¿Cómo lavar el cabello graso? ¿Qué hacer para reducir la oleosidad?

Daniela Echeverri Castro·
23 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
23 Octubre, 2020
En ocasiones, las glándulas sebáceas del cuero cabelludo se alteran y producen más oleosidad de lo normal. En consecuencia, el cabello adquiere un aspecto sucio. ¿Qué hacer para evitarlo?

A la hora de lavar el cabello graso es conveniente tener en cuenta algunas recomendaciones. Debido a la producción excesiva de sebo en el cuero cabelludo, hay que saber elegir los productos adecuados para evitar ese aspecto oleoso y sucio. ¿Qué más se debe tener en cuenta?

En primer lugar, es conveniente descubrir por qué se acumula grasa en el pelo y qué factores pueden empeorarlo. A partir de esto, se pueden poner en práctica algunas medidas simples para darle un mejor aspecto. ¡Te invitamos a seguir leyendo!

¿Cuáles son las causas del cabello graso?

En condiciones normales, el cabello sano segrega cierta cantidad de sustancias oleosas para asegurar una buena hidratación del cuero cabelludo y mantener las hebras sanas. De hecho, se considera que este aceite actúa como mecanismo de defensa de la parte sensible de las raíces. 

Y si bien la cantidad producida varía en cada persona, una higiene inapropiada, el exceso de sudor y otros factores del estilo de vida pueden incidir en una acumulación excesiva. ¿El resultado? Una melena de aspecto resbaladizo y sucio que, incluso, se vuelve difícil de peinar y tratar.

¿Cuáles son las causas del cabello graso?
Los cambios hormonales, el exceso de sudoración y la mala elección de productos capilares puede incidir en el cabello graso.

Pero, ¿por qué algunas personas tienen el cabello graso y otras no? ¿Qué hace que la producción de grasa aumente? Hay varias posibles causas. A continuación, repasamos en detalle las más frecuentes.

Cambios hormonales

Las alteraciones hormonales pueden causar hiperactividad de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo. En consecuencia, el cabello adquiere una apariencia grasa y sucia. Es algo frecuente entre mujeres embarazadas, adolescentes o mujeres que consumen píldoras anticonceptivas.

Exceso de lavado

Aunque las personas con cabello graso acostumbran a lavarlo con más regularidad, el exceso de lavado puede resultar contraproducente. ¿Por qué razón? Pues bien, cada vez que se enjuaga el cabello con productos capilares, el cuero cabelludo capta una señal para producir má sebo.

Tipo de cabello

La producción alterada de sebo en el cuero cabelludo puede afectar a cualquier persona. No obstante, aquellas que tienen el pelo fino y lacio tienen más riesgo de acumular grasa. Dado que este pelo no tiene ondulación, el aceite se resbala con más facilidad por el tallo.

Mal uso de productos capilares

Para lavar el cabello graso es primordial saber elegir los productos adecuados. Debido a sus características, el lavado con solo agua no retirará la grasa. Tampoco se logrará un aspecto limpio con productos hechos a base de aceites. Es importante elegir un champú con compuestos que descompongan la grasa.

Además, no se debe usar acondicionador en exceso. Incluso, este debe aplicarse solo desde la mitad del cabello hacia las puntas. En la medida posible, debe tener una composición baja en sustancias oleosas.

Otras posibles causas

  • Hacer ejercicio intenso (por el exceso de sudor)
  • Uso excesivo de tratamientos capilares.
  • Salir al aire libre con el cabello demasiado húmedo.
  • Exponer el cabello al sol o fuentes de calor.

Lee también: Dile adiós al cabello graso con estas 4 soluciones naturales

¿Cómo lavar el cabello graso de forma correcta?

¿Te has preguntado cuáles son los pasos para lavar el cabello graso? En realidad, la rutina es simple. La clave está es estimular el equilibrio del pH del cuero cabelludo y regular la producción de sebo. Para lograrlo, hay que saber elegir los productos adecuados y aplicarlos correctamente. Veamos en detalle el paso a paso.

