoya el procedimiento con imágenes externas que seguirán la aparición del tinte radiográfico. De esta manera, es posible ver las cavidades cardíacas con un detalle especial que detecta fallas de funcionamiento y anatómicas.

No todos los pacientes pueden someterse a un cateterismo, pero los que sí tienen indicación pueden beneficiarse al mismo tiempo de un tratamiento. Con el catéter ya inserto es posible realizar reparaciones o quitar obstrucciones de coágulos en las arterias coronarias, por ejemplo.

Resonancia magnética cardíaca

Los avances en los métodos de imágenes han permitido llegar a una resonancia (RM) específica para el corazón. Con el mismo fundamento de las RM para el resto del cuerpo, en este caso se emplea una fuerza no radiante para observar el músculo cardíaco. Sus indicaciones pueden solaparse con los del ecocardiograma.

Tomografía computarizada del corazón

La tomografía axial computarizada (TAC) también responde a los fundamentos de la TAC corporal, solo que aplicada al tejido cardíaco. Utiliza radiación de rayos X, como la radiografía, para generar imágenes del tórax que aportan mayor información. Se realiza con el paciente recostado en una camilla, que se inserta en un tubo por donde se emitirán los rayos X.

Exploración por TAC
La tomografía computarizada se ha convertido en una de las pruebas complementarias de diagnóstico ante la sospecha de enfermedades del corazón.

Descubre más: Diferencias entre el TAC y la resonancia

Reducir el riesgo de las enfermedades cardíacas

Más allá de diagnosticar las enfermedades cardíacas, es importante prevenirlas. Los métodos actuales nos permiten detectar de manera precoz las alteraciones peligrosas para la vida, pero una dieta adecuada, realización de ejercicio, disminución del estrés y controles periódicos son las mejores herramienta.

  • En cuanto a la dieta, es conveniente recordar que el consumo de vegetales por encima de las carnes, y la inclusión de alimentos naturales, no ultraprocesados, abundantes en omega 3, han demostrado proteger la salud cardiovascular.
  • Respecto al ejercicio físico, los estudios científicos coinciden en que el deporte aeróbico practicado en días intermedios, con una duración entre 30 a 60 minutos es suficiente para mejorar el riesgo.
  • Para disminuir el estrés hay técnicas variadas que abarcan desde la respiración profunda hasta el yoga, así como la meditación y el mindfulness. Cada persona tiene afinidad por una u otra de acuerdo a su personalidad y su contexto cultural.
  • Por último, los controles periódicos con los profesionales médicos se imponen, al menos una vez al año. Para los adultos está recomendado un electrocardiograma anual, aunque en las personas diabéticas y en los atletas de mayor gama deberían realizarse con una frecuencia menor, de 6 meses.

Si todo esto falla, entonces será necesario realizar algún método complementario de los que enumeramos para arribar al diagnóstico adecuado. Ante la duda, lo idóneo es consultar al médico, en especial si hay síntomas de alerta.

  • Zihlmann, Martin, Dmytro Perekrestenko, and Michael Tschannen. "Convolutional recurrent neural networks for electrocardiogram classification." 2017 Computing in Cardiology (CinC). IEEE, 2017.
  • Jensen, Morten Sig Ager, et al. "Electrocardiogram interpretation in general practice." Family practice 22.1 (2005): 109-113.
  • Bagnati, Rodrigo, et al. "Registro argentino de ecocardiograma transesofágico." (2018).
  • Gaspar, António, Pedro Azevedo, and Roberto Roncon-Albuquerque Jr. "Avaliação hemodinâmica não invasiva por ecocardiograma Doppler." Revista Brasileira de Terapia Intensiva 30.3 (2018): 385-393.
  • Bermúdez, Carlos. "Valoración de la presión arterial en la ergometría." Revista Uruguaya de Cardiología 27.3 (2012): 399-404.
  • Sousa, Maria do Socorro Cirilo de, and Idico Luiz Pellegrinotti. "Validação de protocolo e instrumento banco na ergometria." Rev. bras. ciênc. saúde 7.3 (2003): 265-282.
  • de Oliveira Castro, Yana Thalita Barros, et al. "Conhecimento e significado do cateterismo cardíaco para pacientes cardiopatas." Revista da Rede de Enfermagem do Nordeste 17.1 (2016): 29-35.
  • Aísa, PJ Serrano, et al. "Cateterismo cardíaco y procedimientos intervencionistas." Clínica e Investigación en Arteriosclerosis 14.3 (2002): 156-165.
  • Gomes, Cármen Marilei, et al. "Estrés y riesgo cardiovascular: intervención multiprofesional de educación en salud." Revista Brasileira de Enfermagem 69.2 (2016): 351-359.
  • Rizo, María Antonia Parra. "Efecto y adecuación del ejercicio para la mejora cardiovascular de la población mayor de 65 años." Revista de psicología de la salud 8.1 (2020): 600-614.
  • Lladó, Guillem Pons, and Francesc Carreras. "Modalidades, indicaciones y nivel de complejidad de los estudios de resonancia magnética cardiaca: informe especial." Revista Española de Cardiología Suplementos 6.5 (2006): 3E-6E.
  • González, María Rodríguez, et al. "Efectos de la dieta mediterránea sobre los factores de riesgo cardiovascular." Journal of Negative and No Positive Results 4.1 (2019): 25-51.