4 consejos para vencer la alimentación emocional

La alimentación emocional es el problema por el que muchas personas consumen una mayor cantidad de nutrientes de la que deberían. Se produce por la hiperpalatabilidad de los productos comercializados.
4 consejos para vencer la alimentación emocional
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 27 febrero, 2021.

Última actualización: 27 febrero, 2021

Consumir alimentos sin tener sensación de hambre es un problema mayor de lo que puede parecer. Este proceso se conoce como alimentación emocional y se produce por un exceso de palatabilidad en muchos de los comestibles que se ofrecen en el mercado.

La adición de azúcares añadidos, de grasas trans y de aditivos provoca que la gente siga comiendo a pesar de haber satisfecho ya el apetito.

Dicha situación se asocia a sobrepeso, ya que se terminan consumiendo más calorías de las que el cuerpo gasta de forma diaria. Por este motivo, se empeora la salud general, favoreciendo el desarrollo de patologías crónicas. No obstante, la alimentación emocional es una condición que se puede vencer.

¿Qué es la alimentación emocional y por qué te perjudica?

Como hemos comentado, la alimentación emocional es el hecho de comer sin hambre, solo porque un alimento está rico. El principal problema de esto es que se sobrepasan las necesidades nutricionales, además de abusarse de sustancias que no son beneficiosas para la salud.

Hay que tener en cuenta que tanto los azúcares simples como las grasas trans han demostrado ser capaces de impactar de forma negativa sobre el organismo, alterando el funcionamiento de los sistemas y del metabolismo.

La alimentación emocional se relaciona con la ingesta de productos ultraprocesados industriales, lo que resulta peligroso. Existen evidencias conforme esta clase de comestibles pueden incrementar el riesgo de enfermar.

De hecho, se recomienda que la dieta esté basada en alimentos frescos, dejando a los productos industriales para momentos puntuales. No obstante, estos tienen a su favor que son más palatables.

Hambre emocional de un hombre por los azúcares.
Los ultraprocesados suelen ser más palatables, lo que aumenta el deseo de consumirlos fuera de horario y en exceso.

¿Cómo vencer la alimentación emocional?

Te vamos a explicar una serie de consejos que puedes poner en práctica con el objetivo de vencer el hambre emocional, mejorando así la salud.

1. Ir al supermercado con el estomago lleno

Cuando acudimos al supermercado con hambre existe un mayor riesgo de adquirir productos dulces y de poca calidad nutricional. El simple hecho de comprarlos ya supone un perjuicio, pues en el momento en el que comencemos a sentir apetito en casa recurriremos a ellos. Debido a su buen sabor, será difícil parar de comerlos, aunque aparezca la saciedad.

2. Incrementar el aporte de fibra en la dieta

Otro de los consejos clave tiene que ver con el aporte de fibra en la dieta. Esta sustancia no digerible cuenta con la capacidad de incrementar la sensación de saciedad, según un estudio publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition.

De este modo, se reduce el riesgo de picar entre horas y de comenzar a consumir productos dulces o ricos, pero con poco valor nutricional.

3. Evitar distracciones durante las comidas

Es importante no comer mientras se ve la televisión o se utilizan dispositivos electrónicos. Sino, se pierde la noción sobre las cantidades consumidas.

Esto puede provocar que se coma más cantidad de la necesaria de un determinado alimento, solo porque satisface al gusto. Pero esto no es porque exista un hambre fisiológica real que indique una necesidad nutricional.

Cuando se realiza el acto de comer es importante poner todos los sentidos en el mismo, siendo conscientes de los productos que se consumen.

4. No consumir refrescos

El consumo regular de azúcar puede generar cierta adicción. Dicho proceso se vincula con la alimentación emocional. En este sentido, los refrescos se caracterizan por contar con una gran cantidad de hidratos de carbono de tipo simple, administrados por medio de un líquido.

El impacto de estos sobre el organismo será mayor en sentido negativo, por lo que es posible que el cuerpo demande en un tiempo futuro un aporte constante. Siempre por encima de lo que realmente se necesita.

Mujer con hambre emocional.
Ciertas tareas que se realizan en el hogar favorecen el hambre emocional, como el uso de dispositivos electrónicos o la presencia frente a las pantallas.

Es posible vencer la alimentación emocional

A pesar de que en ocasiones resulta bastante complicado, es posible superar la alimentación emocional. Lo primero es ser conscientes del problema, ya que de lo contrario no se podrá iniciar su solución.

A partir de aquí te recomendamos que pongas en práctica los consejos comentados, pues resultarán eficaces a mediano plazo.

Recuerda que estamos hablando de un acto que tiene mucho que ver con el comportamiento psicológico, por lo que en ocasiones puede resultar útil realizar alguna sesión de coaching nutricional o de terapia. Lo importante es que este tipo de comportamientos no se conviertan en una constante a nivel dietético.

Es fundamental tener siempre presente que el hambre es una sensación que funciona como señal de necesidad. En el momento en el que desaparece este proceso, es óptimo suprimir la ingesta de alimentos, ya que el cuerpo ha entendido que los requerimientos esenciales están cubiertos.

It might interest you...
5 señales de que tu bebé podría tener hambre
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
5 señales de que tu bebé podría tener hambre

La alimentación del recién nacido es una gran preocupación de los padres. Descubrimos qué señales indican que el bebé podría tener hambre.



  • Freeman CR, Zehra A, Ramirez V, Wiers CE, Volkow ND, Wang GJ. Impact of sugar on the body, brain, and behavior. Front Biosci (Landmark Ed). 2018 Jun 1;23:2255-2266.
  • Mendonça RD, Pimenta AM, Gea A, de la Fuente-Arrillaga C, Martinez-Gonzalez MA, Lopes AC, Bes-Rastrollo M. Ultraprocessed food consumption and risk of overweight and obesity: the University of Navarra Follow-Up (SUN) cohort study. Am J Clin Nutr. 2016 Nov;104(5):1433-1440.
  • Warrilow A, Mellor D, McKune A, Pumpa K. Dietary fat, fibre, satiation, and satiety-a systematic review of acute studies. Eur J Clin Nutr. 2019 Mar;73(3):333-344