Consejos de la FDA para el almacenamiento seguro de los alimentos

¿Tienes dudas sobre cuál es la mejor forma de guardar tus alimentos? En este artículo te ofrecemos los consejos aprobados por la FDA.
Consejos de la FDA para el almacenamiento seguro de los alimentos
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 08 abril, 2022

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés)​​ es la agencia del gobierno de los Estados Unidos que se encarga de velar por la salud pública mediante la regulación de los medicamentos, las vacunas, los cosméticos y los alimentos, entre otros productos. En este artículo te compartimos sus recomendaciones sobre el almacenamiento seguro de alimentos en el hogar.

Dentro de sus responsabilidades, la FDA emite guías e información para que las personas tengan prácticas de salubridad dentro de sus casas. Asimismo, da los lineamientos sobre los productos que son aprobados como seguros para el uso humano.

Importancia de almacenar bien los alimentos

Almacenar de forma correcta los alimentos es fundamental para evitar enfermedades causadas por bacterias y hongos. La meta es evitar que las personas se enfermen por microorganismos como SalmonellaE. coli.

Asimismo, guardar los alimentos de la manera adecuada evita que aparezcan plagas en la cocina que sean atraídas por la comida, como moscas, ratones o cucarachas. Por otra parte, en cuestiones prácticas, ayuda a tener una cocina más organizada y facilita la preparación de los alimentos.

Permite que los alimentos se conserven por más tiempo, evitando desperdiciarlos y perdiendo dinero.

5 consejos para la refrigeración de los alimentos

Por lo general, los alimentos que requieren refrigeración son aquellos que perecen. Es decir, los huevos y las carnes, por ejemplo.

1. Cuida la cadena de frío

La cadena de frío hace referencia al control continuo que se debe hacer sobre la temperatura de un alimento. En este caso, se trata del frío que debe tener el producto para no deteriorarse.

La recomendación es que los alimentos que requieren de refrigeración no pasen más de 2 horas a temperatura ambiente. De hecho, lo recomendable es meterlos a la nevera lo más rápido posible después de que se compran.



2. Verifica las etiquetas de los alimentos

Por lo general, los alimentos tienen indicaciones sobre sus necesidades de refrigeración en las etiquetas. Por esta razón, es fundamental siempre leerlas, además de ver su fecha de vencimiento o caducidad.

3. Ten precaución con los alimentos listos para preparar

Los alimentos listos para comer deben ser usados cuanto antes. De lo contrario, existen más posibilidades de que se desarrolle Listeria, una bacteria perjudicial que se desarrolla si la temperatura de la nevera está por encima de 4 grados centígrados.

Leer etiqueta de los alimentos.
El etiquetado de los alimentos no es solo nutricional. Allí también hay datos de conservación.

4. Marina los alimentos dentro del refrigerador

Si después de hacer la compra acostumbras a marinar los alimentos a temperatura ambiente, puedes estar teniendo una conducta de riesgo. Lo ideal es poner los productos para marinar y meter las carnes al refrigerador inmediatamente, ya que a temperatura ambiente hay mayor probabilidad de que se multipliquen las bacterias.

5. Mantén empaquetados los alimentos

Es fundamental que se separen las carnes y los alimentos de origen animal de las verduras y los productos listos para preparar. Las carnes deben estar guardadas en recipientes o bolsas herméticas que eviten que se derramen sus jugos. Si por alguna razón hay un derrame, debe sacarse la comida y limpiarse todo de forma inmediata.

4 consejos para congelar alimentos

Asimismo, la FDA señala que  el congelamiento de los alimentos no tiene un fuerte impacto en la disminución de los nutrientes. Por lo tanto, no se debe tener ningún tipo de reparo en utilizar el congelador cuando así sea necesario.

1. Prepara bien los alimentos

Congelar los alimentos permite que se preserven en buen estado por meses. No obstante, es necesario que los alimentos estén bien almacenados o cocinados.

Es decir, que si se trata de carne fresca, esta no haya perdido su cadena de frío. En cuanto a la comida cocida, debe estar bien cocinada antes. Esto sucede porque congelar no elimina todas las bacterias, pero sí impide su desarrollo.

2. Evita guardarlos por mucho tiempo

Pese a que la congelación es un excelente método para preservar los alimentos y mantenerlos seguros, no se debe abusar de su uso. La razón es que, como señala la misma FDA, la blandura, el sabor, el aroma, la jugosidad y el color pueden verse afectados con el tiempo.

3. Mantén empaquetados los alimentos

Igual que como sucede con la refrigeración, para el almacenamiento seguro de alimentos es importante congelar las carnes de tal forma que queden selladas de manera hermética. Así se evita que haya derrames que puedan derivar en la proliferación de bacterias.

