¿Cómo podemos mejorar los síntomas de la osteoartritis?

Tú también puedes ayudar a reducir los síntomas de la osteoartritis mediante medidas terapéuticas sencillas en tu vida diaria. Descúbrelas y ponlas en práctica.
¿Cómo podemos mejorar los síntomas de la osteoartritis?
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 07 abril, 2022

La osteoartritis es una enfermedad del aparato locomotor que afecta sobre todo a la población adulta. Lo que ocurre es una degeneración paulatina del cartílago articular, la matriz extracelular y el hueso subcondral. Puede que parezca algo complejo, pero el caso es que los síntomas de la osteoartritis llevan a las personas que la padecen a disminuir su calidad de vida.

Se trata de una enfermedad que se desarrolla lenta y progresivamente. Los signos y síntomas más comunes son dolor, tumefacción, rigidez, sinovitis, deformidad y ruidos articulares (1).

En el caso de comenzar a sentir estos síntomas, es recomendable acudir al especialista para que realice un correcto diagnóstico y prescripción del tratamiento a seguir.

Tratamiento de la osteoartritis

El tratamiento para la osteoartritis puede dividirse en:

Además, parece lógico que los pacientes con riesgo de padecer esta enfermedad modifiquen sus hábitos de vida con el objetivo de prevenir esta afección.

Por ejemplo, algunos factores de riesgo son la obesidad, las lesiones de ligamentos o meniscos, actividades laborales, actividades recreativas y enfermedades de la cadera en la edad infantil (2).

9 Recomendaciones para mejorar los síntomas de la osteoartritis en la vida diaria

Aparte del tratamiento farmacológico, los expertos recomiendan realizar ciertas medidas terapéuticas sencillas en la vida diaria.

1. Educación sobre la enfermedad

Es importante que los pacientes con enfermedades crónicas conozcan todo lo posible sobre sus enfermedades. Principalmente, a las personas que padecen osteoartritis se les ha de explicar la génesis y evolución de su padecimiento.

Además, también es recomendable hacer hincapié en la progresión de la enfermedad, que normalmente es lenta. Las personas afectadas suelen pensar en que tendrán discapacidad y deformidades a corto plazo, es por ello que es bueno explicar que no siempre es así.

2. Pérdida de peso

En la osteoartritis, la obesidad es un factor de riesgo muy importante. Al reducir de peso, incluso en un pequeño porcentaje, se puede producir una disminución bastante notable del dolor. Es por eso que disminuir de peso, en el caso de estar por encima del peso ideal, es recomendable.

Si se padece obesidad o no se está en el peso ideal, entonces es bueno recomendar a los pacientes tomar un estilo de vida más saludable. En definitiva, adoptar un estilo de autocuidado puede ser crucial para los enfermos de osteoartritis.

3. Ejercicio para los síntomas de osteoartritis

El ejercicio ha demostrado ser un beneficio claro en el control del dolor y la funcionalidad de ciertas articulaciones con osteoartritis, como en el caso de las rodillas. Por lo general, es recomendable caminar, nadar o ir en bicicleta. Deben evitarse las actividades de sobrecarga articular y contacto físico.

ejercicios que te ayudan si tienes osteoartritis de rodilla

Por otro lado, existen varios ejercicios gimnásticos recomendados por los especialistas en reumatología. Los mismos se realizan con la articulación en descarga y son específicos para cada articulación. Algunos ejercicios de movilidad son los siguientes:

  • Cervical: en posición erguida, se colocan los brazos caídos a los lados del cuerpo. Luego se elevan los hombros sin mover la cabeza, se mantiene por un par de segundos y se vuelve a la posición inicial.
  • Dorso: se inicia acostado boca abajo sobre una alfombra en el suelo. La persona debe colocar sus manos en la cintura y luego elevar la cabeza y el tronco hacia arriba lo más posible, para luego volver a la posición inicial.
  • Lumbar: la persona debe estar acostada sobre la espalda con las rodillas flexionadas, apoyando las plantas de los pies sobre el plano del suelo. Luego debe elevar los glúteos hacia arriba, lo mantiene por 1 a 2 segundos y vuelve a la posición inicial.
  • Rodilla: acostado boca arriba, la persona debe elevar la pierna completamente extendida y mantenerla así por un par de segundos, para luego bajar paulatinamente.
  • Cadera: la persona debe estar acostada boca arriba con las piernas extendidas. Luego debe flexionar la rodilla sobre el muslo, y este último sobre el abdomen. La flexión debe realizarse según la capacidad de cada persona.

