3 consejos para aumentar la resistencia sexual

¿Quieres aumentar la resistencia sexual? Existen algunas claves que resultan de utilidad, como es el caso de la actividad física o los ejercicios de Kegel. Te lo contamos.
3 consejos para aumentar la resistencia sexual

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 06 marzo, 2019

Última actualización: 25 junio, 2020

Aumentar la resistencia sexual puede ser una buena estrategia para disfrutar de las relaciones íntimas de una manera más satisfactoria. Para lograrlo, resulta de gran utilidad no solo tener una buena comunicación con la pareja sino también mantener en el tiempo hábitos saludables y coherentes.

Hacer ejercicio a diario, comer sano, mantenerse bien hidratado son algunos de los hábitos que no solo contribuyen con la salud del cuerpo en líneas generales, sino que suman bienestar en el ámbito sexual.

Por supuesto, la consulta con el especialista será ineludible si la persona experimenta malestar, agotamiento y dificultades persistentes en los encuentros sexuales, como la eyaculación precoz. Solo así se podrá determinar la causa del problema y cuál puede ser el mejor tratamiento para abordarla.

Con todo, si lo que quieres es mejorar tu desempeño en el sexo, tal vez te interesen las 3 pautas básicas que a continuación te presentaremos.

Claves para aumentar la resistencia sexual

Pareja estirando para salir a correr.

1. La actividad física es uno de los pasos para aumentar la resistencia sexual

¿Duras poco al hacer el amor porque te cansas antes de lo previsto? ¿Sientes fatiga casi desde el principio? Quizás esto tenga que ver con una cuestión de resistencia física en general.

De hecho, existen evidencias que llaman la atención sobre este aspecto. Este es el caso de un estudio que el profesor Igor Grabovac ha realizado junto a otros científicos. Sus hallazgos indican que llevar una vida más activa se asocia a menudo con relaciones sexuales de mayor calidad.

Por tanto, el sedentarismo o la falta de ejercicio a nivel físico son factores que luego producen consecuencias en otros ámbitos, como es el de los encuentros íntimos.

No obstante, es posible introducir la actividad física en la rutina diaria con algunas ideas sencillas. Según las características, los gustos y las necesidades de cada persona, hay distintas formas de hacerlo:

  • Una alternativa es empezar caminando un rato cada día.
  • También hay quienes prefieren salir unos minutos a correr.
  • Incluso, si dispones de instalaciones y recursos cercanos, acaso te interese considerar opciones como la natación, el baile u otro tipo de clase dirigida.

Con el tiempo llegarán los resultados. Lo importante es que seas constante en el objetivo que te hayas marcado. En este sentido, ya sea buscar la orientación por parte de un entrenador o bien decidirse por la práctica en grupo serán estrategias útiles a considerar.

2. Los ejercicios de Kegel son también una de las claves para aumentar la resistencia sexual

Ejercicios de Kegel.

Otra de las pautas para aumentar la resistencia sexual consiste en realizar los ejercicios de Kegel, lo cuales pueden llevarlos a cabo tanto hombres o mujeres.

La finalidad de los mismos se basa en fortalecer los músculos del suelo pélvico, para mejorar la erección en el caso masculino o la contracción vaginal en el femenino.

La secuencia básica a seguir se centra en estos pasos:

  • Los primeros días intenta cortar el chorro de la orina cuando estés en el baño. Esto te ayudará a detectar cuáles son los músculos a entrenar.
  • Una vez que los tengas identificados, prueba a ejercitarlos en cualquier otro lugar.
  • Empieza por contraerlos durante unos segundos para después descansar otros varios segundos.
  • Este paso puedes repetirlo unas cuantas veces hasta hacer series de uno o más minutos.

En la medida en que avances en esta práctica, te será más fácil incrementar también el tiempo por el que mantienes la erección si eres un hombre o la contracción si eres una mujer. Estas ventajas han sido, por ejemplo, observadas en un trabajo desarrollado por un grupo de investigadoras de la Universidad de São Paulo.

Así, estas autoras encuentran que aquellas mujeres con mayor experiencia en esta técnica llegan a sostener de forma más prolongada la presión en el canal de la vagina, lo cual después repercute de manera positiva en el acto sexual.

3. El hábito de masturbarse aporta asimismo ciertos beneficios

La masturbación femenina es un tema que debe darse a conocer responsablemente.