1. Elección de productos capilares

La mayoría de los productos capilares están diseñados para cabellos normales o secos. Su composición permite incrementar el brillo y la humectación; sin embargo, la misma no suele ser apta para cabellos grasos. Si de evitar el aspecto oleoso se trata, lo mejor es buscar una fórmula apropiada.

¿Qué opciones hay? Por fortuna, en la actualidad hay un amplio catálogo de productos para regular la producción de sebo. Los mismos van desde productos ligeros hasta micelares. Ingredientes a base de té verde, cítricos o aloe vera son buenas opciones.

2. Usar agua templada o fría

Al momento de lavar el cabello graso la temperatura del agua también importa. Para ser más exactos, hay que evitar por completo la aplicación de agua caliente. Si bien de momento esta agua elimina la suciedad y la grasa, más tarde incide en el aumento de la producción de sebo.

Por lo anterior, lo idóneo es emplear agua templada o fría. Una buena opción es empezar el lavado con agua tibia y finalizar el enjuague con agua fría para sellar las cutículas.

3. Aplicar productos para lavar el cabello graso

Uno de los momentos más determinantes para lavar el cabello graso es cuando se deben aplicar los productos. Primero, es necesario considerar la cantidad de champú que se va a utilizar. Por supuesto, es algo que depende de qué tan largo y abundante sea el pelo. Lo normal es lo equivalente a una o dos cucharadas.

Luego, la forma de aplicarlo también merece cierto cuidado. Lo idóneo es distribuir el champú por toda la cabeza y masajear con la yema de los dedos el cuero cabelludo para limpiar los residuos que allí se acumulan. Por último, y tras un primer enjuague, se aplica el acondicionador de la mitad hacia las puntas.

Mujer usa champú para su cabello.
A la hora de aplicar los productos para lavar el cabello graso es importante masajear con la yema de los dedos. Esto ayuda a retirar los residuos del cuero cabelludo.

4. Frecuencia de lavado

Contrario a lo que muchos pueden pensar, no es necesario lavar el cabello graso de manera excesiva. Como hemos comentado, esto tiende a alterar el pH y puede producir un efecto contrario al deseado. Así pues, lo idóneo será lavarlo cada dos días. Incluso, para no tener esa sensación de pelo sucio, se pueden probar champús secos.

5. Complementar la rutina capilar

Además de lo comentado, un cabello limpio y sano se consigue con otros cuidados capilares. Por ejemplo, es conveniente aplicar mascarillas con ingredientes formulados para cabello graso. También se puede probar un exfoliante para el cuero cabelludo, siempre y cuando esté libre de aceites.

¿Cómo reducir la oleosidad del cabello?

Un lavado adecuado podrá disminuir el aspecto oleoso del cabello. Aún así, hay otros consejos que pueden aplicarse para darle un mejor aspecto a la melena y evitar la sobreproducción de grasa. ¡Ponlos en práctica!

Utilizar aceites esenciales

La aplicación de algunos aceites esenciales sobre el cabello resulta beneficiosa a la hora de controlar la producción excesiva de grasa en el cuero cabelludo. Sus propiedades descomponen el sebo y facilitan la limpieza de los folículos capilares. Las opciones más recomendadas son las siguientes:

  • Aceite esencial de árbol de té.
  • Aceite esencial de menta.
  • Aceite esencial de manzanilla.

De estos aceites se utiliza un par de gotas, ya sea diluidas en agua o en el champú de uso habitual. Otra opción es el aceite de romero, que además se asocia con el crecimiento saludable del pelo.

No te pierdas: 3 preparados con romero para cuidar tu cabello

Aplicar vinagre de sidra de manzana

Hasta la fecha no hay evidencias sobre los beneficios del vinagre de manzana para la salud capilar. Aún así, datos anecdóticos sugieren que su uso moderado puede reducir la oleosidad del pelo y prevenir problemas como la caspa.

  • Basta con diluir un par de cucharadas de vinagre de manzana en dos litros de agua.
  • Luego, se enjuaga el pelo con la mezcla.
  • Por último, se hace el lavado con champú y acondicionador.
  • Se puede emplear 2 o 3 veces a la semana.

