Consejos, derechos y responsabilidades del paciente

En el acto médico están involucrados el paciente y diversos profesionales de la salud. Cada uno de ellos tiene sus derechos, deberes y responsabilidades. Sigue leyendo y conoce cuáles son.
Consejos, derechos y responsabilidades del paciente
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 02 octubre, 2022

Durante la prestación de los servicios de salud, no son solo los médicos, enfermeras u otros profesionales involucrados quienes se rigen por una serie de normas. También hay unos derechos, deberes y responsabilidades del paciente que se deben tener en cuenta.

Se entiende que, en determinados momentos, el estado de ánimo y la actitud de la persona enferma pueden estar condicionados por la enfermedad. No obstante, mientras estén en pleno uso de sus facultades físicas y mentales, los pacientes deben prestar toda la colaboración posible, con miras al restablecimiento de su salud.

Derechos del paciente

Tanto organizaciones internacionales como gobiernos de algunas naciones, han determinado una serie de derechos de que debe disfrutar la persona al acudir a un centro de atención de salud. En otros casos, las instituciones también prevén normas al respecto.

A ser atendido

Entre los derechos del paciente, cuando acude a un centro de salud o a una consulta médica, el primero es ser atendido. Sobre todo en situaciones de emergencia.

Ahora bien, en las instituciones de salud pública este es un derecho universal. Sin embargo, en las privadas existen algunas condiciones para prestar los servicios, ya que los mismos implican un costo.

No obstante, sea cual sea el carácter de la institución, no puede haber discriminación para atender a un paciente. Es inviable que existan sesgos basados en aspectos como la raza o el color de piel, las creencias religiosas o la orientación sexual.

A recibir un servicio de calidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el paciente tiene derecho al grado máximo de salud que se pueda lograr. Esto significa que el servicio prestado por las instituciones debe garantizar que se realizan los máximos esfuerzos y no se debe menoscabar la atención brindada.

Un servicio de calidad implicaría lo siguiente:

  • El mayor esfuerzo posible por parte del personal.
  • El uso de todos los recursos al alcance, trátese de equipos o medicamentos.
  • La atención y el cuidado en ambientes que garanticen óptimas condiciones sanitarias.
Atención de urgencia en un hospital.
Las urgencias y las emergencias implican condiciones particulares que hacen más evidentes los derechos de los pacientes.

A recibir un buen trato

El paciente tiene derecho a recibir un buen trato, tanto de parte del personal médico como de enfermeras, asistentes y otras personas involucradas. Esto incluye puntualidad, cortesía, empatía, respeto y cordialidad.

A ser escuchado

Las personas somos muy diferentes: unos son locuaces, mientras que otros son introvertidos. En la consulta médica, es posible que algunos necesiten hablar mucho, con todo lujo de detalles.

En parte, esto también les hace sentirse un poco mejor, al ser tomados en cuenta e involucrarse con su tratamiento, fomentando incluso la interacción médico-paciente. Aunque se vayan a realizar pruebas de sangre, de orina o de imagenología, el paciente debe ser escuchado.

Incluso, es derecho y responsabilidad del paciente manifestar las inconformidades por la atención recibida, si las hubiere. Y sus inquietudes deben ser atendidas por parte del personal de la institución.

A recibir toda la información

El paciente debe conocer todo lo concerniente a su enfermedad. El médico, a su vez, debe aclarar las dudas. En este sentido, se aconseja explicar con un lenguaje sencillo y al alcance, evitando el exceso de tecnicismos.

Asimismo, el paciente debe conocer acerca de las diversas opciones de tratamiento y cuidados que tiene que mantener. No se le puede ocultar la información, ni siquiera en los casos de extrema gravedad.

A decidir sobre su tratamiento

Teniendo ante sí las diversas opciones, el paciente debe participar de la decisión con respecto a su tratamiento, según el costo, la duración, la recuperación y el pronóstico. Tiene derecho a renunciar al tratamiento, aunque este sea un tema complicado de discutir desde el punto de vista médico y legal.

El paciente o sus familiares, en caso de que aquel no esté consciente o no sea legalmente hábil, deberán firmar un consentimiento, aceptando que se conocen los riesgos. No se puede ser sometido a coacción en este proceso.

A la privacidad

El paciente tiene derecho a la privacidad personal, específicamente en lo que corresponde a la confidencialidad de su información clínica. La misma no deberá ser divulgada por ningún medio.



Deberes y responsabilidades del paciente

Al acudir a una consulta médica o ingresar a una institución hospitalaria para recibir tratamiento, posiblemente estemos pensando más en lo que van a hacer los profesionales de la salud. Sin embargo, además de los derechos, hay responsabilidades del paciente también.

