7 consejos para prevenir la periodontitis

La enfermedad periodontal puede tener consecuencias graves tanto para la salud bucal como general. Descubre algunas estrategias para prevenir su aparición.
7 consejos para prevenir la periodontitis
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 25 enero, 2022

La salud bucodental va más allá de no tener caries y lucir una sonrisa brillante y alineada. Las encías también merecen ciertos cuidados; por eso, aquí te contamos cómo prevenir la periodontitis.

La enfermedad periodontal es una patología muy frecuente; su prevalencia aumenta a medida que envejecemos. Muchas veces, su desarrollo es progresivo, lento y silencioso, por lo que las personas no consiguen identificarlo.

Sin embargo, si no se trata a tiempo, puede llevar a la pérdida de las piezas dentarias, con las consecuencias negativas en el habla, la nutrición, el aspecto y la salud en general que esto conlleva.

De hecho, esta infección oral aumenta el riesgo de otras patologías sistémicas, como la diabetes y las cardiopatías. Asimismo, está asociada a complicaciones durante el embarazo. ¿Cómo prevenirla?

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis, también conocida como «enfermedad periodontal» o «piorrea», es una infección bacteriana en los tejidos de sostén de los dientes. En particular, compromete estructuras como las encías, el cemento que recubre las raíces dentarias, el ligamento periodontal y el hueso alveolar, encargados de mantener fijos los elementos dentarios.

Al principio de la enfermedad se produce la inflamación de las encías o gingivitis. La misma ocurre como una respuesta defensiva del organismo a la presencia y acúmulo de placa bacteriana y sarro que irritan la estructura. El tejido gingival se torna de color rojo intenso, se hincha, molesta y sangra con facilidad.

Si la gingivitis no se trata, la inflamación aumenta y las bacterias llegan a las zonas más profundas, lo que da lugar a una infección de las estructuras de soporte dentario.

La unión de la encía con el diente cada vez es más profunda y se generan bolsas periodontales. Además, la destrucción del ligamento periodontal y del hueso provoca el aflojamiento de las piezas dentarias e incluso su pérdida.

Con esto se ocasionan problemas en la masticación, la alimentación y el habla. De paso, hay un deterioro en el aspecto de la sonrisa que provoca una baja autoestima y el abandono de algunas actividades sociales.

Otras complicaciones asociadas son las siguientes:

  • Diabetes.
  • Cardiopatías.
  • Riesgo de enfermedades neurodegenerativas.
  • Problemas durante la gestación, como partos prematuros y nacimiento de niños de bajo peso.
¿Qué es la periodontitis?
La acumulación de placa bacteriana y sarro conlleva a complicaciones como la enfermedad periodontal.

Síntomas de la periodontitis

Detectar de manera temprana las manifestaciones propias de la periodontitis facilita su diagnóstico y su tratamiento. Por ello, es fundamental estar atentos a las señales. Algunos de sus síntomas son los siguientes:

  • Encías rojas e hinchadas.
  • Sangrado de encías al cepillar los dientes o de manera espontánea.
  • Mal aliento permanente.
  • Sensación de feo sabor o mal gusto.
  • Sensibilidad en la boca.
  • Dolor para masticar.
  • Movilidad dentaria o dientes separados o sueltos.
  • Retracción de las encías o dientes con coronas más largas.

La aparición de estos síntomas no sucede de un día para el otro, sino que progresan de manera paulatina. Es necesario buscar tratamiento odontológico para evitar las consecuencias más severas de este trastorno.

Causas de la periodontitis

La periodontitis es causada por el acúmulo de placa bacteriana a lo largo de la línea de las encías y por debajo de las mismas. Esta película de bacterias y restos de alimentos se adhiere a las superficies bucales; si no se elimina con una higiene adecuada, puede calcificarse, lo que da origen al sarro o al cálculo dental.

El sarro se observa como una arenilla dura y rugosa que puede ser de color blanquecino, amarillento o marrón. Este cálculo se acumula cada vez de manera más profunda, origina las bolsas periodontales y afecta los tejidos de soporte del diente.

Debes saber que, a diferencia de la placa bacteriana, el sarro no puede eliminarse con el cepillado dental. Una limpieza profesional en el consultorio es necesaria para quitar todos los depósitos de cálculo.

Algunos factores que predisponen a esta condición son los siguientes:

  • Higiene dental deficiente o inadecuada.
  • Falta de controles y limpiezas odontológicas periódicas.
  • Fumar tabaco.
  • Enfermedades sistémicas que potencian el daño de los tejidos de sostén, como la diabetes y la osteoporosis, por ejemplo.
  • Cambios hormonales, como los que se dan durante el embarazo y la menopausia.
  • Problemas nutricionales, como la obesidad y el déficit de vitamina C.
  • Uso de ciertos medicamentos, sobre todo aquellos que provocan sequedad bucal.
  • Factores genéticos.
  • Problemas de inmunidad, como la leucemia, el VIH/SIDA o los tratamientos contra el cáncer.


