Cómo reducir la tos con flema

Aunque nos cueste o no estemos acostumbrados, es muy importante que bebamos, al menos, dos litros de agua diarios para ayudar al organismo a liberar la flema y favorecer, así, su expulsión.
Cómo reducir la tos con flema
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 12 mayo, 2021.

Escrito por Yamila Papa Pintor, 18 abril, 2016

Última actualización: 12 mayo, 2021

Gracias a la tos, el organismo puede expulsar los agentes extraños que obstaculizan las vías respiratorias. Por ende, no siempre es mala. No obstante, cuando se presenta con frecuencia y viene acompañada con otras molestias, es un síntoma de un problema de salud, como puede ser un resfriado común, gripe, una alergia, asma, una infección, entre otros. ¿Has tenido tos con flema alguna vez? ¿Sabes cómo obtener el alivio?

La tos con flema normalmente aparece a causa de una infección. Esta sustancia se produce y acumula en los pulmones, y su cometido es el de luchar contra los procesos inflamatorios.

“El esputo es una mezcla de mucosidad, detritus y células expulsadas por los pulmones. Puede ser transparente, amarillento, verdoso o con trazos de sangre” aclara el Manual MSD.

A su vez, la tos y la expectoración son las únicas formas de eliminar la flema. De esta manera, todo el sistema respiratorio se libera de aquello que le molesta. Pero a veces, aunque tosamos no conseguimos expulsar toda la mucosidad que se almacena en los pulmones. Esto genera una congestión cada vez mayor, entre otras molestias.

Para el tratamiento de la tos con flemas, el médico puede recetas medicamentos expectorantes. Estos ayudan a hacer más fluido el moco y a expulsarlo con más facilidad. A la par de ello, el médico podría autorizar el uso de algunos remedios caseros y medidas de autocuidado. Veamos algunas a continuación.

Medidas para reducir la tos con flemas

¿Estás padeciendo del tipo de tos que incluye moco y te hace sentir mal y sin fuerzas para hacer tus actividades cotidianas? Te recomendamos que consultes con tu médico si te convendría usar alguno de los remedios caseros que siguen.

1. Beber abundante a agua

Combate la celulitis tomando agua.
La hidratación constante también es parte importante del tratamiento de esta condición.

Es muy importante que te mantengas bien hidratada siempre, pero a la hora de aliviar la tos con flema es aún más importante. El agua ayuda a fluidificar el moco y a facilitar su expulsión.

Recuerda cuanto más líquido consumas, más fácilmente podrán diluirse las mucosidades. Podrás expulsarlas sin problemas al toser y al sonarte la nariz.

Cuando tienes tos con flema, no es recomendable que consumas bebidas industriales (refrescos de cola, aguas saborizadas, etc.). En su lugar, lo ideal es que le des prioridad al consumo de agua y, a modo de complemento, bebidas naturales (como zumos de frutas, infusiones de hierbas, etc.).

2. Vapores

De acuerdo con la sabiduría popular, cuando tenemos tos con flema, una de las mejores maneras de ayudarnos a liberarnos de la mucosidad es hacer inhalaciones de vapor.

Cómo hacer las inhalaciones de vapor

  • Pon en un cazo una buena cantidad de agua y caliéntala.
  • Cuando rompa el hervor, acerca la cara (a una distancia prudente) y tápate la cabeza con una toalla para que el vapor no se escape. Ten cuidado de no quemarte.
  • Inhala y exhala.

Algunas personas agregan un puñado de sal gruesa o unas hojas de hierbas medicinales como eucalipto, menta o romero. Otras opciones recomendadas son la salvia y el saúco. Incluso, podrías echar unas gotas de los aceites esenciales de estas plantas.

3. Ajo

El ajo está considerado como uno de los mejores antibióticos naturales por su contenido de alicina. Por ello mismo, en caso de gripe o resfriado, se recomienda consumirlo con frecuencia, como parte de una dieta equilibrada. Sin embargo, puedes consumir 1 o 2 dientes en ayunas crudo.

