5 consejos para lavar un edredón

El edredón es el acompañante inseparable en cada etapa de descanso, pero su higiene suele ser pasada por alto, siendo perjudicial para la salud. Así que te mostramos los mejores consejos para lavarlo.
5 consejos para lavar un edredón

Escrito por Daniel Osuna Sisco, 11 febrero, 2021

Última actualización: 11 febrero, 2021

El ser humano se ha acostumbrado a convivir con los edredones. Sin embargo, esto lleva con frecuencia a un descuido generalizado y relacionado con la falta de mantenimiento de dicha cubierta con relleno. En consecuencia, los famosos ácaros del polvo y las alergias se hacen presentes. De aquí nace la necesidad de conocer útiles consejos para lavar un edredón.

Al ser una situación que se considera de menor relevancia, la acumulación de suciedad puede llegar a niveles preocupantes que dificulten las horas de sueño, dando como resultado una reacción en cadena. Por ello, para ponerles fin a los inconvenientes, llega el momento de darle el nivel de preponderancia que merece cada tipo de edredón.

Tipos de edredones

Antes de incorporar los consejos para lavar un edredón, debemos internalizar qué tipos existen, de modo que su higienización sea acertada. En ese orden de ideas, llega el turno de determinar las variables que tiene esta pieza de tela predilecta.

Edredón ajustable

Este tipo de edredón tiene la particularidad de adaptarse de forma óptima a los colchones, a raíz de que cuenta con bandas elásticas en las esquinas, lo que permite una conciliación perfecta y realza la estética del dormitorio.

Por otra parte, ofrece suficiente seguridad de mantenerse ajustado a lo largo de todo el periodo de descanso, a pesar de los tirones o movimientos bruscos de quienes utilicen la cama.

Edredón conforter

En la totalidad de la pieza de tela existe un material compuesto por un 50 % de poliéster y un 50 % de algodón. De esta manera, los cuidados deben ser mayores en la etapa del aseo. Asimismo, presenta una ventaja en cuanto a la elegancia que exhibe.

Lavar un edredón según su tipo.
Hay distintos tipos de edredones y algunos de ellos requieren cuidados especiales a la hora de la limpieza.

Relleno, funda o edredón nórdico

El edredón nórdico presenta dos variantes, las que se dividen en plumas y material sintético. A tal efecto, tiende a tener pesos diferentes de acuerdo a la temperatura para la que está diseñado.

Edredón de colcha

El punto de distinción que presenta esta clase de edredón radica en la tela que preserva un alto porcentaje del calor corporal de los usuarios. Así pues, resulta imprescindible para temporadas de frío. Dicha propiedad se genera por un género de mayor grosor que eleva el nivel de complejidad durante la limpieza.

Duvet

Se conoce como la evolución o mutación del edredón nórdico, ya que es una conjunción de tela exterior con un relleno de fibra. En este caso, para la limpieza no es posible hacer una extracción del relleno, debido a que se encuentra incorporado con el recubrimiento.

¿Cada cuánto se debe lavar el edredón?

Uno de los factores que lleva a un lavado deficiente del edredón nace del desconocimiento de los lapsos recomendados para hacer la limpieza. Lo apropiado, primero, es analizar tanto el uso que recibe como el material que lo compone.

Acto seguido, para edredones de uso intermitente y que poseen una funda lo idóneo es realizar un lavado cada 5 o 6 meses. Por su parte, los utilizados con asiduidad y que cuenten con una capa exterior delgada requieren de un mantenimiento pasados los 3 meses. Claro que los tiempos varían si ocurre algún accidente imprevisto.

Consejos para lavar un edredón

Lavar un edredón puede parecer una tarea sencilla a la distancia, pero cuando se lleva a cabo hay diversas dudas y errores en los que se cae, lo que termina deteriorando el producto de forma innecesaria. Para evitarlo, toma nota de los siguientes 5 consejos para lavar un edredón.

1. Fíjate en la etiqueta

La información de lavado y preservación que tienen los edredones en su etiqueta puede ser un buen comienzo para saber cómo tratarlos. Por tanto, puntualiza las consideraciones que ha dejado el fabricante para aumentar el tiempo de vida útil. No obstante, procura incluso elevar la temperatura de lavado señalada para la mayoría de cobertores, pues será beneficioso.

2. Cuida de forma diferenciada el edredón nórdico

No todos los edredones pueden ser lavados solo siguiendo las indicaciones de la etiqueta, ya que en el caso de los nórdicos, por ejemplo, el cuidado se vuelve más detallado. Por ello, para su correcto mantenimiento aplica lo siguiente:

  • Incorpora el edredón a tu lavadora.
  • Agrega 3 pelotas de tenis recubiertas por calcetines en el tambor de la lavadora. Esta técnica permitirá que las colisiones de las pelotas con el edredón hagan un reordenamiento satisfactorio de las plumas.
  • Agrega agua fría (excepción del consejo 1) y detergente de cuidados especiales.
  • Enciende la lavadora en el modo de prendas delicadas.
  • Déjalo secar y varía las posiciones con regularidad para una remoción completa de la humedad. También puedes agregar spray antiácaros.

3. Evita las lavadoras pequeñas

Cómo mínimo, el tambor de la lavadora para hacer la limpieza de los edredones debe tener una capacidad de 8 litros. De lo contrario, la limpieza resultará deficiente producto de la poca movilidad que se consigue. A su vez, podría terminar rompiéndose al quedarse sin espacio.

4. No utilices suavizante

El suavizante no actúa sobre las manchas, sino que da otra sensación de suavidad y agrega esencia a las prendas. En cambio, para los productos de fibras sintéticas no termina teniendo repercusión alguna. De hecho, contamina con químicos de manera innecesaria y es un catalizador del deterioro.

No usar suavizante para los edredones.
No utilices suavizante para los edredones, ya que podrías estropearlos sin sentido con los químicos.

5. Coloca el detergente en su justa medida

El último de los consejos para lavar un edredón, se basa en la utilización exacta del detergente, puesto que es clave para no tener malas experiencias por la aglomeración del relleno. Así pues, una medida recomendada es la de un tercio del detergente, garantizando de esta manera la limpieza profunda y sin excesos perjudiciales.

Los consejos para lavar un edredón prolongarán su vida útil

Recuerda que el proceso de limpieza de los edredones no termina con el ciclo de lavado y cada uno de los consejos propuestos, pues la etapa de secado y guardado puede ser el punto de inflexión en el cuidado. En ese sentido, durante las temporadas en desuso preserva en bolsas plásticas sin rastros de humedad.

Para concluir, hacer un lavado regular de tus edredones hace que los ácaros y las bacterias se inactiven. Al mismo tiempo, se prolonga la calidad de la prenda de manera considerable.

Te podría interesar...
Quita el mal olor del colchón con estos trucos de limpieza
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Quita el mal olor del colchón con estos trucos de limpieza

Mal olor del colchón? Para acabar con preparar puedes algunas soluciones de limpieza casera. ¿No sabes cómo? Descubre los mejores trucos.