Loading...
 

6 consejos para convertir debilidades en fortalezas

Siempre debemos enfocarnos en ser mejores en lo que somos y en lo que hacemos. Es por ello que, en el presente artículo, te mostramos algunos consejos para convertir tus debilidades en fortalezas.

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati el 07 octubre, 2021.

Última actualización: 07 octubre, 2021

Las debilidades pueden entenderse como aquellas cualidades deficientes de nuestra personalidad que propician un desempeño pobre en un área. Un ejemplo de ello es la incapacidad de alguien para expresarse ante un público. Contrariamente, las fortalezas son aquellas cualidades personales que nos definen como buenos o expertos en algo.

Ahora bien, todos tenemos debilidades. No obstante, esto no implica que no trabajemos en ellas, pues es importante que siempre apuntemos a ser mejores personas. Dicho esto, te presentamos algunos consejos que te ayudarán a convertir las debilidades en fortalezas. Así que no te lo pierdas.

Claves para convertir debilidades en fortalezas

Un aspecto importante para alcanzar el desarrollo personal es la superación de nuestros límites. Aquí te mostraremos cómo lograrlo

1. Identifica tus debilidades

El primer paso es aceptar que tienes debilidades. A partir de allí, debes conocer cuáles son. Para ello te aconsejamos hacer una lista de las situaciones cuyos resultados no han sido favorables.

Después que tengas la lista, identifica cuáles son los rasgos que dichas situaciones tienen en común. Si muchas de ellas comparten una característica, entonces se trata de una debilidad. Puede que una debilidad tenga que ver, por ejemplo, con las habilidades de comunicación.

También puedes pedirle opiniones a tu círculo social más cercano, pues muchas veces se nos dificulta ver nuestras debilidades. En este caso, puedes consultarle qué aspecto consideran que podrías mejorar. Así tendrás una perspectiva más objetiva del asunto.



2. Busca la mejor forma de trabajar en tus debilidades

Una vez que hayas identificado tus debilidades, escoge aquellas que consideres más importantes para trabajar. Luego, identifica la mejor forma de fortalecerlas. Por lo general, las áreas débiles de nuestra personalidad se potencian mediante un taller, una capacitación o algún curso orientado a ello.

Si eres más autodidacta, otra opción son los libros de autoayuda o los materiales de preparación en línea. Por su parte, si el origen de tus debilidades es de carácter emocional, también podrías consultar con un terapeuta para que te ayude a abordar los problemas subyacentes.

Convertir debilidades en fortalezas puede ser posible mediante el acompañamiento de un coach o un mentor.

3. Utiliza tus fortalezas para vencer las debilidades

Una buena forma de convertir las debilidades en fortalezas es aprovechando las habilidades que ya poseemos. Por lo tanto, también te aconsejamos hacer una lista de tus puntos fuertes.

Por ejemplo, supongamos que eres una persona muy estudiosa y con una alta disposición al aprendizaje, pero tienes pánico de hablar en público. En este caso, puedes utilizar herramientas académicas (como talleres o cursos) para superar dicha debilidad.

4. Establece objetivos específicos

También es importante que establezcas metas claras y límites de tiempo para alcanzarlas. Esto te ayudará a crear un sentido de responsabilidad y te dará un objetivo final. Asimismo, lo ideal es que formules pasos progresivos que te orienten.

Por ejemplo, si deseas fortalecer tus habilidades para hablar en público, establece como objetivo final dar una presentación con seguridad ante un grupo grande de personas. Pero también formula pasos factibles para llegar a esa meta:

  • Primer paso: escribir un discurso.
  • Segundo paso: dar el discurso en una habitación vacía.
  • Tercer paso: presentar el discurso a una sola persona.
  • Cuarto paso: dar el discurso a varias personas.

5. Celebra tus pequeños logros

Cada vez que cumplas esos pequeños pasos y los hayas superado, tómate tu tiempo para celebrar. Es importante que te sientas contento de tus logros, por más mínimos que sean. Esto te mantendrá motivado a seguir adelante.



6. Apóyate en los demás

Contar con la ayuda de los demás es una fortaleza en sí para afrontar cualquier situación. Así que no dudes en pedir apoyo a tus seres queridos. Lo más probable es que siempre estén dispuestos a darte una mano cada vez que lo necesites.

Además, una forma de convertir las debilidades en fortalezas es observando cómo las otras personas realizan esas actividades. Por ejemplo, si alguno de tus amigos tiene la capacidad de hablar en público sin expresar una pizca de temor, aprovecha que cuentas con él para que te enseñe sus técnicas.

La vergüenza aparece como debilidad en algunos contextos, pero lo bueno es que se puede trabajar.

Debilidades en fortalezas para ser mejores personas

Siempre es bueno apuntar a ser mejor persona y querer convertir las debilidades en fortalezas. No obstante, no debemos caer en la trampa del perfeccionismo. Por lo tanto, también es fundamental que aceptemos que somos seres con debilidades y que aprendamos a querernos con ellas.

Te podría interesar...
Leerlo en Mejor con Salud
La autoeficacia, descubre todos sus beneficios para el crecimiento personal

¿Qué es la autoeficacia? ¿Qué nos aporta para nuestro crecimiento personal? Hoy descubriremos cómo la autoeficacia nos puede llevar al éxito.