¿Cómo se relacionan el perfeccionismo y la depresión?

El perfeccionismo y la depresión tienen una relación de causa efecto. Si no logramos sentirnos satisfechos con nuestros logros, podemos experimentar síntomas depresivos.
¿Cómo se relacionan el perfeccionismo y la depresión?
Andrés Carrillo

Escrito y verificado por el psicólogo Andrés Carrillo.

Última actualización: 26 noviembre, 2021

El perfeccionismo y la depresión presentan una evidente correlación. La perfección es una expectativa irrealizable y genera frustración constante. Resulta lógico pensar que nuestro estado de animo se ve afectado cuando nunca estamos satisfechos con lo que hacemos. Asimismo, se sabe que ciertos rasgos de la personalidad también inciden en la aparición de la depresión. Entonces, ¿cómo se relacionan? 

¿Qué es el perfeccionismo?

Para entender cómo se da la relación entre el perfeccionismo y la depresión debemos revisar ambos conceptos. En este sentido, el perfeccionismo se entiende como un esquema mental desadaptativo que ocasiona problemas de comportamiento.

La expectativa de perfección puede expresarse de diferentes maneras. Algunas personas se exigen demasiado a sí mismas, mientras que otras depositan demasiadas expectativas en los demás. De cualquier forma, nunca es sano orientar nuestras vidas en base a un ideal de perfeccionismo.

Cuando tenemos la necesidad de que todo resulte perfecto, la autoestima se ve afectada. Incluso, cuando buscamos la perfección en ciertos aspectos, lo padecemos en todas las áreas.

Un claro ejemplo es cuando una persona necesita tener siempre los mejores resultados en el trabajo; sin embargo, al no conseguirlos, se aflige y no consigue funcionar bien en otros ámbitos. 

¿Qué es el perfeccionismo?
Pretender ser perfectos en todo solo conduce a estados de frustración y decepción.


Causas del perfeccionismo

La principal causa del perfeccionismo, e incluso de la depresión, es un estilo de crianza disfuncional. Aquellos padres que le exigen demasiado a sus hijos, con el tiempo les provocan frustraciones. Los niños que crecen en ambientes hostiles, donde se les educa para conseguir resultados por encima de otras cosas, se vuelven insensibles y perfeccionistas.

Tener baja autoestima es otro factor de riesgo para la personalidad perfeccionista. Las personas que por algún motivo no han conseguido establecer su autoestima, se refugian en la idea de ser perfectos. Es importante identificar el origen de nuestras expectativas para poder moderarlas.

El entorno también puede jugar en contra cuando nos encontramos rodeados de una competitividad tóxica. Así las cosas, en los ambientes laborales disfuncionales el perfeccionismo se intensifica. Cuando pasamos mucho tiempo expuestos al comportamiento negativo de otros es normal que nos afecte.

Perfeccionismo y su relación con la depresión y la ansiedad

Como hemos visto anteriormente, la relación entre el perfeccionismo y los problemas de salud mental es clara. La ansiedad y la depresión son las principales patologías asociadas. Y es que, al no poder satisfacer las expectativas del perfeccionismo, las personas se automaltratan emocionalmente.

La ansiedad ocurre cuando nos adelantamos de manera catastrófica a cualquier acontecimiento. En condiciones normales, se trata de un patrón de pensamiento irracional. Pero cuando las personas tienen expectativas de perfección, el miedo a no ser suficiente siempre está presente.

En relación a la depresión, se trata de la respuesta más intensa. Es un estado de abulia constante del que es complicado salir. Ahora bien, para deprimirse a causa del perfeccionismo habrá que estar sometido a una presión incesante durante largo tiempo, y no recibir ningún tipo de ayuda.

¿Cómo lidiar con el perfeccionismo?

Cambiar los esquemas mentales respecto al funcionamiento de nuestra vida es indispensable. Hay que entender que, aunque no obtenemos siempre los mejores resultados, podemos sentirnos conformes. Esto no implica volvernos personas conformistas; se trata de aceptar que el éxito no es un camino lineal, es normal que existan altibajos.

Tener una red de apoyo social evita que los estragos del perfeccionismo ocasionen situaciones intensas, como trastornos de ansiedad o depresión. Contar con el apoyo de amigos y familiares facilita la aceptación de los resultados cuando estos no nos complacen por completo.

¿Cómo lidiar con el perfeccionismo?
Tener una red de apoyo es determinante para afrontar el perfeccionismo. Aún así, puede ser necesaria una consulta con el psicólogo.

¿Cuándo buscar ayuda profesional?

En algunos casos, será necesario acudir a terapia con un profesional de la salud mental. Lo idóneo es poder identificar si la situación nos afecta de manera intensa y prevalente. En concreto, la consulta es necesaria si el perfeccionismo afecta tres o más áreas de la vida. 

No es necesario tener depresión para buscar ayuda. De hecho, es positivo cuando nos damos cuenta de que necesitamos iniciar un proceso terapéutico. A menudo, las áreas más afectadas por el perfeccionismo son la familia, el trabajo y las relaciones interpersonales.

Los familiares y amigos también pueden padecer el comportamiento de un perfeccionista; no es sencillo lidiar con la frustración constante de un ser querido. Si deseas ayudarle, debes motivarlo a buscar ayuda. Eso sí, el apoyo siempre debe ser empático y respetuoso.



¿El perfeccionismo siempre es perjudicial?

Tener insatisfacción crónica nunca es saludable. Ser perfeccionista evita que las personas puedan alcanzar su mejor potencial. Por paradójico que suene, mientras más buscamos alcanzar la perfección, más nos alejamos de nuestra mejor versión.

Así pues, para no caer en un círculo vicioso de rendimiento inalcanzable, debemos ser unos jueces justos cuando se trata de nuestros progresos. Aprender a valorar los avances que tenemos, aunque aún estemos lejos de nuestro mejor nivel, es positivo para aumentar la motivación de cara al futuro.

Te podría interesar...
Perfeccionismo: causas, tipos y consejos para manejarlo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Perfeccionismo: causas, tipos y consejos para manejarlo

El perfeccionismo se entiende como una expectativa exagerada e irrealizable respecto a nuestro desempeño o al de los demás.



  • Vera Farfan, A. L. Análisis teórico de la variable esquemas mentales desadaptativos según la teoría Jeffrey Young.
  • FRANCHI, S. (2010). Estilo de personalidad perfeccionista y depresión15. Contribuciones y proyecciones de la Etnografía en el estudio interdisciplinario del desarrollo infantil., (13), 53.
  • Ferrer, L., Martín-Vivar, M., Pineda, D., Sandín, B., & Piqueras, J. A. (2018). RELACIÓN DE LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN EN ADOLESCENTES CON DOS MECANISMOS TRANSDIAGNÓSTICOS: EL PERFECCIONISMO Y LA RUMIACIÓN. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual26(1).
  • Puddington, M. M. (2021, July). Asociación diferencial del perfeccionismo con distintos tipos de síntomas de depresión. In XVIII Reunión Nacional y VII Encuentro Internacional de la AACC.