Medidas para prevenir la periodontitis

Pese a lo agresiva que puede ser esta patología, hay algunas medidas simples que contribuyen a su prevención. A continuación, compartimos 7 recomendaciones claves.

1. Cepillarse los dientes de manera efectiva

Realizar un adecuado y frecuente cepillado dental es una de las maneras más fáciles y efectivas de prevenir la periodontitis. Con esta maniobra simple se logra eliminar los acúmulos de placa bacteriana, responsables de la patología.

El cepillado dental ha de hacerse al menos dos veces al día y, si es posible, después de cada comida. Se debe utilizar un cepillo de cerdas suaves que realice movimientos de barrido desde las encías al diente.

Es fundamental dedicar un buen rato para realizar la técnica de manera correcta. Hay que cuidar de higienizar todas las caras y los lados de las piezas dentarias presentes en la boca. Además, es necesario limpiar la lengua, donde también se acumulan bacterias.

Para que el cepillo dental cumpla su propósito debe estar en buenas condiciones. Por este motivo, se aconseja cambiarlo cada 3 meses o antes si las cerdas están abiertas o dañadas. Para algunos pacientes, utilizar un cepillo de dientes eléctrico puede significar una gran ayuda a la hora de controlar la placa bacteriana.

2. Usar hilo dental

Para prevenir la periodontitis es necesario incorporar el uso del hilo dental a la rutina de higiene bucal, al menos una vez al día. Pasar la seda entre los dientes ayuda a eliminar la placa bacteriana y los restos de alimentos que quedan atrapados en esas zonas donde las cerdas del cepillo no logran llegar.

Los irrigadores dentales y los cepillos interproximales también pueden servir para higienizar estas zonas de difícil acceso. Pues a pesar de realizar un correcto cepillado de dientes y encías, si no se complementa con estos accesorios, la higiene es incompleta.

De esta manera, las bacterias entre los dientes se proliferan, forman sarro, y la periodontitis comienza a ser una posibilidad cercana.

3. Elegir la pasta dental adecuada

Hoy en día, en el mercado hay una gran variedad de pastas dentales. Dar con la adecuada para las necesidades particulares de cada boca se puede transformar en un desafío.

Para elegir la pasta dental correcta y prevenir la periodontitis lo ideal es pedir asesoramiento al odontólogo. El profesional podrá recomendar el producto que considere más oportuno para cada caso.

Si no hay ninguna necesidad particular, es importante elegir una pasta dental que contenga flúor. Además, es importante buscar un producto que tenga el sello de aprobación de alguna entidad odontológica reconocida, como la ADA.

En casos particulares, el dentista podrá recomendar productos con ingredientes específicos para reducir la formación de sarro, tratar la sensibilidad, disminuir las bacterias o limitar la inflamación. En estos casos, es fundamental seguir las recomendaciones de tiempo y frecuencia de uso que indique el profesional.

4. Usar enjuague bucal

Aunque el uso del enjuague bucal se asocie a la sensación de boca limpia y aliento fresco, su función abarca más que estos efectos agradables. Los colutorios orales ayudan a reducir la placa bacteriana y la formación de sarro; por ende, son capaces de prevenir la periodontitis.

Se trata de un método que complementa la higiene dental. En ningún caso reemplaza el uso del cepillo y del hilo dental, sino que mejora los resultados.

Debes saber que existen enjuagues orales con ingredientes específicos que se utilizan para disminuir los síntomas de la enfermedad periodontal. De hecho, se emplean como parte del tratamiento. De todos modos, estos deben utilizarse de acuerdo a las consideraciones del profesional.

Los controles regulares con el dentista y las limpiezas profesionales son otra manera de prevenir la periodontitis. El odontólogo es la persona más idónea para detectar los primeros síntomas de la gingivitis y la enfermedad periodontal.

Por este motivo, visitar a este profesional de manera frecuente ayuda a controlar el estado general de la boca y a detectar cualquier problema de manera temprana. Como en la mayoría de las patologías, cuanto antes se diagnostique y se comience con el tratamiento, más simple es la terapéutica y mejor es el pronóstico.

Visitar al odontólogo cada 6 meses – o con mayor frecuencia si el profesional así lo recomienda – permitirá resolver cualquier inconveniente que se presente. Además, es pertinente adelantar la consulta si aparece cualquier síntoma que haga sospechar de un problema en la boca.

