¿Cómo preparar una lasaña sin horno?

¿Alguna vez has probado la lasaña sin horno? Queda fantástica y es sencilla de elaborar. Por ello, te ofrecemos unas cuantas variantes para que disfrutes de este plato.
¿Cómo preparar una lasaña sin horno?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 21 agosto, 2021.

Última actualización: 21 agosto, 2021

La lasaña es uno de los platos de la gastronomía italiana más internacionales. Existen multitud de recetas y de variedades distintas. Para todos los gustos. Sin embargo, te vamos a enseñar a preparar una lasaña sin horno de manera sencilla para poder disfrutar de esta elaboración en cualquier momento y lugar.

Hay que tener en cuenta que el valor nutricional de la lasaña puede cambiar dependiendo del relleno elegido. Lo más habitual es elaborarlas con carne. No obstante, también hay opciones con pescados y con verduras. Eso si, una parte fundamental es la bechamel, lo que puede determinar la calidad del resultado final.

Ingredientes de la lasaña sin horno

Para elaborar una lasaña de carne sin horno serán necesarios los siguientes ingredientes:

  • 8 obleas de lasaña.
  • 1 kilo de carne picada.
  • 2 cebollas.
  • 2 zanahorias.
  • 300 gramos de tomate triturado.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 1/2 vaso de leche.
  • 500 mililitros de salsa bechamel.
  • 2 cucharadas de salsa de tomate.
  • 1 cucharadita de orégano.
  • 1/2 cucharadita de romero.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra.
Hacer una lasaña sin horno es más fácil de lo que imaginas.

Paso a paso

  1. Hay que comenzar cociendo las obleas. Si no se va a realizar un horneado, es importante sumergir la pasta en una olla con agua hirviendo y sal durante unos 5 minutos. Se debe remover de vez en cuando para evitar que las placas se peguen unas a las otras durante el proceso. Cuando ya están cocidas y algo blanditas, se sacan a un papel absorbente.
  2. Ha llegado el momento de preparar la salsa. Para ello, se colocan en una sartén la cebolla y la zanahoria muy picadas con un fondo de aceite de oliva virgen extra. Se añade sal y pimienta y se cocina todo a fuego medio durante unos 10 minutos hasta que los vegetales se pochen.
  3. Una vez llegados a este punto, se incorpora la carne picada. Se vuelve a salpimentar y se remueve bien para conseguir que los ingredientes se integren correctamente. Será preciso separar la carne poco a poco con la ayuda de una cucharada de madera. De lo contrario quedarían tropezones muy grandes, algo que se debe evitar. Se cocina todo durante unos minutos hasta conseguir que la carne pierda el color a crudo.
  4. A partir de aquí queda incorporar el tomate triturado y seguir cocinando durante otros 5 minutos más, para posteriormente añadir el vino, la leche, el orégano y el romero. Todos los ingredientes están dentro de la sartén, por lo que queda reducir el fuego y dejar que se siga cocinando la salsa durante otros 40 minutos para que todos los sabores se fusionen.
  5. Cuando la salsa está lista se procede al montaje de la lasaña. Para ello, se colocan placas en el fondo de una fuente rectangular y se pintan con salsa de tomate. Se añade la salsa por encima. Acto seguido se cubre con otro piso de placas, así hasta completar un par de capas de carne. En el momento en el que la salsa se haya agotado, se vuelven a poner obleas por encima y se añade la bechamel. Te enseñamos cómo elaborarla perfectamente aquí.
  6. En este punto, la lasaña estará lista. Podrías también añadir un poco de queso en la superficie. Aprovechando el calor de la bechamel se fundiría. De este modo, quedaría una mejor textura final.


Otras variaciones de lasaña sin horno

Cómo preparar lasaña vegana
Existen muchas posibilidades para preparar lasañas diferentes, ¡incluso sin horno!

Te hemos enseñado una opción para preparar lasaña sin horno, pero realmente hay muchas más. Aunque el proceso de montaje suele ser siempre el mismo, el relleno cambia de unas recetas a otras y, así, se consiguen resultados muy distintos. Aquí van unos ejemplos.

