28 consejos de cuidado personal y belleza para mujeres

La belleza es un derecho de todas las mujeres. Y no tiene por qué ser algo costoso ni complicado. Sigue leyendo y conoce nuestros sencillos consejos de cuidado personal.
28 consejos de cuidado personal y belleza para mujeres
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 06 septiembre, 2021.

Escrito por Rafael Victorino Muñoz, 06 septiembre, 2021

Última actualización: 06 septiembre, 2021

Verse bien es sentirse bien; sentirse bien es verse bien. El cuidado personal y la belleza van de la mano. Proyectas lo que eres y lo que tienes por dentro.

No es solo cuestión de estética, sino de salud y bienestar, tanto física como emocionalmente. Incluso, no puedes cuidar a los demás si no sabes cuidarte tú misma.

El cuidado personal es una necesidad. Y no tiene por qué ser algo solo para las estrellas del séptimo arte o de la música. Se trata de un derecho para todas las mujeres.

¿Qué significa cuidado personal?

El autocuidado puede definirse, según Dorothea Orem, como una actividad dirigida hacia nosotros mismos con el fin de conseguir el bienestar. Ahora bien, cuando hablamos de cuidado personal se trasciende el ámbito de la salud. Se abarca todo aquello que tiene que ver con lo físico, lo mental, lo emocional y hasta lo espiritual.

El cuidado personal demanda la capacidad de observarse, analizarse y autoevaluarse en las distintas facetas. No todas estas acciones tienen que ser realizadas por la persona. De hecho, el cuidado personal implica la actuación de profesionales en diversas áreas.

Aunque, claro está, la mayor parte de la responsabilidad corre por cuenta de la propia persona. Por ende, debe haber alguna inversión de tiempo, esfuerzo o recursos para lograr bienestar. Esto no significa ni un malgasto ni una excesiva alteración de la rutina. Hay maneras de cuidarse y sentirse bien con un gasto mínimo de tiempo y dinero.

Consejos de cuidado personal y belleza

En realidad, casi todos los asuntos de salud también son de belleza y viceversa. De allí que los consejos que a continuación te brindamos sean para que te sientas bien por dentro y te veas bien por fuera.

1. Maquillarse bien

El maquillaje te hace lucir hermosa. Transmites el aspecto de una persona arreglada, no desaliñada ni descuidada. Además, te ayuda a resaltar tus mejores rasgos y disimular aquellos detalles menos favorecedores.

Asimismo, utiliza los productos adecuados para tu tipo de piel. Pero si no quieres arruinar tu rostro, maquíllate bien, evitando el exceso. Recuerda que abusar es uno de esos malos hábitos que te envejecen.

2. La base no es la base

La base del maquillaje debería ser solo para cubrir algunas imperfecciones y lograr un tono parejo. Si te excedes, el rostro y el maquillaje se verán poco naturales, la piel no transpirará y se avejentará pronto.

3. Desmaquillarse siempre

Desmaquíllate siempre, todas las noches. Nunca te quedes con el maquillaje puesto al ir a dormir. Ni siquiera si vas a estar en casa de otra persona y no quieres que te vean al natural. Recuerda que la mejor forma de hacerlo es usando toallitas desmaquillantes.

Desmaquillarse siempre como consejo de cuidado personal y belleza.
Es muy importante quitarse el maquillaje siempre, cada noche. De esta forma, se previenen efectos adversos sobre la piel.

4. La vida útil del maquillaje

Tanto los implementos de maquillarse como los productos cosméticos tienen una vida útil. Cada cierto tiempo, tienes que cambiarlos. En promedio, caducan a los 6 meses.

Después de eso, ya no tendrán la misma efectividad.  Incluso pueden causarte daño. Según los estudios, los productos cosméticos caducados o vencidos tienen contaminación por microorganismos patógenos.

5. Limpiar los implementos

Aproximadamente cada 15 días debes limpiar los diversos implementos que utilizas para maquillarte, tales como brochas y similares. No olvides que pueden acumular bacterias y células muertas de la piel.

6. Lavar o limpiar el rostro

La aconsejable es no solo agua y jabón para la cara, sino un limpiador suave. Lavar muchas veces el rostro afecta la barrera lipídica natural. Además, los limpiadores son más efectivos para quitar el polvo y los restos de maquillaje.