Usar una mascarilla de aloe vera

Como ocurre con otros remedios caseros, no hay evidencias sobre la eficacia del aloe vera para combatir la oleosidad del pelo. Aún así, se ha usado en la cosmética natural como un coadyuvante contra el exceso de grasa, la caspa y el daño de las puntas. ¿Cómo aplicarlo?

  • Primero, se extrae gel fresco de aloe vera.
  • A continuación, se aplica por todo el cuero cabelludo con suaves masajes circulares.
  • Se deja actuar unos 20 minutos y se enjuaga.
  • Su uso puede repetirse 2 o 3 veces a la semana.
Aloe vera para champú.
En la cosmética natural, el gel de aloe vera ha sido uno de los productos favoritos para mantener el cabello saludable y limpio.

Aplicar un champú seco

Tras una rutina de entrenamiento o un día caluroso, es conveniente aplicar un champú seco sobre las raíces del pelo para absorber el aceite. Este producto puede adquirirse en tiendas cosméticas en diferentes presentaciones. Sin embargo, hay que evitar su uso excesivo.

Utilizar maicena o talco para bebés

La función de la maicena o el talco para bebés es reducir la oleosidad del pelo cuando incrementa debido al sudor o al calor. Es casi igual que un champú seco, pero con fórmula natural. Solo hay que aplicar una pequeña cantidad en la coronilla de la cabeza y masajear.

Evitar el cepillado entre lavados

Los cepillados excesivos también perjudican a las personas con cabello graso. Con el cepillado se arrastra el sebo y el sudor del cuero cabelludo hacia las cutículas. Lo mejor es reducir los cepillados para mantener la oleosidad bajo control. Lo mismo aplica con el uso de planchas y pinzas.

Es posible evitar el aspecto oleoso en el cabello

Que haya una producción excesiva de grasa en el cabello depende de muchos factores. No obstante, con un adecuado lavado y la aplicación de algunos remedios caseros se puede mejorar este problema. Eso sí, los cuidados deben ser constantes, como parte de la rutina capilar diaria.

  • Nayak BS, Ann CY, Azhar AB, Ling ECS, Yen WH, Aithal PA. A Study on Scalp Hair Health and Hair Care Practices among Malaysian Medical Students. Int J Trichology. 2017;9(2):58-62. doi:10.4103/ijt.ijt_76_16
  • Szöllősi AG, Oláh A, Bíró T, Tóth BI. Recent advances in the endocrinology of the sebaceous gland. Dermatoendocrinol. 2018;9(1):e1361576. Published 2018 Jan 23. doi:10.1080/19381980.2017.1361576
  • Draelos ZD. Essentials of Hair Care often Neglected: Hair Cleansing. Int J Trichology. 2010;2(1):24-29. doi:10.4103/0974-7753.66909
  • Hoover E, Aslam S, Krishnamurthy K. Physiology, Sebaceous Glands. [Updated 2020 Jun 8]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK499819/
  • Bassino E, Gasparri F, Munaron L. Protective Role of Nutritional Plants Containing Flavonoids in Hair Follicle Disruption: A Review. Int J Mol Sci. 2020;21(2):523. Published 2020 Jan 14. doi:10.3390/ijms21020523
  • Vardy, D., Cohen, A., Tchetov, T., Medvedovsky, E., & Biton, A. (1999). A double-blind, placebo-controlled trial of anAloe vera (A. barbadensis)emulsion in the treatment of seborrheic dermatitis. Journal of Dermatological Treatment, 10(1), 7–11. https://doi.org/10.3109/09546639909055904
  • Lawrence R, Tripathi P, Jeyakumar E. Isolation, Purification and Evaluation of Antibacterial Agents from Aloe vera. Braz J Microbiol. 2009;40(4):906-915. doi:10.1590/S1517-838220090004000023
  • D'Souza P, Rathi SK. Shampoo and Conditioners: What a Dermatologist Should Know?. Indian J Dermatol. 2015;60(3):248-254. doi:10.4103/0019-5154.156355
  • Gavazzoni Dias MF. Hair cosmetics: an overview. Int J Trichology. 2015;7(1):2-15. doi:10.4103/0974-7753.153450