Lasaña sin horno de espinacas

En este caso no se incluyen alimentos cárnicos en la receta. La carne se cambia por espinacas y estas se sofríen junto a un par de cabezas de ajo, pasas sultanas y champiñones. Servirán de sustituto para la especie de salsa boloñesa preparada en el caso anterior. El montaje se realiza de la misma forma, aunque colocando mayor cantidad de salsa de tomate en la primera capa para aportar jugosidad.

Con esta receta conseguirás un aporte significativo de compuestos antioxidantes. Dichos elementos permiten neutralizar la formación de radicales libres, lo que previene los signos del envejecimiento. Así lo evidencia una investigación publicada en Clinical Interventions in Aging.

Lasaña sin horno de pollo

Hay quien prefiere priorizar el consumo de carne blanca frente al de carne roja. Esto es posible a la vez que se disfruta de una sabrosa lasaña. En la receta de lasaña de carne sin horno solamente tendrás que sustituir la carne picada de ternera por carne picada de ave. Eso sí, en este caso es importante utilizar siempre vino blanco, nunca tinto. Te quedará un resultado más suave y con fácil digestión.

Ten en cuenta que la carne de pollo es mucho menos grasa que la de ternera. De este modo, se consigue un vaciado gástrico más rápido y se genera menos sensación de hinchazón. Por otra parte, la presencia del tomate asegura un buen aporte de licopeno, elemento que ha demostrado ser beneficioso para la salud cardiovascular.



Lasaña mixta

Si lo que quieres es disfrutar de los beneficios de la carne, pero sin renunciar a los antioxidantes de los vegetales, prepara una lasaña mixta. Solamente tendrás que añadir ingredientes distintos en cada capa. En la primera coloca salsa boloñesa. En la segunda añade un salteado de espinacas. Así sucesivamente hasta completar 3 o 4 pisos.

Ten en cuenta que el hierro de la carne se absorbe mejor con la vitamina C de las espinacas, tal y como afirma un estudio publicado en JAMA. Por este motivo, se trata de una receta fantástica para prevenir una situación de anemia.

Prepara lasaña sin horno de forma sencilla

Como has podido comprobar, preparar lasaña sin horno es realmente sencillo. Te quedará un resultado final algo menos crujiente, pero igual de sabroso. Además es más fácil y más rápido, por lo que no tendrás excusa para elaborar este plato con cierta frecuencia. Ten en cuenta que se puede conservar perfectamente un par de días en refrigeración.

Por último, no te olvides de que la lasaña es un plato excelente para los deportistas. Consigue aportar energía y proteínas en grandes cantidades. Resulta óptimo para antes y para después de una sesión de alto desgaste físico. Además, gracias al tomate consigue ayudar a reducir los marcadores del daño en el tejido muscular.

Te podría interesar...
Receta de canelones de espinacas: fácil y deliciosa
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Receta de canelones de espinacas: fácil y deliciosa

Este plato gusta a casi todo el mundo y, preparado en casa, resulta delicioso. Hoy presentamos una receta de canelones de espinacas.



  • Li, N., Zhao, G., Wu, W., Zhang, M., Liu, W., Chen, Q., & Wang, X. (2020). The Efficacy and Safety of Vitamin C for Iron Supplementation in Adult Patients With Iron Deficiency Anemia: A Randomized Clinical Trial. JAMA network open3(11), e2023644. https://doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2020.23644
  • Liguori, I., Russo, G., Curcio, F., Bulli, G., Aran, L., Della-Morte, D., Gargiulo, G., Testa, G., Cacciatore, F., Bonaduce, D., & Abete, P. (2018). Oxidative stress, aging, and diseases. Clinical interventions in aging13, 757–772. https://doi.org/10.2147/CIA.S158513
  • Costa-Rodrigues, J., Pinho, O., & Monteiro, P. (2018). Can lycopene be considered an effective protection against cardiovascular disease?. Food chemistry245, 1148–1153. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2017.11.055