7. Piel tersa

Si piel tersa es lo que quieres tener, usa jabones o gel de baño a base de productos naturales, como avena, aloe vera, coco, almendras o aceite de oliva. Aunque cada uno tiene sus propiedades, estos productos naturales te brindan muchos beneficios.

8. Tu piel se alimenta

También recuerda nutrir tu piel. Incluye en tu dieta zanahorias, espinacas, berros, acelgas, cebollas, pepino, aguacate, nueces, toronjas y té verde. Puedes usar suplementos de vitamina C como complemento.



9. Libérate de las células muertas

Periódicamente, usa un exfoliante para eliminar las células muertas que se acumulan en el estrato córneo, favoreciendo así el proceso de renovación de la piel. Hay exfoliantes caseros y naturales que tú misma puedes hacer.

10. Fotoprotección

Han sido ampliamente estudiados y descritos los daños que el sol puede producir sobre la piel, tanto desde el punto de vista de la salud como de la estética: quemaduras, irritación, fotoenvejecimiento, fotocarcinogénesis. Por ello, debes usar protector solar.

11. Humectación

Ya sea que tengas piel seca, normal o grasosa, aplica crema corporal inmediatamente después de ducharte. Así mantendrás la humedad por más tiempo. Si la piel pierde humedad, se pone áspera y tirante y se acentúan las arrugas. Puedes hidratar la piel con productos naturales.

12. Hidratación

Hablando de hidratación, es importante aclarar que lo puedes hacer desde el exterior, con cremas humectantes. Pero lo recomendable es tomar 2 litros de agua al día.

Al estar hidratada, no solo tu piel se ve más saludable, sino que tú también te sentirás mejor y tendrás energía. Asimismo, la hidratación previene el daño renal y disminuye la inflamación.

13. Secretos de un cabello sedoso

Incluye en tu dieta alimentos ricos en omega 3, proteínas y antioxidantes, así como también en vitamina C (cítricos) y en otras vitaminas (verduras, frutos secos). Puedes tomar un suplemento que contenga biotina para el cabello.

14. Tus manos hablan

No solo nos referimos a los gestos o los énfasis, sino que la piel de las manos y el cuidado de las uñas son aspectos que revelan mucho de ti y que debes atender. Usa cremas hidratantes especiales y no abuses del lavado. Lima las uñas y utiliza esmaltes de buena calidad.

15. Tu postura también

No solo es estéticamente poco atractiva, sino que una postura encorvada acarrea problemas de salud, desde dolores de espalda, cuello y cabeza hasta fatiga y problemas respiratorios. Mantenerte derecha te evita estos problemas y transmites confianza.

16. La belleza entra por la boca

Todo lo que comas repercutirá en ti, para bien o para mal. Por eso, elige alimentarte siempre con lo más saludable. Se notará en la piel, en la grasa acumulada y en la salud general.

17. Cuídate de las grasas trans

Consume menos grasas hidrogenadas y grasas trans, también llamadas hidrogenadas. Las mismas elevan los niveles de colesterol malo, obstruyen las arterias y aumentan el riesgo de enfermedad coronaria.

Además, las grasas saturadas se acumulan en el cuerpo en el abdomen, en los glúteos y en los muslos. Por tanto, no son buenas para tu cuidado personal ni para tu belleza.

18. Un dulce amargo

Un nivel alto de consumo de azúcar se puede traducir en diversos problemas de salud. Aquí podemos mencionar a las caries, el acné, el sobrepeso, la predisposición a la diabetes y el aumento del riesgo de hipertensión arterial.

19. No hay vicios sanos

El alcohol daña el hígado, se asocia con obesidad y afecta el cerebro. El cigarrillo aumenta los riesgos de cáncer de pulmón y mancha tus dientes. Si quieres un buen consejo de cuidado personal y belleza, evita todos los vicios.

20. Desintoxícate

Con frecuencia, toma algún producto natural para ayudar a eliminar toxinas acumuladas en el cuerpo. Hay varias opciones. La más sencilla de preparar es el agua de pepino con agua de limón.



21. La curva más hermosa

La curva más hermosa de una mujer es su sonrisa, dijo un poeta. Sonríe al despertar, aunque no haya nadie cerca. Así estarás siempre con la mejor actitud ante la vida.

