5 consejos para manejar las relaciones familiares problemáticas

Raquel Lemos Rodríguez·
14 Diciembre, 2020
¿Te sientes frustrado porque no sabes manejar las relaciones familiares problemáticas? En este artículo descubrirás 5 consejos que te compartimos para que comiences el camino de la reconciliación.

Manejar las relaciones familiares problemáticas no es sencillo. Cada persona tiene su carácter y una manera de reaccionar ante la que puede que no sepas qué hacer. Es por esto que queremos compartir contigo algunos consejos que pueden venirte muy bien para gestionar este tipo de situaciones tan frustrantes.

Algunas patologías de la mente tienen relación con el entorno familiar. Es por esto que manejar las relaciones familiares problemáticas es fundamental.

Ansiedad, depresión, problemas de autoestima. Todo ello, a veces, encuentra su origen en una relación familiar con problemas de convivencia y enfrentamientos a diario. ¿Quieres ponerle punto final? Entonces presta atención a este artículo.

Consejos para manejar las relaciones familiares problemáticas

Desde el Centro Manuel Escudero indican que el origen de las relaciones familiares problemáticas puede ser diverso. Una cuestión de interdependencia mutua de los miembros de la familia, así como un tema económico o los valores y las creencias culturales forman parte del acervo detrás de las discusiones.

Los problemas pueden suceder entre hermanos, entre padres, de padres con hijos o entre la familia política. Para ello, conviene dar algunos pasos para manejar las relaciones familiares problemáticas de la mejor manera posible.

Mujer molesta con su pareja con problemas familiares políticos.
La familia política representa un foco de problemas en muchas ocasiones, ya que los valores y los pensamientos pueden ser muy distintos.

1. Comunicarse es fundamental

Para manejar los conflictos familiares, lo primero que debes hacer es comunicar lo que a ti te pasa. En muchas ocasiones los conflictos perduran porque una persona no manifiesta que se encuentra incómoda o que hay aspectos que no le gustan. Debes comprender que los demás no son adivinos.

Si una vez que comunicas lo que te pasa la respuesta que obtienes es negativa o de rechazo, tal vez haya que recurrir a un profesional que pueda ayudar. Aunque esta sea siempre la última opción, es importante que sepas que puede que aquí esté la clave para la resolución.

Sigue leyendo: Fortalece las relaciones familiares

2. No te olvides de escuchar

Aunque es importante que comuniques lo que a ti te sucede, también lo es que escuches a los demás. Si lo que dicen las otras personas no nos gusta, tendemos a hacer oídos sordos y esto no es beneficioso.

Para llegar a acuerdos es necesario hablar y escuchar. Solo así se puede llegar a un buen término, ya que también conocerás el punto de vista que tienen las otras personas.

Descubre: El cerebro emocional: la empatía

3. Encuentra el lugar y el momento adecuados

Un aspecto muy importante para manejar las relaciones sociales problemáticas es encontrar el lugar y el momento adecuados para poder hablar sobre los problemas. Esto es necesario para evitar que la familia con la que se tiene un conflicto rechace de primeras conversar sobre el tema.

Lo mejor es hallar un momento en el que estés a solas con la persona o las personas con las que tienes algún tipo de conflicto. También es importante que no tengan prisa ni cosas por hacer. En caso contrario, esto puede jugar en tu contra. Recuerda lo que te mencionábamos sobre comunicarte, pero también saber escuchar.

4. Sé asertivo en todo momento

La asertividad es la capacidad para expresar los sentimientos y emociones de una forma en la que no se critique ni se juzgue a la otra persona. No siempre es fácil ser asertivo, por eso, si necesitas ayuda para esto no dudes en acudir a un profesional que te oriente.

La asertividad es muy importante en todos los ámbitos de tu vida. Te permitirá estar mejor y expresar lo que piensas sin sentirte culpable.

Resolver un conflicto familiar con asertividad.
Encontrar un momento tranquilo en el que hablar sin prisas es fundamental para resolver conflictos con la familia.

5. Pide ayuda profesional si es necesario

Existen diferentes profesionales que pueden ayudarte a manejar las relaciones familiares problemáticas. Por ejemplo, un psicólogo, un terapeuta de pareja o un mediador. Escoge aquel que mejor encaje con lo que necesites.

A pesar de que siempre intentemos resolver los problemas por nosotros mismos, no siempre somos capaces, ya que no tenemos las herramientas que nos ayuden. Conviene que no esperes mucho a buscar ayuda profesional si la necesitas. Los conflictos familiares pueden derivar en graves problemas de autoestima, ansiedad y depresión, que no es necesario prolongar.

¿Alguna vez has acudido a un profesional para manejar las relaciones familiares problemáticas? ¿Cuál ha sido el motivo? La salud mental y nuestro bienestar es muy importante. No prolonguemos el malestar por no apoyarnos en alguien capacitado que nos ayude.

Manejar las relaciones familiares problemáticas requiere compromiso

Más allá de los consejos que te brindamos, es fundamental el compromiso para acercarnos al otro y resolver los problemas. No siempre sucederá algo positivo en el primer momento, pero la persistencia y la convicción de que estamos en el camino correcto nos deben sostener. No hay que bajar los brazos y agotar las instancias de mediación.

  • Beck, A. T. (2009). Con el amor no basta: cómo superar malentendidos, resolver conflictos y enfrentarse a los problemas de pareja. Barcelona [etc]: Paidós, 2003 Barcelona [etc.]: Paidós, 2003.
  • Soria Trujano, R. (2010). Tratamiento sistémico en problemas familiares. Análisis de caso. Revista electrónica de psicología Iztacala13(3).
  • Villaluenga, L. G. (2018). Mediación en conflictos familiares: una construcción desde el derecho de familia. Editorial Reus.