5 consejos para personalizar la ropa

Para personalizar tu ropa comienza por elegir un estilo y considera darle una segunda oportunidad a algunas de tus prendas. No tengas miedo de decolorar, dibujar y teñir.
5 consejos para personalizar la ropa

Escrito por Maria Margarita Barrios Quintero, 26 febrero, 2021

Última actualización: 26 febrero, 2021

Si buscas marcar la diferencia, personalizar la ropa es una buena opción. Para ello encontrarás variopintas formas de hacerlo. Hay broches metalizados, parches, bordados o hasta pintura en tela. Son técnicas que pueden hacer que resaltes entre la multitud.

Es posible volver a la vida prendas viejas, creando nuevos y divertidos diseños que se ajusten a tu personalidad. De este modo, estarás de acuerdo que nunca está demás tener algunos consejos bajo la manga. Descubre algunos para personalizar tu ropa y tus zapatos.

3 formas de personalizar la ropa

Para crear un guardarropa exclusivo puede que necesites un poco de tiempo y creatividad. De cualquier forma, valdrá la pena.

1. Decora a tu estilo

Este es el paso inicial y para materializarlo, antes que nada, debes definir tu estilo: boho, romántico, preppy, urban-chic o estilo grunge. Luego de definir este paso tan importante, hazte del material necesario para personalizar tu ropa de acuerdo a lo que hayas decidido.

Con ello lograrás que las personas que te conozcan y te vean usando la nueva versión de tu prenda exclamen “esta chaqueta o estos zapatos son muy tú”.

Ropa vieja y rota para personalizar.
La ropa que está vieja o rota no tiene por qué terminar en la basura. La creatividad puede salvarla.

2. Dale una segunda oportunidad a tus prendas

La ropa vieja o desgastada no necesariamente debe terminar en la basura. Esta podría tener una segunda oportunidad y darte un estilo único y envidiable.

Un aspecto diferente podría darse al cortar cualquier prenda. Un vestido largo puede convertirse en uno corto y cambiar de forma radical su apariencia. Lo mismo sucede con los pantalones, pero cuando se trata de una camisa hay un poco más de libertad:

  • Corta en forma vertical para crear unos flecos en la parte de abajo de la camisa. Intenta que los cortes te queden parejos.
  • También puedes atreverte a cortar las mangas y parte del cuello para crear una camisilla.
  • Otra idea para una musculosa es cortar la camisa en la zona de los omoplatos, intentar dejar una tira entre el cuello y el resto de la tela que te quedó en la espalda y deshacerte de las mangas.
  • Ahora, si tienes una camisa larga, al cortar los hombros puede convertirse en un vestido amarrado con un cinturón en el medio.

En realidad, la imaginación queda corta cuando se trata de hacer pequeños cortes de estilo a una camisa. Un pequeño detalle de abertura en los hombros, un corte en horizontal en la espalda, entre otros. Solo necesitas despertar la creatividad.

3. Aviva al artista en ti decolorando, dibujando y tiñendo

Una prenda única se logra imprimiendo nuestra personalidad a la ropa. Una forma de lograrlo es dibujando, tiñendo o decolorando. Pero antes de adentrarte a esta aventura procura tener todos los utensilios a la mano.

Pintura al frío, pincel de espuma, pintura para tela, algo de cartón, pluma de gel blanqueador, lejía, entre otros instrumentos. Sin embargo, no todo puede ser pintura.

Una idea genial es añadirle a tu prenda de vestir un poco de encaje. Trazas una figura, recortas y coses el bordado.

2 formas de personalizar los zapatos

Sin duda, los zapatos revelan el carácter, la genuinidad y el ser, sobre todo si son personalizados. Aquí van algunas ideas que pueden ayudarte.

1. Un cambio pequeño primero

Si tienes un diseño en mente, trazar con lápiz sobre tus zapatos de lona o tela antes de pintarlos permite eliminar líneas erróneas. Aunque un cambio pequeño no solo significa hacer un bosquejo en tu calzado, también puedes ser creativa con el método de colocar las trenzas o diamantes falsos alrededor.

2. Personaliza tus zapatos con un poco de pintura y brillo

Aunque también podrías pintar tus zapatos de cuero, plástico u otros materiales, ten en cuenta que la pintura se fija mejor si son de tela o lona.

Para comenzar a pintar considera que el límite lo pones tú. Así como podrías dibujar un patrón de formas, un paisaje o un personaje animado que te guste, también es posible optar por añadir brillantina.

Sea lo que sea que elijas, asegúrate de cubrir con cinta adhesiva las partes de los zapatos que no quieres que se llenen de pintura (suelas, ojetes de metal, entre otros). Del mismo modo, aplica la capa de imprimación antes de comenzar a pintar y limpia la zona con alcohol isopropílico previo a la brillantina. En ambos casos, culmina con un sellador acrílico.

Personalizar las zapatillas.
El calzado también se puede personalizar según el estilo que uno quiera, para resaltar entre la multitud.

¿Qué recordar al momento de personalizar tu ropa?

Personalizar la ropa depende de tu estilo, de tu creatividad y, por supuesto, de las prendas que tengas a la mano. Si bien es cierto que puedes comprar unos zapatos de tela o lona para pintar un lindo diseño que viste en redes sociales, también puedes darle una segunda oportunidad a esa camisa, pantalón o vestido que yace en el fondo de tu guardarropa.

Es por ello que una vez que hayas decidido a qué prenda le quieres hacer un makeover, pienses y ejecutes cómo te gustaría que luzca. ¿Quieres convertir una camisa en un vestido? ¿Una franela en una musculosa? También podrías intentar un trenzado o unos flecos. ¡El límite lo pones tú!

Te podría interesar...
5 consejos para personalizar el cuarto de tu hijo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 consejos para personalizar el cuarto de tu hijo

Personalizar el cuarto de tu hijo le permite crecer en un entorno seguro con el que se identifique. Es importante tener en cuenta sus gustos.



  • Doria, Patricia. "Consideraciones sobre moda, estilo y tendencias." Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación 42 (2012): 101-a.
  • Barreiro, Ana Martínez. "Moda y globalización. De la estética de clase al estilo subcultural." Revista internacional de sociología 62.39 (2004): 139-165.