10 consejos para iniciar en el crochet

Poner en práctica las mejores técnicas hará que tu trabajo sea más sencillo y de más calidad. ¡Atrévete a crear piezas increíbles con el crochet!
10 consejos para iniciar en el crochet

Escrito por Andrea de los Angeles Salas Suarez, 25 septiembre, 2021

Última actualización: 25 septiembre, 2021

El crochet, croché o ganchillo es una técnica que consiste en tejer con una aguja especial, utilizando lana o hilo. Como resultado final se obtienen hermosas piezas.

Si quieres aprender más sobre esta actividad, qué necesitas y los consejos más prácticos, ¡continúa leyendo!

Materiales básicos del crochet

Comencemos conociendo los elementos básicos de la técnica de crochet. Sin ellos es imposible seguir avanzando en su conocimiento.

Lanas, hilos o trapillos

En el mercado hay una gran variedad de lanas de fibras acrílicas, animales y vegetales. En este último grupo, las favoritas son las de bambú, pues no causan irritaciones en la piel.

Como la mayoría es producto de mezclas, para identificarlas solo lee la etiqueta del rollo. ¡Mientras más bambú o algodón contengan, mejores son!

Agujas para crochet

También te sorprenderá la diversidad de agujas que encontrarás para el croché. Las puedes hallar de plástico, metal, madera y ergonómicas (estas son las más cómodas).

En función del material, selecciona la más adecuada. Si no tienes idea de cuál llevarte, consigue la recomendación en la etiqueta del hilo o lana.

Como pauta básica, mientras más fina sea la lana o el hilo que uses, es conveniente una aguja de menor tamaño. Es decir, el número de ganchillo será más alto. Además, toma en cuenta siempre su calidad.

Este tabulador te dará una pista:

  • Para algodón muy fino, la aguja apropiada es de 0,6, 0,75 o 1 milímetro.
  • Para algodón fino o hilos similares, busca ganchillos de 1,25, 1,50 o 1,75 milímetros.
  • Para hilos de grosor intermedio, conviene una aguja de 2, 2,5, 3 o 3,5 milímetros.
  • Para hilos de grosor intermedio con doble trabado compra ganchillos de 4, 4,5 o 5 milímetros.
  • Para lana retorcida adquiere una aguja de 9 o 10 milímetros.
  • Para mohair y lanas de dos hebras, funcionan los ganchillos de 6, 7 u 8 milímetros.
  • Para trapillo será útil una aguja de 12 o 15 milímetros.
Hilos y agujas de crochet.
Elegir el ganchillo adecuado para la técnica es fundamental. Así que tómate tu tiempo en la selección.

Consejos para iniciar en el crochet

Ahora que ya tienes los elementos, nos sumergimos en los mejores consejos para que inicies con la técnica de croché. ¡Presta atención!

1. Trabaja con ovillos en lugar de madejas

Antes de empezar con el tejido, es muy práctico que hagas una bola con la madeja. Puedes hacer esta tarea a mano o, mejor aún, con una bobinadora de bolas. De cualquier manera, evitarás los enredos típicos de los principiantes.



2. Desaparece los obstáculos

Una clave importante es ocuparte de todo aquello que pueda representar un obstáculo. Por ejemplo, las pulseras y lso anillos son accesorios que tienden a entorpecer el proceso. Si tienes el cabello muy largo, péinate y recógelo. Asimismo, mantén a tus gatos fuera del espacio donde estés.

3. Coloca bien el hilo

El truco es colocar el ovillo de tal forma que se desenrolle con facilidad a medida que tejes. Si practicas crochet en un sillón, tienes dos opciones: poner la lana en el piso, junto a tus pies, o en tu regazo. Por su parte, en un automóvil o avión en movimiento, introduce el material dentro de la cartera o en una bolsa de mano.

4. Sustituye los ganchos cuando sea necesario

Los inexpertos suelen ejercer poca o demasiada fuerza. En este sentido, si tu trabajo es muy apretado, opta por un ganchillo de mayor tamaño. Si es muy suelto, escoge uno más pequeño.

Es interesante probar con diferentes ganchos antes de un nuevo proyecto y el momento perfecto es cuando hagas las muestras de calibre. Esto es fundamental para que el tamaño de la pieza sea el adecuado.

Evita cambiar los ganchos a medio camino. De otro modo, las puntadas no serán consistentes. Incluso, alternar un ganchillo por otro de la misma dimensión, pero de otro fabricante, podría causarte problemas.

5. Cuenta todos los puntos y marca los iniciales

Seas principiante o especialista, marca siempre el primer punto. Cuenta también los puntos al terminar cada vuelta para comprobar que no has tejido uno de menos o de más.

6. Enmienda los errores

Es normal que cometas algún error en el proceso. Si te pasa, ¡no te desesperes! Hay remedio para todo.