22. Para una perfecta sonrisa

Por supuesto, para sonreír con confianza y ampliamente tienes que cuidar la salud de tus dientes. Cepíllate bien después de cada comida, usa hilo dental y enjuague.

23. Ejercítate

No descuides tu cuerpo. Una rutina de ejercicios, moderada, aunque sea media hora al día, es vital para el cuidado personal. Los beneficios de la actividad física son innumerables, desde el punto de vista de la salud y de la belleza.

24. El secreto de la bella durmiente

No hay producto de belleza que iguale el efecto reparador del sueño en tu cuerpo, en tu piel y en tu rostro. Descansa lo que puedas o lo que necesite tu cuerpo.

25. Date un gusto

Cada vez que puedas, haz algo que te guste, que te agrade o que te encante. Date un regalo: un baño de espuma o ve a un spa.

Baño de espuma para el cuidado personal y la belleza.
Un baño de espuma en un momento de relajación puede ser un plan ideal para regalarse.

26. Nada te turbe

El cuidado personal no solo apunta a lo físico; también hay que velar por lo emocional. Mantener la calma y la serenidad es algo que debes hacer, por tu cuidado personal y tu belleza. Nada arruga tanto el rostro como las excesivas preocupaciones.

Cuando te sientas inquieta, angustiada o asustada, prueba la meditación. Las investigaciones señalan que existe evidencia con respecto a la utilidad del yoga para el beneficio de la salud de las personas.

27. Enemigos del autocuidado

Expectativas muy altas o muy bajas; excesiva autoexigencia; querer abarcarlo todo; la autosuficiencia; ser sobreprotectora con tus hijos. Desecha todo esto. Estas actitudes nada te suman.

28. Gestiona tu autoestima

Si no hay autoestima, no hay cuidado personal que valga. Todo lo que emprendas por ti se malogrará si piensas que no sirve de nada. Incluso, es difícil que una persona con baja autoestima se preocupe por su decoro y arreglo.

Así que este es el último consejo, pero es el primero. Ámate sin condiciones. Tú vales mucho y lo sabes.

La belleza y el cuidado personal no son un lujo

Podemos decir que el cuidado y la belleza personal comienzan desde dentro e irradian hacia fuera. No viceversa. El maquillaje puede ayudarte, pero no va a sanar un alma que sufre.

En cambio, si te cuidas desde dentro, con buenos hábitos, una alimentación balanceada, pensamientos positivos y una vida saludable en general, verás que cada vez gastarás menos en tratamientos de belleza.

Con el tiempo descubrirás que, si algo vale la pena, eres tú misma. Vas a estar contigo toda tu vida. Y después de todo, invertir en cuidarse es mejor que invertir en curarse.

Te podría interesar...
Hábitos de vida saludables para tener una mejor calidad de vida
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Hábitos de vida saludables para tener una mejor calidad de vida

Está comprobado que una dieta saludable, realizar ejercicio y descansar la horas adecuadas, son importantes pilares para mantener una vida sana y a...



  • Gattoronchieri, V. La postura correcta. México: De Vecchi, 2016.
  • Méndez V, M. Riesgo de infecciones dermatológicas por la mala higienización de brochas utilizadas en procedimientos de maquillaje realizados por maquillistas en la ciudad de Guatemala. [Tesis de grado.] Guatemala: Universidad Galileo, 2019. URL disponible en: http://biblioteca.galileo.edu/tesario/handle/123456789/787
  • Nadinic J, Bandoni A, Martino V, Ferraro G. Fitocosmética: Fitoingredientes y otros productos naturales. Buenos Aires: Eudeba, 2015.
  • Pérez E, Montalván B, Ruiz M. Una postura correcta garantiza elevados niveles de salud. Universidad&Ciencia. 2019; 8: 742-751.
  • Ruiz M, Mora G, Gómez D. Asociación del consumo de alcohol y tabaco con la obesidad en adultos de Cartagena de Indias, Colombia. Salud Barranquilla. 2018;  34(1): 109-111.
  • Vázquez E, Calderón Z, Arias J, et al. Sedentarismo, alimentación, obesidad, consumo de alcohol y tabaco como factores de riesgo para el desarrollo de diabetes tipo 2. JNNPR. 2019; 1o(4): 1011-1021.