Consejos para salir de una relación destructiva

Si no eres feliz en tu relación, deja de justificar a tu pareja. Es momento de aceptar que no te está aportando nada bueno y que lo mejor es dejarlo.
Consejos para salir de una relación destructiva

Escrito por Carolina Betancourth, 13 febrero, 2018

Última actualización: 13 mayo, 2021

El enamoramiento nos puede cegar cuando estamos en medio de una relación destructiva. El temor a estar solos o a “perder” al ser amado nos hace soportar una serie de comportamientos tóxicos por parte de la pareja.

De hecho, llegamos a pensar que sus conductas se deben al amor que nos tienen y que “merecemos” esas humillaciones o reproches que se vuelve constantes con el pasar de los días.

Lo más preocupante es que nos empezamos a sentir atrapados y perdemos la capacidad para tomar una decisión que nos permita volver a sentir felicidad.

¿Cómo puedo terminar una relación destructiva? Dar este paso no es nada sencillo, menos aún cuando la otra persona nos manipula y deteriora la autoestima. Por esta razón, en esta oportunidad queremos compartir una serie de consejos que te ayudan a aclarar lo que sientes para tomar una decisión sana lo antes posible.

¿Cómo saber si estoy en una relación destructiva?

Lidiar con una relación destructiva es posible
Estas relaciones pueden disminuir en buena medida la calidad de vida.

En ocasiones nos cuesta trabajo aceptar que estamos en medio de una relación destructiva porque la otra persona nos hace pensar que sus comportamientos son por amor o protección.

La doctora Suzanne Degges-White, del Departamento de Educación de la Universidad de Illinois, explica que la víctima llega a pensar que tiene la culpa de la toxicidad de la relación. Por otro lado, justificamos los malos momentos considerando que es “normal” tener discusiones y que todo se puede arreglar cuando pase el enojo.

Lo cierto es que, aunque toda relación tiene malas rachas, existen conductas que bajo ninguna circunstancia deben ser normalizadas ni aceptadas puesto que se pueden salir de control con el paso del tiempo.

Considera poner punto final a tu relación si es habitual que los celos sean el motor de conductas invasivas y absurdas, tales como:

  • Tu pareja te falta al respeto con insultos o agresiones físicas.
  • Trata de controlarte y vigilarte la mayor parte del tiempo.
  • Toma decisiones por ti sin consultarte si estás de acuerdo.
  • Te impide tener relaciones sociales o familiares.
  • Ataca tu autoestima y te hace sentir inferior.
  • Termina con tus sueños y tus pasiones.
  • No te demuestra interés aunque te esfuerces.
  • Te hace sentir culpable de todas las cosas malas que ocurren.

¿Qué puedo hacer para salir de una relación destructiva?

Todas las relaciones destructivas acaban mal. Por esto, aunque sea difícil, lo mejor es reconocer el problema para ponerle punto final cuanto antes. Ojo, no se trata de descartar la negociación sin más, sino de no permitir que una situación dañina se prolongue en el tiempo.

La doctora Degges-White advierte también del peligro de pensar que se puede cambiar la forma de ser de la persona tóxica. Eso nunca pasa.

Acepta lo que estás viviendo

Deja de justificar las conductas de tu pareja con el amor o la culpa. Si ya no te quieres sentir infeliz por tu relación, acepta que esa persona no te está aportando nada bueno. Una vez consigas reconocer que las cosas no están bien y que mereces estar mejor, podrás dar un paso adelante para recuperarte de las malas experiencias.

Analiza cómo se comporta

¿Te trata mal y después trata de reconquistarte? ¿Llora y dice que las cosas van a cambiar? ¡Cuidado! Las parejas tóxicas son muy manipuladoras e intentan retenerte bajo excusas y promesas.

Si de verdad quieres dejar de sufrir, evita que te controle con estos comportamientos. Ya sabes que si continuas, tarde o temprano volverás a pasar momentos tormentosos.

Enfrenta la situación

Lidiar con una relación destructiva incluye hablar directamente
Hablar de frente y enfrentar los miedos es lo ideal.

Si estás en ese punto en que no soportas más, enfrenta la situación sin temor. Habla con tu pareja y exprésale que ya no deseas estar a su lado y que puede ser peor para los dos si las cosas siguen avanzando.

Busca apoyo

Es inevitable atravesar un momento difícil cuando todo se termina. Las dudas empiezan a surgir y esa persona tratará de buscarte para arreglar las cosas.

¿Crees que en verdad vale la pena intentarlo? Si ya sabes cómo acabarán las cosas, trata de mantenerte firme en tu decisión y busca apoyo en tu familia o en las personas que te quieren.

Si tu relación vivió episodios de violencia o por alguna razón te produce temor, busca asesoría profesional para saber cómo actuar en estos casos.

Visita este artículo: Consejos para amarse a uno mismo

Corta los lazos

Cortar los lazos de una relación destructiva
El último paso consiste en dejar ir todas las ataduras.

Tomaste la decisión de acabar con una relación enfermiza y eso es un gran paso. Ahora, lo más saludable es tomar distancia de tu expareja para que no te busque más y para sanar las heridas que te causó.

Marca límites, borra su número, elimina las fotos y haz lo que sea necesario para cerrar ese capítulo en tu vida. Aunque es un momento doloroso, hace parte del proceso de recuperación.

Recupera tu vida y autoestima

Antes de atravesar por esa relación destructiva tenías una vida y unos sueños. Es momento de retomar esas cosas que te generaban pasión y que le daban sentido a lo que hacías. Cuanto más te enfoques en ti y más alimentes tu autoestima, menos extrañarás a esa persona y tendrás menos probabilidades de volver a repetir una historia similar.

¿Te sigues aferrando a lo que te hace mal? Si es así, entonces considera cambiar tu situación. Piensa en tu bienestar y aléjate antes de que sea peor. Y si necesitas ayuda, recuerda que siempre puedes consultar con un psicólogo.

Te podría interesar...
¿Cómo puedo alejarme de una relación destructiva?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo puedo alejarme de una relación destructiva?

Una relación destructiva no es algo de lo que podamos desprendernos con facilidad, quizás porque nuestro concepto sobre las relaciones tiene que se...