¿Cómo enseñar a un bebé a usar los cubiertos?

Enseñarle al bebé a usar los cubiertos es mucho más que ayudarle a desarrollar una destreza manual. Con este aprendizaje, también se le transmite la importancia de observar costumbres y vivir en comunidad.
¿Cómo enseñar a un bebé a usar los cubiertos?
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 21 septiembre, 2022

Enseñar a un bebé a usar los cubiertos es un proceso que pasa por la experimentación diaria y por el desarrollo de diferentes habilidades motrices. No sucede de la noche a la mañana y puede pasar un buen tiempo hasta que lo logre por completo.

Cuando el bebé aprende a usar los cubiertos, gana mucho en autonomía. Esto fortalece su autoestima, su independencia y su capacidad para relacionarse con los demás en la mesa. Es, sin duda alguna, una gran conquista para el pequeño.

Lo más indicado es que el bebé aprenda a usar los cubiertos de manera gradual. Primero, se las verá con la cuchara, que es el implemento más fácil y menos peligroso de utilizar. Luego, se introducirá el tenedor y, más adelante, cuando esté mayorcito, podrá emplear el cuchillo.

Cuándo enseñarle a usar los cubiertos

Seguridad y paciencia
Al inicio de la alimentación complementaria, serás tú quien ayude al bebé a comer. Poco a poco, podrá comenzar a utilizar la cuchara.

Entre los 4 y los 6 meses, comienza la etapa en la que el pequeño puede tomar alimentos semisólidos y sólidos. Lo usual es que, en esta fase, el niño se lleve todo a la boca. Cuando se le presenta el plato con la comida, él intentará tomarla con la mano y comerla.

Esta edad es un buen momento para comenzar a mostrarle los cubiertos, aunque no hay que esperar grandes avances. Entre los 6 y los 10 meses, es muy normal que el pequeño tome la comida con las manos, se la pase por todas partes y solo una pequeña parte llegue a su boca.

Entre los 10 y los 15 meses, ya está en capacidad de sostener la cuchara, pero lo más probable es que no sea muy hábil al utilizarla. Cada niño tiene su propio ritmo, pero lo usual es que por fin logre aprender a usar los cubiertos en el lapso que va de los 18 a los 24 meses.



El tipo de cubiertos

Para enseñarle a un bebé a usar los cubiertos, lo más indicado es comenzar con la cuchara y, un poco más adelante, con el tenedor. Lo más aconsejable es utilizar cubiertos de un material suave y que no contenga ningún tipo de tóxico.

Como resulta obvio, se deben elegir unos cubiertos acordes con el tamaño de las manos y de la boca del bebé. También, es muy importante que tengan las puntas redondeadas para que no se haga daño al utilizarlos.

Podría ser muy conveniente elegir cubiertos de colores llamativos o que tengan algún diseño con su personaje favorito. Eso suele despertar su curiosidad y ponerle emoción a este nuevo aprendizaje. Es posible que, al principio, escupa la cuchara, lo cual es normal. Hay que darle tiempo al tiempo.

Cómo enseñarle al bebé a usar los cubiertos

Para enseñarle al bebé a usar los cubiertos, lo más indicado es comenzar dándole un par de cucharas de plástico para que juegue con ellas. Esto le ayudará a familiarizarse con este nuevo objeto y comenzar a verlo como parte de su rutina diaria.

Lo mejor es comenzar a darle alimentos muy suaves con la cuchara, como purés o verduras blandas. Se le debe meter la punta de la cuchara en la boca, solo si él la abre para recibir el alimento. Si se le mete toda, es posible que le den arcadas y vomite.

Lo mejor es inclinar la cuchara dentro de la boca del bebé para que la comida caiga. Luego, sacarla despacio y con cuidado. Si el pequeñito cierra la boca, es hora de parar. Nunca se le debe obligar a comer con la cuchara.

Otros puntos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Es mejor ponerle un babero y tener a mano toallitas y esponja. Al principio, puede ser un desastre.
  • Desde los 12 meses, es bueno dejarlo que intente comer solito. No será fácil para él. Lo más probable es que solo hacia los 2 años pueda comer sin manchar nada.
  • Lo más indicado es darle un plato con poca cantidad de comida. Esto hará que todo sea más manejable para él.
  • Mostrarle con el ejemplo. Puede ser buena idea tomar también una cuchara y comer delante de él para que asimile los movimientos que debe hacer.
  • Cuando tenga cierta destreza con la cuchara, se puede adicionar el tenedor.


Algunos consejos importantes

¿Qué es el Baby Led Weaning?
Hacia los dos años, tu hijo seguramente sea capaz de comer solo sin inconvenientes, aunque aún con cierta torpeza.

Enseñarle al bebé a usar los cubiertos es un proceso que requiere de paciencia. Pasará un buen tiempo antes de que desarrolle la suficiente destreza como para comer solito, sin hacer desastres. En ningún caso, se le debe presionar para que avance más rápido.

Lo que sí se debe hacer es insistir con tranquilidad para que use su cuchara y felicitarlo siempre que lo logre. Es muy importante que el pequeñito entienda que esto es un avance importante y que su evolución es digna de celebrarse.

Es buena idea que los padres permitan que el bebé los alimente, tal y como ellos lo hacen con él. Esto le ayudará a comprender mejor la acción y le enseñará que se trata de una conducta social válida para todos.

Ten paciencia: tu bebé aprenderá con el tiempo

Los buenos modales en la mesa solo se deben introducir luego de que el bebé haya aprendido a usar los cubiertos. No tiene sentido hacerlo antes. Se trata de una evolución progresiva que en algunos niños tarda más y en otros, menos.

Cuando llegue a los 3 o 4 años, se le puede enseñar la forma correcta de sujetar la cuchara y el tenedor. Esta también es buena edad para introducir el uso del cuchillo. Cuando llegue a los 6 años, se le puede enseñar la coordinación entre tenedor y cuchillo. Con esto, se completa el proceso de enseñarle a usar los cubiertos.

Te podría interesar...
Motricidad fina: en qué consiste y consejos para desarrollarla
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Motricidad fina: en qué consiste y consejos para desarrollarla

La motricidad fina es la capacidad que desarrollan los niños para lograr movimientos pequeños con los que conocer y adaptarse al entorno



  • Griva, S. (2000). Trabajo descriptivo sobre oclusión, alimentación con semisólidos, deglución atípica y respiración bucal.
  • Álvarez, L. G. A. Hábitos alimenticios: volver a comer de manos humanas.
  • De La Cruz Sánchez, E. E. (2015). La educación alimentaria y nutricional en el contexto de la educación inicial. Paradígma, 36(1), 161-183.