Este tipo de ejercicios de movilidad articular deben realizarse 2 a 3 veces al día, todos los días. Es normal la presencia de molestias leves luego de realizar los ejercicios durante los primeros días. No obstante, si el dolor persiste no dude en consultar con un profesional de salud.

5. Terapia con calor

La aplicación de calor local en las articulaciones afectadas permite aumentar la circulación sanguínea, aliviar el dolor y relajar la musculatura. Se pueden emplear medios caseros como las bolsas de agua caliente, la esterilla eléctrica o los fomentos calientes. Debe evitarse la aplicación de compresas con agua muy caliente, ya que puede lesionar la piel.

Por lo general, durante la fase de dolor articular se aplica calor local 1 a 2 veces al día, durante 15 a 20 minutos. De igual forma, las visitas a los balnearios y las curas termales 1 a 2 veces al año son ampliamente beneficiosas para mejorar las molestias de la osteoartritis.

6. Reposo y masajes

La osteoartritis es una enfermedad que cursa con fases intermitentes de dolor. Durante este periodo es recomendable no exigir mucho a nuestro cuerpo y mantener un reposo relativo. En este sentido, se deben evitar cargar objetos pesados, estar de pie por mucho tiempo o seguir largas jornadas laborales.

Por otro lado, los masajes constituyen un gran medio auxiliar para fomentar el trofismo y la fuerza muscular. Los mismos deben ser realizados por profesionales y estar dirigidos a los ligamentos, los músculos y los tendones alrededor de la articulación, más que a la propia articulación.

7. Medidas de protección articular

Por lo general, las personas que sufren osteoartritis de cadera, rodilla y columna lumbar deben emplear un calzado con suela de goma gruesa que permita absorber el impacto articular. Son recomendables los zapatos planos y se deben evitar los tacones altos.

Además, los profesionales recomiendan evitar caminar por superficies duras e irregulares. Es aconsejable desplazarse por la grama o la arena, ya que reduce la fuerza mecánica de impacto.

8. Higiene postural

Para cuidar la salud de las articulaciones y reducir los síntomas de la osteoartritis debe evitar sentarse en muebles o sillones muy suaves. En este caso, es preferible las sillas con respaldo recto, para que la columna y la cadera mantenga una posición natural. Además, es recomendable dormir en camas planas sin reblandecimientos.

9. Instrumentos de apoyo

El uso, por ejemplo, del bastón en la mano contralateral a la articulación afectada, ya sea rodilla o cadera, es útil al disminuir la sobrecarga, hasta en un 60 % en el caso de la cadera, con lo que se alivia significativamente el dolor (3).

Por otro lado, para paliar el dolor en la rodilla, puede ser útil utilizar suelas con cuña (4). Otros instrumentos, como la rodillera, pueden ser también de ayuda en el caso de tener una dolencia de la tibia o el fémur, por ejemplo.

Así pues, el tratamiento principal contra la osteoartritis suele ser la medicación. Sin embargo, para mejorar los síntomas de la osteoartritis, puede ser muy bueno tomar estas medidas descritas según la dolencia que se presente.



  • Fernández Travieso, J. C. (2013). Osteoporosis y Osteoartritis: incidencia de la inflamación en ambas patologías. Revista CENIC. Ciencias Biológicas, 44(1).
  • Espinoza-Morales, R., & Pérez-Bastidas, M. E. (2005). Enfoque terapéutico actual de la osteoartritis. Reumatología Clínica, 1, S8-S15.
  • Brand, R. A., & Crowninshield, R. D. (1980). The effect of cane use on hip contact force. Clinical orthopaedics and related research, (147), 181-184.
  • Keating, E. M., Faris, P. M., Ritter, M. A., & Kane, J. (1993). Use of lateral heel and sole wedges in the treatment of medial osteoarthritis of the knee. Orthopaedic review, 22(8), 921-924.
  • Geriatricarea, 10 consejos para mejorar la calidad de vida de las personas con artrosis. https://www.geriatricarea.com/2016/11/28/10-consejos-para-mejorar-la-calidad-de-vida-de-las-personas-con-artrosis/