4. Descongela de forma segura

Una vez tenga congelados los alimentos, debes descongelarlos de forma segura. Al respecto, no es aconsejable hacerlo sobre la encimera, porque se pueden derramar jugos.

Lo ideal es descongelar pasándolos al refrigerador, poniéndolos por unos minutos en agua fría o usando el programa de descongelamiento de los microondas.

3 consejos para guardar alimentos en la despensa

Los alimentos que se guardan en la despensa suelen ser los no perecederos. Es decir, se trata de aquellos que tienen una vida útil larga y no se tienden a dañar con factores externos.

No obstante, esto no significa que sean alimentos que nunca vencen. De hecho, las despensas ideales deberían ser lugares frescos no sometidos a grandes cambios de temperatura.

1. Verifica el estado de los alimentos

Dentro de los alimentos que se almacenan en la despensa, los enlatados son muy comunes. Es fundamental que, al tener latas en la despensa, verifiques que no se encuentren averiadas, no tengan agujeros y no se hallen vencidas.

Asimismo, los granos también deben vigilarse. Pese a que suelen durar mucho tiempo, incluso años, con el tiempo pueden estropearse.

En especial si no están guardados de forma hermética o están sometidos a fuertes cambios en el ambiente. Si compras a granel también deben darte la información de caducidad. Al respecto, si los guardas en frascos, te recomendamos poner una etiqueta abajo con la fecha de vencimiento para no tener problemas.



2. No mezcles con otros productos

Cuando almacenes los productos no perecederos en la alacena o la despensa, es importante que no tengas productos tóxicos en el mismo lugar. Por lo tanto, los químicos y los líquidos de limpieza deben ponerse en otro sitio.

3. Mantén limpia y organizada la zona

Pese a que los alimentos no perecederos pueden durar mucho tiempo dentro de la alacena, esto no significa que los dejes descuidados. De hecho, si no se almacenan de herméticamente pueden llamar a plagas o animales indeseados. Por lo tanto, lo mejor es que mantengas tu alacena siempre limpia y bien organizada para garantizar el almacenamiento seguro de alimentos.

Organizar la despensa para el almacenamiento seguro de los alimentos.
Aunque la despensa parezca menos importante que el refrigerador, juega un rol clave en el almacenamiento seguro de los alimentos de uso diario.

Tiempo de duración de los alimentos

La FDA ha creado algunas indicaciones sobre el tiempo de almacenamiento de los alimentos más comunes. A continuación te los señalamos para que los tengas en cuenta en tu próxima compra:

  • Huevos frescos: 3-5 semanas en el refrigerador. No se deben congelar.
  • Salchichas en envase cerrado: 2 semanas en el refrigerador y de 1 a 2 meses en el congelador.
  • Carne de res fresca: de 3 a 5 días en el refrigerador. En el congelador, los bistecs de 6 a 12 meses; las chuletas de 4 a 6 meses; la carne para asar de 4 a 12 meses y las vísceras de 3 a 4 meses.
  • Carne de res cocida: las sobras de carne pueden guardarse en el refrigerador por 3 o 4 días.  En el congelador pueden conservarse de 2 a 3 meses.
  • Carne de pollo o pavo fresca: 1 a 2 días en el refrigerador y alrededor de 9 meses en el congelador.
  • Carne de pollo o pavo cocida: las sobras de pollo, ya sea frito, asado o cocido, pueden durar 3 días en la nevera. Mientras tanto, en el congelador puede estar guardado por 4 meses.
  • Pescados: los pescados magros y grasos pueden durar de 1 a 2 días en el refrigerador. Por su parte, los magros pueden guardarse en el congelador de 6 a 8 meses, mientras que los grasos de 2 a 3 meses.
  • Mariscos: los calamares, los camarones, las langostas y los ostiones solo deben pasar 1 día o 2 en el refrigerador. En cuanto a la congelación, podrían estar de 3 a 6 meses.

Cuida tu nevera de forma adecuada

Ahora que conoces los consejos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, habrás notado que el refrigerador o nevera es elemental para el almacenamiento seguro de los alimentos. Por lo tanto, debe ser uno de los electrodomésticos que más cuides para que siempre tenga un buen desempeño.

Es primordial verificar que mantenga una temperatura adecuada para preservar los alimentos en buenas condiciones. La temperatura debe estar alrededor de los 4 grados centígrados en el refrigerador, mientras que la del congelador tendrá que ser -18 grados centígrados.

Te podría interesar...
5 herramientas necesarias para preparar y conservar la comida para bebé casera
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 herramientas necesarias para preparar y conservar la comida para bebé casera

Cuando se comienza la alimentación complementaria, los padres tienden a preguntarse cómo conservar la comida para bebé casera. Descúbrelo.