Cómo evitar la hinchazón después de comer

Elena Martínez Blasco·
17 Marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
17 Enero, 2019
Hábitos como comer sin prisas, evitar comer cuando estamos estresados o cuidar qué alimentos mezclamos pueden ayudarnos a evitar la hinchazón después de comer.

¿Sabías que poniendo en práctica ciertas medidas a la hora de comer puedes facilitar tu digestión y evitar la incómoda hinchazón después de comer? Todo ello sin dejar de disfrutar, por supuesto.

Toda persona debe aprender a aprovechar el momento de la comida. No solo para recibir el correspondiente aporte nutricional o para degustar los sabores de cada alimento, sino para evitar sufrir molestias, como la hinchazón y la pesadez.

Lo primero: aprender a comer mejor

Comer bien no solo significa elegir los alimentos saludables, sino aprender a llevar a cabo todo el proceso de la forma correcta, empezando por la masticación.

La digestión empieza en la boca. Allí aparecen las primeras enzimas que nos ayudarán en la digestión de los almidones (sobre todo cereales, harinas, pasta, patata y otras féculas, etc.). Por eso es fundamental seguir los siguientes consejos:

  • Masticar bien los alimentos hasta triturarlos por completo antes de tragarlos. De lo contrario, el estómago deberá hacerlo y, dado que no es su función, tardará en hacerlo. Esto es parte de lo que ocasiona la pesadez y las demás molestias.
  • Comer sentados y sin prisa, a ser posible en casa. Mientras más rápido vayamos, más aire tragaremos y peor nos sentiremos luego.
  • Evitar conversaciones intensas. Por lo mismo, porque nos haría tragar aire de más.
  • No comer si estamos nerviosos o estresados. Esperar a estar más tranquilos. La tensión y el nerviosismo pueden hacer que comamos más de lo debido, así como más rápido y, por ende, perjudicarnos.
  • Evitar ver televisión o trabajar frente al ordenador mientras comemos. Básicamente porque así no apreciamos la comida y terminamos con la sensación de que ‘hemos quedado fallos’.

Todo esto puede afectar en el proceso digestivo y facilitar que nos hinchemos. Por ello serán los primeros pasos que deberemos seguir.

Comer atún para variar la dieta.
Muchas personas consideran el momento de comer como una especie de ritual con el que pueden relajarse y disfrutar.

No excedernos con las cantidades

Otra cuestión importante a la hora de evitar la hinchazón después de comer consiste en moderar las cantidades de comida que tomamos. Si nos excedemos, luego será inevitable que nos hinchemos y nos sintamos pesados.

Algunos consejos útiles serían:

  • Aún cuando tengamos ante nosotros opciones saludables, no es bueno excedernos con las cantidades.
  • Aprender a distinguir entre ansiedad por comer y hambre. De esta manera, podremos saber cuándo estamos comiendo más de la cuenta y cuándo no.
  • Tampoco es recomendable saltarse comidas principales para ‘equilibrar’ lo que se ha comido en una merienda.
  • Es preferible hacer varias comidas moderadas al día (en torno a 5- 6) que 3 comidas copiosas.

Descubre: El plato de Harvard: descubre cómo puede mejorar tu alimentación

Vigilar las combinaciones de alimentos

El estómago no está preparado para mezclar alimentos muy distintos entre ellos en una misma comida, ya que los ácidos trabajan de diferente manera según el proceso de asimilación de cada uno.

Por este motivo, es recomendable evitar el exceso de condimentos (como la sal y el picante, por ejemplo) y, en su lugar, tomar comidas con sazones más suaves en las que no combinaremos más de dos o tres alimentos muy diferentes entre sí.

Evitaremos sobre todo estas combinaciones:

  • Carne y pescado.
  • Lácteos y legumbres.
  • Lácteos y proteína animal.
  • Almidones y frutas ácidas o dulces.

En general, las verduras y hortalizas son las que mejor combinan con otros alimentos, por lo que siempre podemos incluirlas en las comidas, acompañándolas de algo de proteína y algo de hidratos de carbono.

Roast carrot and avocado salad with citrus dressing and sour cream

No beber demasiada agua

Estar comiendo y beber demasiada agua dificulta la digestión y genera flatulencias, ya que el agua se mezcla con los ácidos del estómago y causa hinchazón.

Mientras comemos, es preferible evitar beber agua. Y si lo necesitamos, lo haremos por sorbos pequeños. Media hora después de la comida podemos beber un vaso de agua o una infusión.

El té verde se debe beber, mínimo, 40- 45 minutos después de una comida. Para que sus compuestos no interfieran con la asimilación de los nutrientes de los alimentos.

Evitar alimentos flatulentos

Estaremos atentos a los alimentos que nos puedan causar hinchazón después de comer. Los más habituales suelen ser los siguientes:

  • Legumbres.
  • Leche y yogur.
  • Harinas refinadas, especialmente la de trigo.
  • Algunas frutas.

legumbres carme r.

Cocinar con especias

Si nos acostumbramos a reducir el consumo de sal y cocinar con algunas especias, podemos reducir también la hinchazón después de comer. Recomendamos especialmente las siguientes:

  • Ají.
  • Curry.
  • Comino.
  • Cúrcuma.
  • Jengibre.

Infusiones carminativas

La mejor manera de terminar una comida es con una infusión digestiva y carminativa, es decir, que nos ayude a evitar las flatulencias.

La más recomendable es la infusión a base de hinojo o anís, dos plantas medicinales de la misma familia con propiedades similares y un sabor agradable. Se puede combinar con un par de gotitas de limón.

Te puede interesar: 5 infusiones para eliminar los gases estomacales

Masaje con aceite esencial de hinojo

Finalmente, si en algún momento sufrimos una crisis de dolor y presión en la barriga, recomendamos realizar un masaje suave, mezclando un aceite vegetal o crema hidratante con unas gotas de aceite esencial de hinojo.

Masajearemos con la mano derecha sobre nuestro abdomen, realizando un círculo lento de presión media, alrededor del ombligo, en la dirección como si tuviéramos un reloj dibujado en la barriga.

Con estos consejos podrás combinar los alimentos que comes correctamente para poder evitar malas digestiones e hinchazón después de comer. ¡Ponlos en práctica y lleva una vida sana!

  • Falen, J. (1995). Necesidades nutricionales. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia. https://doi.org/10.31403/RPGO.V41I1758.
  • Palencia, Y. (1999). Alimentación y Salud: Claves para una buena alimentación. Unizar.
  • Carcamo, G., & Mena, C. (2006). Alimentación saludable. Horizontes Educacionales. https://doi.org/10.1021/ma0205055.