5 consejos para enseñar a tu hijo a comer de forma saludable

Comer sano es una alternativa que exige conciencia y determinación. Frente a las opciones en el mercado para ahorrar tiempo, te presentamos 5 consejos para que tu hijo crezca sano y fuerte.
5 consejos para enseñar a tu hijo a comer de forma saludable
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 15 agosto, 2021.

Escrito por Ana Núnez, 15 agosto, 2021

Última actualización: 15 agosto, 2021

Enseñar a tu hijo a comer de forma saludable es un reto que exige autoconsciencia y disposición para el cambio. Comer sano es una decisión frente a la inmensa solicitud de opciones que no cuentan como comida sana.

Al crecer se afinan gustos y sabores, que comenzarán a dialogar con la necesidad de que tu hijo coma sano. Hay requerimientos nutricionales y alternativas que posiblemente no considerabas, pero que ahora deben estar en la mesa.

Y aquí está la clave. En la mesa familiar, la comida servida es una afirmación de voluntad, de placer y alegría, llena de sabores conocidos y por conocer. Es un momento para aprender y valorar el poder de los alimentos y para generar satisfacción. Aquí resumimos unos consejos para lograrlo.

¿Cuál sería una alimentación saludable para niños?

Los niños necesitan 5 nutrientes esenciales: proteínas, hidratos de carbono, sales minerales, grasas y vitaminas. Estos se encuentran distribuidas en abundantes alimentos:

  • Proteínas: se encuentran en alimentos de origen animal, como carne, pescado, huevos, leche. Y en vegetales, como las lentejas, las habas y los guisantes, entre otros.
  • Hidratos de carbono: son la principal fuente de energía del organismo. Los hay simples y que actúan de forma inmediata, como el azúcar, la miel, la leche y las frutas. Y los complejos, que proporcionan energía a largo plazo, como los cereales, las patatas y las legumbres.
  • Sales minerales: el sodio y el potasio son fundamentales para el sistema nervioso, el corazón y los músculos. El calcio, presente en lácteos, verduras y legumbres. El fósforo, en lácteos, pescados y frutos secos. El flúor, que contribuye a fortalecer los huesos y los dientes. Y el hierro, que forma los glóbulos rojos, se encuentra en la carne, los huevos, las legumbres y las verduras.
  • Grasas: estos poderosos nutrientes energéticos participan en la formación del sistema nervioso y las membranas celulares del cerebro. Las hay saturadas, de origen animal, y no saturadas, de origen vegetal.
  • Vitaminas: regulan la actividad de las células. La vitamina A es esencial para la visión, la piel, la circulación y el crecimiento. La vitamina C potencia las defensas del organismo. Las vitaminas se encuentran prácticamente en todos los alimentos, siendo las frutas la presentación predilecta para los niños.
Niño rechaza los vegetales.
El rechazo a los vegetales puede ser común entre los niños, pero debemos trabajar para su incorporación regular en la dieta.



Consejos para estimular la alimentación saludable en tus hijos

¿Hay algo más poderoso que el ejemplo? Para enseñar a tu hijo a comer de forma saludable eres fundamental. Esto es por la creación de hábitos, prácticas y costumbres. Si tú mismo creciste sin incorporar ciertos alimentos en tu dieta, y ahora conoces sus beneficios, hazlos parte de la lista en el mercado.

1. Cultivemos un huerto

Siempre será una grata experiencia ver el proceso de germinación y crecimiento de una planta. De hecho, es una de las actividades escolares que todos recuerdan y que los hijos repiten.

Así que puedes reproducirla en casa y con ello sumar a la mesa especias, hortalizas o verduras cosechadas en el huerto familiar. Será inolvidable e introducirá en la formación de tu hijo el sentido de los ciclos de la vida.

2. Elijamos alimentos orgánicos

Hacer un huerto brinda nociones básicas sobre la proveniencia orgánica de los alimentos, lo que contribuirá a reforzar las elecciones en el mercado. Como norma, podrías establecer la pauta de adquirir cada vez menos alimentos procesados.