Con frecuencia, quienes practican crochet temen desenredar lo que han hecho, pero esto está permitido. Corta los puntos hasta llegar a la fila donde está el inconveniente e inténtalo otra vez.

7. ¡Experimenta en el crochet!

No solo está permitido, sino que es fenomenal experimentar y darle rienda suelta a la creatividad. A medida que practiques y experimentes dejarás de ser un principiante.

Atrévete a lo siguiente:

  • Variar los colores asignados en un patrón.
  • Escoger hilos diferentes.
  • Añadir o restar detalles. Por ejemplo, en caso de que un patrón necesite flecos que no te agradan, sustituye el borde.
  • Colocar rayas en un patrón liso, variar las puntadas, personalizar un suéter con mangas largas en vez de cortas o transformar el escote.

8. Compra suficiente material

Es preferible que sobre y no que falte. Por eso, haz muy bien tus cálculos para que no te quedes a medio camino sin lana o hilo. Si esto pasa, puede que no consigas la misma tonalidad.

9. Adopta una buena postura

Asumir una postura adecuada es vital para tu salud. Procura siempre una posición cómoda, sentado en una silla con la espalda recta, sin inclinarte hacia adelante.

10. ¡No hagas muchos proyectos de crochet a la vez!

Es una tentación en la que muchos caen. Pero lo cierto es que hay que establecer límites y una buena manera de hacerlo es con un máximo de tres o cuatro proyectos simultáneos. De lo contrario, acabarás con todos los trabajos inconclusos.

Técnicas para principiantes en el crochet

Algunos te dirán que es muy difícil aprender crochet, pero la realidad es que solo basta con que conozcas y ensayes las estrategias básicas para empezar. ¡Dile adiós al miedo y suéltate!

El montaje en el crochet

Este es el punto de partida. Existen diferentes técnicas para hacer el montaje. Una de ellas consiste en pasar el hilo sobre el dedo índice de la mano auxiliar y luego mover el hilo por encima del pulgar (desde abajo hacia arriba).

De inmediato, con el resto de los dedos de esa mano toma las dos hebras sueltas con firmeza. Agarra la aguja usando la otra mano y métela dentro de la lazada que se forma en torno al pulgar.

Con el gancho, recoge el hilo que sale del índice, tirando de él. Paso seguido, introdúcelo en la lazada del dedo pulgar.

Suéltala y estira sutilmente el hilo hasta lograr que el punto esté flojo encima de la aguja. ¡Tienes listo tu punto inicial para hacer la primera cadeneta!



El punto de cadeneta

Esta es la base de todos los trabajos de crochet, a pesar de que hay técnicas que la omiten. Se trata del punto más sencillo y sirve para comenzar una hilera nueva. Repite el punto de cadeneta tantas veces como lo creas necesario, teniendo claro que el inicial donde está la aguja jamás se cuenta.

El punto bajo

En el mundo del crochet también es llamado medio punto. Se usa para crear un tejido tupido y denso. Adicionalmente, será tu aliado a la hora de pasar a la siguiente hilera y nivelar la variación de altura.

Bolso tejido al crochet.
Experimenta con las formas y adquiere experiencia con nuevas ideas y diseños.

El punto alto

Por su forma de palo, es conocido como punto de vareta. Se caracteriza por tener el doble de altura en comparación con el punto bajo y se usa para obtener un tejido mucho más suelto.

El remate de los hilos sueltos

Al finalizar, no olvides rematar los hilos sueltos en el borde. Para esta tarea, usa una aguja para bordar o coser lana.

Relaciónate con gente que también haga crochet

Nada más productivo que reunirte con otras personas que, al igual que tú, hacen crochet. Recuerda que los más veteranos en la materia tienen un sinfín de conocimientos y experiencias que pueden servirte para lograr un trabajo genial.

Súmate al grupo de crochet de tu comunidad o asiste a foros u otros eventos para aprender de los más experimentados. Inclusive, aunque lleves años tejiendo, siempre es posible descubrir cosas novedosas y en tendencia.

¡Crea, equivócate, pule tus habilidades y sorpréndete de las obras maravillosas que eres capaz de tejer!

Te podría interesar...
Tejer, catalogado como uno de los hábitos más relajantes
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Tejer, catalogado como uno de los hábitos más relajantes

¿Sabías que tejer puede ser uno de los hábitos más relajantes? Descubre algunos de los beneficios de esta tradicional práctica.



  • García E. Tejiendo grabados. Cualidades expresivas del ganchillo en los procesos de grabado. España: Universidad Politécnica de Valencia; 2017.
  • Martínez A, Bernabeu J, García A, Gálvez S, Garre A, Lobato M, Marín M, Neira M, Vázquez J. Las matemáticas dle ganchillo. España: I.E.S. Dos Mares; 2013.
  • Spanger M, Garavito C. Cartilla ilustrativa: ganchillo, nudos y cestería calceta de plátanos. Colombia: Ministerio de Comercio, Industria y Turismo; 2011.