Cuando sea necesario, el odontólogo realizará una limpieza profesional o profilaxis para eliminar los depósitos de placa bacteriana y cálculo dental que se hayan acumulado. En general, se realizan cada 6 o 12 meses, según las condiciones orales de cada paciente.

Visitar de manera regular al odontólogo
Las visitas periódicas con el odontólogo son determinantes para cuidar la salud oral y prevenir enfermedades dentales.

6. Dejar de fumar

Deshacerse del hábito de fumar trae múltiples beneficios a la salud de la persona. A nivel bucal, es una manera de disminuir el riesgo de cáncer oral, mejorar el aliento, evitar la sequedad y, por supuesto, prevenir la periodontitis.

El cigarrillo debilita el sistema inmunitario, por lo que las bacterias pueden desarrollar infecciones en las encías con mayor facilidad. Además, una vez que se genera el daño en los tejidos, la cicatrización es más lenta y difícil.



7. Ocuparse de la salud general

Como adelantamos, muchas patologías sistémicas están relacionadas con la salud bucodental. Es así que enfermedades como la diabetes, la osteoporosis o los trastornos neurodegenerativos, por ejemplo, pueden agravar los cuadros de periodontitis.

Los chequeos médicos regulares son una manera de ocuparse de la salud general. En caso de padecer alguna afección crónica, tomar la medicación prescrita contribuirá a evitar las complicaciones que los trastornos sistémicos ocasionan.

Prevenir la periodontitis es posible

La enfermedad periodontal es una afección oral muy frecuente. Sus consecuencias no solo afectan la boca y sus funciones, también repercute en la salud, la autoestima y la calidad de vida de quien la padece.

Nadie quiere lidiar con encías que sangran, un aliento feo o dientes que se muevan. Por este motivo, prevenir la periodontitis se vuelve de gran importancia. Así pues, vale la pena aplicar estas recomendaciones para mantener los dientes y las encías sanos.

Te podría interesar...
Piorrea o periodontitis: ¿qué es y cómo tratarla?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Piorrea o periodontitis: ¿qué es y cómo tratarla?

La piorrea o periodontitis es una enfermedad oral severa que puede causar graves complicaciones si no se interviene de manera oportuna.



  • Sahni, V., & Gupta, S. (2020). COVID-19 & Periodontitis: The cytokine connection. Medical hypotheses144, 109908.
  • Gupta, S., Mohindra, R., Singla, M., Khera, S., Sahni, V., Kanta, P., ... & Räisänen, I. (2021). The clinical association between Periodontitis and COVID-19. Clinical Oral Investigations, 1-14.
  • Hernández-Vigueras, S., & Aquino-Martínez, R. (2021). Potencial Rol de la Periodontitis en la Severidad de COVID-19. Revisión. International journal of odontostomatology15(2), 335-341.
  • Corria, E. N. R., Zamora, S. L. C., Aguilera, A. M. C., Rodríguez, R. S., Milán, L. P., & Cabrera, R. E. N. (2019). Prevención de enfermedades periodontales. Métodos mecánicos de control de placa dentobacteriana. Multimed23(2), 386-400.
  • Quiñonez Cuero, V. P. (2018). Incidencia de periodontitis entre pacientes adultos y adultos mayores (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Martínez, A. C. M., Llerena, M. E., & Peñaherrera, M. S. (2017). Prevalencia de enfermedad periodontal y factores de riesgo asociados. Dominio de las Ciencias3(1), 99-108.
  • Janakiram, C., & Dye, B. A. (2020). A public health approach for prevention of periodontal disease. Periodontology 200084(1), 202-214.
  • Corria, E. N. R., Zamora, S. L. C., Aguilera, A. M. C., Rodríguez, R. S., Milán, L. P., & Cabrera, R. E. N. (2019). Prevención de enfermedades periodontales. Métodos mecánicos de control de placa dentobacteriana. Multimed23(2), 386-400.
  • García, R. C., Culqui, S. F., Benalcázar, R. Q., Raymi, A. C., Navarro, M. P., & Vásquez, Ó. T. (2019). Enfermedad periodontal asociada al embarazo. Revista Científica Odontológica7(1), 132-139.
  • Preshaw, P. M., & Bissett, S. M. (2019). Periodontitis and diabetes. British dental journal227(7), 577-584.
  • Genco, R. J., & Borgnakke, W. S. (2020). Diabetes as a potential risk for periodontitis: association studies. Periodontology 200083(1), 40-45.
  • Penoni, D. C., Vettore, M. V., Torres, S. R., Farias, M. L. F., & Leão, A. T. T. (2019). An investigation of the bidirectional link between osteoporosis and periodontitis. Archives of osteoporosis14(1), 1-10.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.