Masturbarse, aun estando en pareja, es con frecuencia una costumbre favorable para aumentar la resistencia sexual. La razón reside en que este hábito da pie a que cada cual tenga la oportunidad de conocerse mejor a sí mismo, permitiendo saber qué excita en mayor grado o qué partes son más sensibles.

Ellas pueden aguantar más durante el sexo si han explorado antes sus zonas erógenas en solitario. Esta es una información a compartir con el compañero, pero si se reserva para los momentos finales del encuentro, es probable que el punto en que se alcanza el clímax a su vez se demore.

En cuanto a los varones, se trata de una ocasión para poner en práctica diferentes métodos para retrasar la eyaculación. Uno de ellos es presionar la cabeza del pene al estar cerca del orgasmo. En ese instante, dejar de tocarse y respirar profundo son acciones que ayudan a aplazar el desenlace.

Además de estos beneficios, cabe mencionar que la masturbación sirve de apoyo para abordar ciertos problemas en las relaciones sexuales. En este sentido, se ha utilizado con éxito en casos de eyaculación precoz, tal y como apunta un estudio dirigido por un equipo de profesores de la Universidad Sun Yat-sen (China).

¡Inspírate con estas claves y suma bienestar!

Las claves que te hemos comentado pretenden se simplemente una orientación acerca de cómo se puede actuar en caso de querer aumentar la resistencia sexual. Por tanto, no deben tomarse como reglas. En este punto, cabe recordar que cada persona es distinta y, en consecuencia, debe atender su cuerpo teniendo en cuenta sus particularidades.

Esperamos que puedas empezar a aplicar estas ideas en tu día a día. Los resultados llegarán con la constancia y el tiempo.

No obstante, recuerda que si experimentas un cansancio acusado o cualquier molestia o dificultad persistente en tus relaciones, es imprescindible acudir al especialista que proceda según la situación.

Te podría interesar...
La duración ideal del sexo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
La duración ideal del sexo

Es verdad que lo que dure el coito no es lo que marque la calidad del sexo, sin embargo hay una duración ideal del sexo, cumplirla para no quedar f...



  • Alwaal, A., Breyer, B. N., & Lue, T. F. (2015). Normal male sexual function: emphasis on orgasm and ejaculation. Fertility and Sterility, 104(5), 1051–1060. https://doi.org/10.1016/j.fertnstert.2015.08.033
  • Cacciari, L. P., Pássaro, A. C., Amorim, A. C., & Sacco, I. C. N. (2017). High spatial resolution pressure distribution of the vaginal canal in Pompoir practitioners: A biomechanical approach for assessing the pelvic floor. Clinical Biomechanics, 47, 53–60. https://doi.org/10.1016/j.clinbiomech.2017.05.015
  • Dumoulin, C., Cacciari, L. P., & Hay-Smith, E. (2018). Pelvic floor muscle training versus no treatment, or inactive control treatments, for urinary incontinence in women. The Cochrane Database of Systematic Reviews10(10), CD005654. https://doi.org/10.1002/14651858.CD005654.pub4
  • Ma, G. C., Zou, Z. J., Lai, Y. F., Zhang, X., & Zhang, Y. (2019). Regular penis-root masturbation, a novel behavioral therapy in the treatment of primary premature ejaculation. Asian Journal of Andrology21(6), 631–634. https://doi.org/10.4103/aja.aja_34_19
  • Maiorino, M. I., Bellastella, G., & Esposito, K. (2015). Lifestyle modifications and erectile dysfunction: what can be expected?. Asian Journal of Andrology, 17(1), 5–10. https://doi.org/10.4103/1008-682X.137687
  • Otani T. (2019). Clinical review of ejaculatory dysfunction. Reproductive Medicine and Biology, 18(4), 331–343. https://doi.org/10.1002/rmb2.12289
  • Perelman, M. A. (2016). Reexamining the Definitions of PE and DE. Journal of Sex & Marital Therapy, 43(7), 633–644. https://doi.org/10.1080/0092623x.2016.1230161
  • Smith, L., Grabovac, I., Yang, L., Veronese, N., Koyanagi, A., & Jackson, S. E. (2019). Participation in Physical Activity is Associated with Sexual Activity in Older English Adults. International Journal of Environmental Research and Public Health, 16(3), 489. https://doi.org/10.3390/ijerph16030489