Brindar y solicitar toda la información

Por una parte, el paciente tiene el deber de informar acerca de los síntomas que ha experimentado, así como todo lo que ha hecho y que pueda ser de utilidad para el médico. Es muy importante que esta información sea suministrada de manera completa y veraz, sin tergiversar nada ni omitir detalles.

Esto implica, también, dar explicaciones adicionales acerca del historial de salud, los tratamientos anteriores, los medicamentos que está consumiendo o ha consumido, así como las alergias.

Por otra parte, debe manifestar si ha comprendido cuál es el diagnóstico, en qué consiste la enfermedad o el tratamiento, cuáles serían los riesgos, entre otros. Si tiene dudas, deberá solicitar que le sean aclaradas.

Ser respetuoso

Es tanto un derecho como una responsabilidad del paciente que acude a un centro de salud, que el acto médico tenga lugar en el marco del respeto mutuo. El paciente debe tratar de manera cordial y respetuosa al personal de la institución de salud, ya sean médicos, enfermeras, auxiliares o asistentes; así como a los otros que se encuentren en consulta u hospitalizados.

Cumplir con la normativa

Las normativas institucionales, de igual modo, se refieren tanto a los derechos como a las responsabilidades de los pacientes. Al respecto, todos deben respetar las reglas en relación con los ruidos, no fumar o el número de visitantes permitidos. Esto incluye cumplir con las obligaciones financieras.

Seguir el tratamiento

El paciente debe escuchar, valorar y respetar las indicaciones del médico, siguiendo el tratamiento e informando en caso de que no lo pueda cumplir o que le cause alguna reacción. Así como es un derecho, es una responsabilidad del paciente seguir todas las recomendaciones tendientes al restablecimiento de la salud:

Pastillas.
Cumplir con las prescripciones del médico es un deber. Se asume que el profesional ha indicado el tratamiento más pertinente.

Asistir a los chequeos

Se debe asistir puntual y regularmente a los chequeos y hay que prepararse para las citas médicas, cumpliendo con lo que se requiera. Esto puede ser acudir en ayunas o traer los exámenes previos, por ejemplo.



Buena relación y buen servicio son derechos y responsabilidades del paciente

Podría decirse que, en buena medida, el restablecimiento de la salud depende tanto de las habilidades y conocimientos del personal de salud como de la buena relación médico-paciente. En este de orden de ideas, la comunicación entre ambos componentes de este binomio es fundamental.

Pero más relevante aún es comprender que, así como sucede en la relación de pareja, comunicarse requiere de un estado ánimo propicio y adecuado. El profesional de la salud no debe olvidar que está con un ser humano. Reconocer que está lidiando no solo con su dolor, sino con su temor y sus dudas, es parte de lo que le hará comprenderlo.

En suma, una buena actitud de parte del paciente y sus familiares, así como del médico y demás miembros de personal de la institución de salud, pueden marcar una gran diferencia.

Te podría interesar...
¿Qué es un médico geriatra y cuándo debemos consultar a uno?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es un médico geriatra y cuándo debemos consultar a uno?

El médico geriatra es un profesional especializado en la salud de las personas mayores. Descubre cuándo deberías consultarle.



  • García Amez J. Rechazo al tratamiento y riesgos para la vida del paciente . DS: Derecho y salud. 2011; 21(1): 85-97.
  • Gutiérrez Reyes S, Mederos Sosa L, Vásquez Ocaña E, Velázquez Aranda M. Derechos del paciente hospitalizado: Responsabilidad en la práctica de enfermería. Rev Enferm IMSS. 2001; 9(1): 15-18.
  • Navarro Rubio M, Gabriele Muñiz G, Jovell Fernández A. Los derechos del paciente en perspectiva. Aten Primaria. 2008; 40(7): 367-369.
  • Rosselot E. Patients right, in the frame of medical care quality. Rev. méd. Chile. 2000; 128(8): 904-910.
  • Sánchez A, Contreras O. La relación médico-paciente y su importancia en la práctica médica. Rev Cub Med Mil. 2014; 43(4): 528-533.
  • Soria Trujano R, Vega Valero Z, Nava Quiroz C, Saavedra Vázquez K. Interacción médico-paciente y su relación con el control del padecimiento en enfermos crónicos. Liberabit. 2011; 17(2): 223-230.
  • Vacarezza R. De los derechos del paciente. Rev. méd. Chile. 2000;  128(12): 1380-1384.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.