4 consejos para hablar con honestidad y empatía

Un exceso de empatía puede llevarnos a mentir para evitar dañar al otro. Y demasiada sinceridad puede hacernos parecer maleducados. ¿Cómo equilibrar estos dos elementos en nuestras relaciones?
4 consejos para hablar con honestidad y empatía
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 14 marzo, 2021.

Última actualización: 14 marzo, 2021

¿Cómo hablar con honestidad y empatía? La honestidad es un valor fundamental a la hora de relacionarnos con otras personas. A nadie le gusta descubrir que ha sido engañado o traicionado. Esto deriva, indefectiblemente, en una pérdida de confianza hacia aquella persona que mintió.

Sin embargo, a la hora de sincerarse no todo vale, sobre todo si tenemos en cuenta que los sentimientos de los demás están en juego. Por ello, honestidad y empatía son dos conceptos que han de ir unidos.

En las sociedades actuales prima el individualismo, la competitividad y una independencia mal entendida. Debido a esto, en ocasiones asumimos que la sinceridad es la mejor política, pero nos olvidamos de las consecuencias que nuestras palabras pueden tener en los demás. ¿Cómo ser francos y empáticos a la vez? A continuación, lo detallamos.

¿Qué es la honestidad?

La honestidad es la capacidad de alinear pensamientos, palabras y acciones. De este manera, la persona expresa aquello que considera como cierto y, del mismo modo, actúa en consonancia con lo que piensa y dice. En la honestidad no hay lugar para mentiras, falsedades u ocultamientos. Ni tampoco hay espacio para palabras vacías o promesas incumplidas.

Una persona honesta es real y verdadera, y expresa esta verdad incluso si las consecuencias no le son favorables. Se trata de un valor personal muy relacionado con la integridad y el respeto por uno mismo y por los demás.

¿Qué es la empatía?

La empatía es la habilidad de ponernos en el lugar de otra persona, de modo que logramos comprender su proceso de pensamiento para identificar las emociones que experimenta. Ser empático es ser considerado con el mundo interno y emocional del otro, hacer el ejercicio de salir de uno mismo para adoptar la posición de quien tenemos en frente.

Una persona empática no juzga, miente o humilla porque comprende las repercusiones que esos actos pueden tener en el otro. Y, al detenerse a sentir ese dolor como propio, escoge el camino de la comprensión, el tacto y la calidez humana.

¿Cómo se relacionan estos valores?

Aunque a simple vista parece que honestidad y empatía son dos términos con poco en común, la realidad es que su conjunción es imprescindible en la vida diaria. Es decir, que cualquiera de ellos sin el otro, puede traer consecuencias negativas.

Por ejemplo, un exceso de empatía conlleva a mentir para evitar dañar al otro, lo que conocemos como «mentiras blancas». Esto, aunque puede evitar conflictos a corto plazo, termina generando sentimiento de culpa y causando sensación de traición en el otro cuando la falta de honestidad es descubierta.

Pero, por otro lado, la sinceridad sin empatía tampoco resulta funcional. Ser directo y sincero sin considerar el aspecto emocional puede hacer que las otras personas nos perciban como bruscos, maleducados o faltos de tacto. Como consecuencia, podemos experimentar rechazo social o conflictos interpersonales.

4 consejos para hablar con honestidad y empatía

En definitiva, honestidad y empatía han de ir unidas si queremos mantener relaciones interpersonales saludables. Sin embargo, no siempre es sencillo aplicar estos dos conceptos juntos; por ello, proponemos algunas claves para lograrlo.

1. Respetar

Al momento de comunicarnos con otras personas, hay que recordar que siempre debe primar el respeto. Respetar al otro implica considerarlo digno de conocer la verdad y, por tanto, ser honesto con él. Pero también supone tener en consideración sus sentimientos, pues nadie daña deliberadamente a una persona a la que respeta.

2. Trabajar la asertividad

La comunicación asertiva es imprescindible. En ocasiones, el miedo a ser rechazados o a que nuestra opinión sea mal recibida nos lleva a mentir para intentar agradar. Por lo mismo, es necesario mejorar la autoconfianza y aprender a expresarnos de manera asertiva.

Del mismo modo, si nos dejamos llevar por la agresividad y somos incapaces de controlar los impulsos, podemos herir a la otra persona con nuestras palabras. Recordemos que para hacer valer nuestro punto de vista no tenemos que menospreciar el ajeno.

3. Utilizar un lenguaje constructivo

Para transmitirle un mensaje poco agradable a otra persona, lo mejor es emplear un lenguaje constructivo. ¿Qué quiere decir esto? Saber escoger las palabras adecuadas y ofrecer propuestas y soluciones en lugar de criticar o juzgar.

4. Cuidar la comunicación no verbal

La comunicación no verbal tiene un peso aún mayor que las palabras a la hora de emitir un mensaje. Así, aspectos como el tono de voz empleado, la postura corporal o el momento y lugar escogidos para comunicar una idea pueden marcar la diferencia. Es conveniente prestar atención a estos aspectos para que el interlocutor no se sienta atacado o amenazado.

Honestidad y empatía para vivir bien

Los valores nos definen como personas, y se demuestran a través de nuestros actos e interacciones con los demás. Practicar la honestidad y la empatía en la vida diaria puede suponer un esfuerzo al inicio, pero a larga nos reportará mayores niveles de bienestar personal y social.

Te podría interesar...
6 inconvenientes de ser demasiado sincero
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 inconvenientes de ser demasiado sincero

Ser demasiado sincero puede no ser tan bueno, aunque así te lo soliciten los demás. A veces, la sinceridad tiene condiciones. Descubre por qué.



  • Fernández-Pinto, I., López-Pérez, B., & Márquez, M. (2008). Empatía: Medidas, teorías y aplicaciones en revisión. Anales de Psicología/Annals of Psychology24(2), 284-298.
  • Pereira, M. L. N. (2008). Relaciones interpersonales adecuadas mediante una comunicación y conducta asertivas. Actualidades investigativas en educación8(1).
  • Baró, T. (2012). La gran guía del lenguaje no verbal. Cómo aplicarlo en nuestras relaciones para lograr el éxito y la felicidad.