De igual modo, a la hora de elegir frutas o verduras, toma las que están en temporada. En el caso de las frutas, comerlas solas, servidas en trozos, ya es una excelente merienda. Incluso más saludable que en jugos.

3. Preparemos las comidas

Para enseñar a tu hijo a comer de forma saludable es preciso comprender el valor del tiempo. La rapidez incita a la preparación y al consumo de alimentos procesados industrialmente o empaquetados.

No siempre hay tiempo, es verdad, pero se deben crear condiciones y momentos para convertir la preparación de alimentos en tiempo de aprendizaje. Enseñar a tu hijo a comer de forma saludable es una necesaria meta en la crianza.

4. Servir variedad en la mesa

La estética de los platos, la presentación, el colorido y la variedad los hace apetitosos y provocativos. Para los niños resultan muy interesantes los platillos con formas atractivas. Olores y colores llegan primero que los sabores.

Adelantar el plato con aromas y entradas para degustar, instruye a los niños en los encantos de la comida gourmet. Los niños no tienen que comer de todo enseguida, pero es importante que lo vean en la mesa y que observen a los mayores disfrutarlo.

5. Sentarse a comer en familia

Por último, sentarse juntos a la mesa, compartir y disfrutar los platos, es parte esencial en la construcción de hábitos saludables. La posibilidad de hacerlo, pese a las obligaciones laborales o a determinadas circunstancias domésticas, es casi un privilegio. Si se puede, esto abonará a la felicidad.

¿Cuándo ver a un médico?

Si tu hijo presenta vómitos, diarreas, erupciones en la piel o dolor abdominal, precedidos de la ingesta de un nuevo plato, debes buscar que lo evalúe el médico. Pues es probable que tenga relación directa con ello, en especial si los síntomas son persistentes y notas pérdida de peso.

Las alergias alimentarias son un problema de salud pública en incremento. Ello se debe a la presencia de alérgenos en el procesamiento de los alimentos. Muchos de estos productos no son declarados en el etiquetado o al momento de adquirirlos pasan desapercibidos.

Además, son cada vez más diagnosticadas las intolerancias al gluten o a la lactosa, lo que puede tornar un poco difícil el armado de la dieta familiar. Así como aparecen, con menos frecuencia, las alergias a la proteína de la leche de vaca (APLV).

Lo cierto es que, aún ante este tipo de excepciones, hay una enorme variedad de opciones y formas de preparación que no afectan la relación agradable y nutritiva con la comida. En este punto no desestimes las orientaciones de un nutricionista.

Nutricionista elabora dieta saludable para niños.
La consulta especializada puede ser útil cuando el niño tiene síntomas digestivos o presenta alguna intolerancia alimentaria.



Enseñar a tu hijo a comer de forma saludable exige atención

El color y la textura de las heces te darán noticias de cómo le están sentando determinados alimentos a los pequeños. Las alergias alimentarias o las intolerancias se reflejan inmediatamente en el aspecto, la textura y el olor. Y si hay un alimento que no fue debidamente asimilado, obtendrás elementos bastante objetivos.

Por ello, la recomendación es estar pendientes de las evacuaciones de los niños. Porque ahí tendrás señales ciertas de cómo están siendo procesados los alimentos.

Por último, revisa las etiquetas de los productos, sobre todo si en tu familia hay casos de celiaquía, de intolerancia o alergia a la lactosa. Esto es imprescindible. A veces, las trazas de los alimentos prohibidos en la dieta causan tanto daño como una porción entera. Y recuerda evitar los alimentos procesados siempre que puedas. Elige cocinar; el tiempo que inviertes, lo ganarán todos en salud.

Te podría interesar...

20 consejos de nutrición saludable según la ciencia
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
20 consejos de nutrición saludable según la ciencia

Una nutrición saludable es la base de un estilo de vida bueno para nuestro cuerpo. Mira cómo debe ser y la manera de llevarla.