Consejos para aprovechar al máximo una visita al médico

Los doctores disponen de poco tiempo para atender a cada paciente, por lo que se recomienda llegar a la consulta con apuntes de síntomas y dudas. Ten enseñamos cómo hacer rendir los minutos con un especialista.
Consejos para aprovechar al máximo una visita al médico
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 08 abril, 2022

Controlar problemas de salud requiere por lo menos una visita al médico. Bien sean consultas regulares o esporádicas, es necesario aprovechar el momento porque son pocos minutos para exponer lo que uno siente en el cuerpo.

Si te organizas, ayudas planteando detalles que conducen al diagnóstico y prescripción del tratamiento. Para ello, es recomendable tomar nota de los síntomas y exponerlos al galeno.

No tiene que ser diferente si el especialista asiste a tu casa. Un artículo difundido por la revista médica La Paz asegura que las visitas domiciliarias permiten un control adecuado y cercano a la realidad, derivando en la empatía entre doctor y paciente.

¿Cómo prepararse antes de la visita al médico?

Tanto la primera vez, como en citas de rutina, asiste con un plan, de modo que en el tiempo limitado del profesional de salud abarques todos los puntos que te aquejan. A continuación, presentamos algunas pautas básicas para hacer fructífera la visita al médico.

1. Rellena con cuidado los formularios

Es normal que el primer día llenes cuestionarios. Presta atención a las interrogantes y si hay alguna duda, aclárala antes de contestar.

Consulta médica en la adolescencia.
Las consultas de primera vez pueden requerir que se completen algunos datos más burocráticos que el profesional no posee.

2. Colabora con la historia médica

La información que facilites complementa el archivo clínico. Además de las planillas, todos los datos ofrecidos al facultativo son material para la historia médica. Este documento se nutre de referencias sobre enfermedades, alergias, cirugías, medicamentos, etc.

Si por algún motivo cambias de profesional, comparte el nombre del anterior. Si es posible, consigue copias de los registros viejos sobre tu salud. En caso de ser un paciente regular, comenta lo que varió desde el último chequeo.

3. Recuerda los análisis y estudios

Los resultados de exámenes, las radiografías e informes son claves para evaluar el progreso. No dejes en casa este material; es común que lo pidan para revisar en la segunda cita.

4. Lista las inquietudes

Toda visita al médico tiene un motivo. De acuerdo con los síntomas, lista lo que te inquiete y comunícalo. El doctor abordará los malestares por prioridad. Este consejo es clave cuando acudes a consulta con un niño o un adulto mayor.



5. Exprésate con sinceridad

No sientas temor de hablar. Los médicos necesitan escucharte para tomar las mejores decisiones. Manifiesta tus incomodidades y preocupaciones. Si percibes que la cita va muy rápido, propón regresar otro día.

Durante la conversación menciona si los fármacos que tomas te producen efectos secundarios; incluso si tienes problemas para costear el tratamiento. Probablemente hallen un sustituto.

En cuanto a los temas embarazosos, solo el médico sabrá cómo resolverlos. Deja a un lado la pena y habla con confianza.

6. Ve y oye con claridad

Las personas con anteojos no pueden olvidarlos en casa, ya que es necesario ver con claridad las instrucciones que escribe el médico, por si presentan alguna confusión. También hay que mirar con cautela la explicación de imágenes que los galenos muestran en monitores y negatoscopios.

Asimismo, quienes usan aparatos auditivos deben cerciorarse del funcionamiento correcto y decir al médico si hay algún problema para oírlo. Con seguridad este contribuya hablando lento.

7. Asiste acompañado o solicita un intérprete

Ir en compañía de un amigo o un familiar es beneficioso, pues ellos podrían recordarle al facultativo asuntos que olvidaste. Igualmente, ayudan a tomar notas sobre el diagnóstico.

Por otra parte, algunas personas necesitan de un intérprete y no siempre hay disponibles en los consultorios. No dejes que el idioma se convierta en una barrera para abordar temas tan delicados. Con antelación, busca un traductor de confianza.

Preguntas claves en una visita al médico

Así como los médicos se basan en guías científicas para entrevistar a los pacientes, también existen algunas preguntas que puedes hacerle. Entre otras, destacan las siguientes:

  • ¿Qué significan los síntomas?
  • ¿Cuáles son las causas del problema?
  • ¿Es grave la afección?
  • ¿Es necesario dejar algún alimento?
  • ¿El tratamiento provoca efectos secundarios?
  • ¿Los exámenes ordenados duelen?
  • ¿La condición afectará la calidad de vida?
  • ¿Por cuánto tiempo es el tratamiento?
Médica informa resultado de radiografía.
Los resultados que se informan deben quedar claros. Pregunta y repregunta si algo no ha quedado bien explicado o parece que persisten las dudas.


No te marches con dudas

Aunque haya terminado la cita, no salgas del consultorio con dudas. Pregunta al galeno si hay oportunidad de pautar otra visita o si existe un canal adicional por el que puedas contactarlo. El correo electrónico o números telefónicos extras funcionan en estos casos. Indaga si alguien más puede atenderte cuando no logres ubicarlo.

Solicita folletos e instrucciones escritas y revisa minuciosamente las recetas entregadas para adquirir los remedios.

La paciencia es fundamental cuando comienzas el control médico. No siempre se obtiene un diagnóstico en la primera visita, así que mantén la calma hasta que den con el origen de tus malestares.

Es posible que el camino a tomar sea difícil. Si ese es el escenario, pregunta abiertamente por otras alternativas para tratar tu patología.

Por último, sé amable y respetuoso con el personal de salud que te atiende. Si sufres alguna enfermedad crónica, por mucho tiempo establecerás una relación con ese equipo.

Te podría interesar...
La importancia de visitar periódicamente al médico
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
La importancia de visitar periódicamente al médico

Visitar periódicamente al médico puede ayudarte a prevenir o incluso descubrir enfermedades de las que no te habías percatado. ¡Que no te venza la ...