Conoce los mejores beneficios de practicar hábitos saludables

Solimar Cedeño·
26 Marzo, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
29 Mayo, 2019
Un estilo de vida saludable no solo te hace lucir bien, sino que te ayuda a sentirte bien y a desenvolverte con mayor facilidad por la vida.

Una vida saludable se construye a través de diversas prácticas, mantenidas de forma coherente en el tiempo. Por ende, los beneficios de practicar hábitos saludables no son algo que se obtenga mediante el compromiso de un rato, ni de un día, sino un compromiso que uno concreta con uno mismo para el resto de los días.

Además de ayudar a mantener una buena condición física, un peso saludable y mucha energía y vitalidad, los hábitos saludables pueden aportar otros beneficios que, al sumarse a los demás, contribuyen con el bienestar integral. ¿Intuyes cuáles pueden ser? ¿Sientes curiosidad por saber más? En ese caso, no dejes de leer todo lo que vamos a comentarte a continuación.

1. Peso saludable

6 trucos prácticos para reducir la grasa de las caderas

Una alimentación saludable, que se ajuste a tus necesidades, y además sea rica en vegetales, frutas y fuentes de fibra y grasas saludabes, aportará a tu cuerpo los nutrientes necesarios para que los órganos funcionen correctamente. Esto te ayudará a mantenerte en un peso saludable, acorde a tu índice de masa corporal.

Al mantenerte en un peso corporal saludable, no solo disminuirás considerablemente el riesgo de padecer sobrepeso, sino muchas otras enfermedades que comprometen la calidad de vida tanto a corto como a largo plazo. Adicionalmente, al estar físicamente sano y con energía, sumarás bienestar mental.

Come sano y verás que tu cuerpo lo agradecerá y recompensará. Evita la ingesta de dulces ultraprocesados, gaseosas, grasas saturadas y comestibles industriales.

No te pierdas: Entrevista a Carlos Ríos: y tú, ¿comes comida real?

2. Bienestar físico y mental

Aunque existe la creencia de que “practicar hábitos saludables es solo cuestión de físico”, en realidad, no se trata solo de eso. Practicar buenos hábitos y ser saludable implica hallar (y fomentar) el equilibrio entre el cuidado del cuerpo y el de la mente.

Como se dice en el ámbito popular “el cuerpo es un templo que se debe cuidar” y todos los aspectos que lo componen y rodean son importantes. No te enfoques solo en lo físico o en lo mental, busca el equilibrio entre ambos para disfrutar de una buena calidad de vida, tal y como hacían los griegos en su momento. Hazlo hoy, mañana, siempre y disfruta de una vida más plena.

Practica regularmente un deporte o una actividad física de tu preferencia y activa al cuerpo con el ejercicio. Camina al menos 30-40 minutos al día, disfruta de esa sesión de bailoterapia en grupo, o simplemente esa sesión de yoga que te ayude a conectar con el aquí y ahora.

Trabajar el cuerpo potencia el bienestar mental y facilita diversos procesos, como la gestión del estrés y la toma de decisiones. Asimismo, la persona saludable se siente segura de sí misma porque sus hábitos la ayudan a tener confianza y una buena autoestima.

3. Buena higiene personal

Sentirse bien ayuda a mantener una buena higiene personal y viceversa. Esto es porque, a menudo, cuando nos cuidamos y nos vemos bien, nos animamos a seguir haciéndolo y a sumar beneficios. 

Mantener una buena imagen y dedicarle tiempo a la higiene personal es un hábito saludable, siempre que se incluya dentro de una estrategia de vida adecuada. Esto quiere decir que de poco servirá cuidar la apariencia si luego nos vamos a enfermar o sentir mal. Hay que procurar siempre llevar a cabo una estrategia integral.

Verte bien ayudará a aumentar tu confianza y autoestima porque te verás bien y eso hará que te sientas satisfecho con tu aspecto.

Cosas tan sencillas como cepillarse los dientes, cortarse las uñas y el cabello o ducharse a diario, entre otras actividades nos ayudan a cuidarnos y sumar bienestar.

Dedícate unos minutos para ti y bríndale a tu cuerpo un momento de cuidados personales.

¿Lo sabías? 7 errores de cuidado personal que pueden dañar tu salud

4. Conexiones y relaciones interpersonales positivas

Dos amigas hablando y tomando café.

Otro hábito saludable es compartir con otras personas y socializar con tus familiares, amigos, pareja y compañeros de trabajo. El ser humano es social, y comunicarse ayuda a generar confianza.

Exprésate y sé tú mismo, no sientas temor por equivocarte y decir lo que piensas. Vivir las emociones al momento será beneficioso para tu salud mental, porque evitarás caer en estados depresivos o de ansiedad.

Comunicarse es una cualidad de la persona y puede abrirte muchos caminos en la vida. Los seres humanos son comunicativos al relacionarse con otros, no te aísles del mundo y aprende de los demás a través de las experiencias.

Como hemos podido ver, lo que hacemos a diario tiene más impacto en nuestra vida que una medida puntual. Por ello, vale la pena aprender a cuidarnos y practicar hábitos saludables siempre para disfrutar de una buena calidad de vida.

Si tienes dudas acerca de cómo mejorar tus hábitos para sentirte mejor en general, consulta con tu médico de cabecera. El profesional podrá darte las pautas más adecuadas para ti, para que logres tus objetivos y no descuides en ningún momento tu salud.