Cómo comunicar malas noticias en salud

08 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Comunicar un diagnóstico negativo a los pacientes es una tarea difícil para los profesionales sanitarios. Por ello, es conveniente prepararse con antelación y poner en práctica algunas estrategias.

En muchas ocasiones, la forma de comunicar malas noticias predice tanto el pronóstico como la actitud del enfermo y de los familiares en los contextos sanitarios. Y es que, al hacerlo, se producen alteraciones a nivel emocional, psíquico y conductual en el receptor. Estos efectos persisten días o meses desde que se le dio la noticia.

En varios estudios se ha documentado que ni estudiantes, ni médicos han sido instruidos en la forma de comunicar a los pacientes un resultado negativo. Esto conlleva a que existan dudas, miedos o inseguridad en los profesionales sanitarios a la hora de hacer frente a este tipo de vicisitudes.

De hecho, en algunos casos estos problemas se camuflan con una evitación del contacto personal médico-paciente para no implicarse demasiado. ¿Qué tener en cuenta a la hora de comunicar malas noticias? Existen varias estrategias. A continuación las detallamos.

Condiciones para tener en cuenta antes de comunicar las malas noticias

En términos generales, hay cuatro condiciones que se deben tener en cuenta a la hora de comunicar malas noticias a los pacientes. Las mismas, corresponden a las siguientes:

  • Contar con la mayor información posible del diagnóstico, pronóstico, gravedad, etcétera. 
  • Tener presente la idiosincrasia de cada paciente (N=1).
  • Apoyarse en la familia del paciente.
  • Valorar la genuina relación médico-paciente y evitar mentir o ser falsamente optimista.
Condiciones previas para tener en cuenta antes de comunicar las malas noticias
Antes de dar un diagnóstico negativo a los pacientes, es necesario informarse bien respecto a la enfermedad y los tratamientos.

Una vez que se cuente con toda la información posible y las condiciones necesarias para comunicar malas noticias, se deberá procurar satisfacer los siguientes cuatro objetivos:

  • Procurar que la información brindada sea lo más clara y concisa posible.
  • Identificar si hay deseos de persuadir al paciente de adoptar recomendaciones.
  • Minimizar el estrés del paciente para buscar su satisfacción.
  • Minimizar el malestar del personal de salud.

Te puede interesar: La importancia de visitar periódicamente al médico

6 pasos para comunicar malas noticias en salud

Buckman y Baile (2000) idearon el protocolo SPIKES de 6 pasos para comunicar malas noticias en salud y minimizar el impacto emocional de las mismas, en la medida de lo posible. En el siguiente espacio lo detallamos.

1. Preparar la entrevista

Examinar a fondo la historia clínica del paciente para contar la mayor seguridad en el diagnóstico. Incluso, se puede llevar a la entrevista con el paciente. Se debe preparar a conciencia la reunión en la que el paciente y su familia van a recibir la noticia. Para ello, es necesario valorar el estado emocional de la persona afectada.

2. Determinar qué sabe el paciente

Valorar el punto de vista del paciente, preguntar antes de aseverar cualquier opción. Recordar que suponer es ignorar. Averiguar la personalidad, el contexto socioeconómico y cultural del paciente para adaptarse a él.

3. Reconocer cuánto quiere saber el paciente

Es necesario tener en cuenta la inquietud del paciente y si tiene o no la necesidad de saber más acerca de su enfermedad. Se puede encontrar, desde pacientes que no desean saber nada, hasta pacientes que quieren conocer hasta el último detalle de su enfermedad. En ambos casos hay que respetarlo y tratar de brindar la mejor atención.

Reconocer cuánto quiere saber el paciente
A la hora de dar malas noticias en salud es importante mostrar empatía y apoyo. Además, es bueno tener presente cuánto quiere saber el paciente sobre su condición.

4. Comunicar la información al paciente

Se debe compartir la información con el paciente en una suerte de diálogo terapéutica. Se evitará la jerga médica y se cuidará el léxico para adaptarlo al nivel cultural del paciente. También se debe cuidar el lenguaje no verbal, para que sea pausado y se acompañe el diálogo con gestos acordes.

5. Responder a las reacciones del paciente

Es necesario que, pase lo que pase, el médico se muestre empático y comprenda las emociones del paciente, pues estas pueden ser muy variables. No obstante, en casos de que la respuesta sea muy desadaptativa, el médico deberá solicitar el apoyo del personal adecuado.

6. Diseñar un plan terapéutico

Se programará el seguimiento, dejando claro al paciente que nunca estará solo y que contará con el apoyo necesario.  Aquí, en última instancia, es conveniente hacer un breve resumen sobre lo dicho en la entrevista y dejar claras todas las dudas que hayan podido surgir.

No te pierdas: 6 médicos que toda mujer debe visitar

La actitud del médico es importante para comunicar las malas noticias en salud

La respuesta del médico y del resto del personal sanitario es crucial de cara a las reacciones del paciente, sobre todo a la hora de comunicar malas noticias. Por eso, se debería instruir a los médicos en estas técnicas, así como en recursos para las entrevistas.

  • Monden KR, Gentry L, Cox TR. Delivering bad news to patients. Proc (Bayl Univ Med Cent). 2016;29(1):101‐102. doi:10.1080/08998280.2016.11929380
  • Baile, W. F., Buckman, R., Lenzi, R., Glober, G., Beale, E. A., & Kudelka, A. P. (2000). SPIKES—a six-step protocol for delivering bad news: application to the patient with cancer. The oncologist5(4), 302-311.
  • De Lima, A. E. A. (2003). ¿ Cómo comunicar malas noticias a nuestros pacientes y no morir en el intento?. Rev Argent Cardiol71, 217-220.
  • Díaz, F. G. (2006). Comunicando malas noticias en Medicina: recomendaciones para hacer de la necesidad virtud. Medicina intensiva30(9), 452-459.