Hay quienes preparan una infusión con 1 taza de agua (250 ml) y 2 dientes de ajo, cuelan el líquido y lo beben con una cucharada de miel.

4. Pimienta y miel

La miel es uno de los antisépticos naturales más empleados.

A la mezcla de pimienta y miel se le atribuyen propiedades mucolíticas. Asimismo, a la miel sola se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que ayudarían a aliviar el malestar general.

Preparación

  • Prepara un té como de costumbre (con hebras o de bolsita).
  • Añádele una cucharada de miel y una pizca de pimienta blanca molida.
  • Bebe 3 tazas al día hasta que hayas expulsado toda la flema.

5. Cebolla

La cebolla, al igual que el ajo, tiene compuestos a los que se le han atribuído propiedades medicinales. Por ello mismo, se considera que es útil para combatir infecciones pulmonares que causen tos con flema.

Para aprovecharla, puedes consumirla cruda en ensaladas o puedes cortarla en trozos pequeños y colocarla en un plato junto a tu cama por la noche, para favorecer el buen descanso. La humedad del alimento es lo que te promoverá el alivio como tal.

También, puedes aprovechar sus beneficios haciendo inhalaciones de vapor con un cazo que contenga una cebolla cortada por la mitad. (Debe hervirse durante algunos minutos.)

6. Infusión descongestiva

El jengibre es un alimento con propiedades antiinflamatorias y analgésicas, por su contenido de gingerol. Asimismo, es un expectorante natural que, junto con  un poco de limón, cebolla y miel, puede brindar alivio en caso de tos con flemas.

Ingredientes

  • ½ cebolla
  • 1 litro de agua
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 1 pizca de jengibre molido

Preparación

  • Pon en un cazo el agua y la cebolla picada.
  • Calienta hasta que rompa a hervir y deja que se reduzca el líquido a la mitad.
  • Cuela y agrega el zumo, la miel y el jengibre.
  • Bebe lo más caliente posible.

7. Leche y jengibre para la tos con flema

Leche con canela

La leche tibia con canela y jengibre es otra opción para recofortarse y expulsar las flemas. Esto es porque tanto la canela como el jengibre tienen propiedades antiinflamatorias que favorecen el alivio general.

 

  • Antes de ir a la cama, calienta una taza de leche y agrega una pizca de jengibre molido.
  • Puedes endulzarla como más te guste. No obstante, te aconsejamos hacerlo con miel.
  • Bébela y acuéstate a dormir.
  • Nota: el jengibre y la canela están contraindicados en algunos casos, por ende, infórmate bien antes de consumirlos.

Como comentábamos, la tos es un tipo de reacción natural del organismo la mayoría del tiempo. Sin embargo, en determinadas circunstancias, es síntoma de un problema de salud y puede resultar muy molesta. ¿Tienes tos con flema? ¿Ya has consultado con el médico? En caso de que aún no lo hayas hecho, no demores. El profesional te evaluará e indicará cuál es el tratamiento más adecuado para que te sientas mejor y te repongas.

Te podría interesar...
¿Tienes congestión nasal? Dile adiós con estos 7 remedios con plantas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Tienes congestión nasal? Dile adiós con estos 7 remedios con plantas

Si tienes congestión nasal puedes aprovechar las propiedades de algunas plantas medicinales como el jengibre o la cayena para aliviar las molestias...



  • Canning, B. J.; Chang, A. B.; Bolser, D. C.; et al. (2014). “Anatomy and Neurophysiology of Cough”, Chest, 146 (6): 1633-1648.
  • Polverino, M.; Polverino, F.; Fasolino, M.; Andò, F. et al. (2012). “Anatomy and neuro-pathophysiology of the cough reflex arc”, Multidisciplinary Respiratory Medicine, 7: 5.
  • Ugarte Libano, R. (2013). “¿Necesitamos antitusígenos?”, Rev Pediatr Aten Primaria, 15: 199-201.