8 cortes de carne magros: los mejores para cuidar la salud

Te vamos a mostrar las mejores opciones de cortes de carne magros que se pueden incluir en la pauta de manera regular para mejorar la salud. No te los pierdas.
8 cortes de carne magros: los mejores para cuidar la salud
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 25 junio, 2022

Para mejorar la salud es posible introducir una serie de cortes de carne magros en la dieta. Estos alimentos concentran una buena cantidad de proteínas y de nutrientes esenciales, por lo que serán positivos para lograr la máxima eficiencia en los procesos fisiológicos.

A pesar de estar demonizada por muchos, hablamos de un tipo de comestible que debe ser agregados con frecuencia en la pauta de alimentación.

Antes de comenzar, hemos de destacar que la grasa de la carne no es mala. Al menos no cuando la pieza procede de un animal que se ha alimentado a base de pastos y que ha sido criado en libertad.

En este caso, la proporción de omega 3 y de omega 6 será óptima; algo que ayuda a cuidar la salud. Así se mantendrá bajo control la inflamación en el medio interno, lo que contribuye a evitar el desarrollo de patologías crónicas.

Los mejores cortes de carnes magros

Si quieres incluir mayor variedad de carne en la dieta, has de saber que los mejores cortes magros son los siguientes:

  1. Lomo alto o aguja. Con este corte se elabora el llamado roastbeef.
  2. Lomo bajo y solomillo. Una parte extremadamente tierna y jugosa.
  3. Filete. Con este nombre se designan los cortes magros de res finos.
  4. Cuete o peceto. Se suele deshebrar para cocinarlo como carne mechada.
  5. Colita de cuadril. Es una de las opciones preferidas para la parrillada.
  6. Chambarete. Se usa mucho en cocidos.
  7. Bistec. Puede tomar también el nombre de picaña, un corte con poca grasa y sabor intenso.
  8. Falda. Lo más común es picarlo para consumirlo como relleno en otras preparaciones.
Carne asada.
Además del tipo de corte, hay que considerar el método de cocción, pues eso puede cambiar las características del producto.

¿Cómo elegir carne magra de res?

A la hora de elegir un corte magro de res es importante optar por piezas de alta calidad, con menos porcentaje de grasa que las otras. El método de cocción aplicado variará según esto último.

Las zonas con menos lípidos son óptimas para elaborar a la plancha, mientras que en los asados es mejor incluir alguna alternativa con mayor porcentaje de ácidos grasos. Así se consigue jugosidad.

En el caso de buscar una carne molida de res, puede ser buena opción el hecho de observar los etiquetados. Conviene evitar aquella que concentra nitritos o sulfitos.

Estos aditivos actúan como conservantes, pero consiguen impactar de manera negativa sobre el estado de salud si se ingieren de manera regular. Un estudio publicado en la revista Nutrients lo confirma. Conviene priorizar siempre el consumo de frescos sin aditivos.

Asimismo, será importante limitar la presencia en la dieta de ciertas partes, como las vísceras. Estas pueden ser densas desde el punto de vista nutricional, pero también contendrán una mayor proporción de tóxicos.



Trucos para cocinar la carne magra

Para cocinar la carne magra correctamente, lo mejor es optar por alternativas como el horno, el vapor, la plancha o la parrilla. No conviene utilizar una gran cantidad de aceite, aunque sí sal de calidad. Hasta cabe la posibilidad de cortar partes con grasa cuando está cruda, para después retirar esta porción una vez rematado el cocinado.

En el caso de utilizar carne picada, se debe también limitar el uso de aceites. Este tipo de producto suele contener en su interior una proporción de lípido suficiente como para evitar que el alimento se pegue a la sartén. Tampoco habrá que dorarla en exceso.

Siempre hay que asegurar que se consiguen al menos 65 grados centígrados en el interior de la carne para reducir la contaminación microbiológica.
Carne picada.
La carne picada corre más riesgo de conservar bacterias en su interior, por lo que la cocción debe hacerse con cuidado, logrando la temperatura adecuada en todas las porciones de la misma.


Beneficios de la carne magra para la salud

La carne magra es un alimento denso desde el punto de vista nutricional. Sobre todo destaca por su contenido en proteínas de alto valor biológico.

Estas concentran todos los aminoácidos esenciales y una buena puntuación en cuanto a digestibilidad. Gracias a ellas pueden prevenirse muchas patologías asociadas a la masa magra, como es el caso de la sarcopenia. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista BioMed Research International.

Por otra parte, la carne de res es capaz de aportar una cantidad significativa de minerales de alta calidad. Un ejemplo de ellos es el hierro.

Hablamos de un nutriente que ha demostrado ser fundamental para garantizar el transporte de oxígeno en sangre. De hecho, un déficit puede dar lugar a una situación de anemia. El hierro que procede de los alimentos animales cuenta con una absorción mucho mayor que el procedente de los vegetales.

Elige a consciencia los mejores cortes de carne magros

Hay diferentes tipos de cortes de carne magros que se pueden incluir en la dieta de manera regular con el objetivo de mejorar el estado de salud. Es siempre importante asegurarse de que es carne fresca lo que consumimos, evitando así las versiones procesadas.

Estas últimas pueden contener aditivos alimentarios y grasas trans de muy mala calidad que incrementan la incidencia de las patologías crónicas y complejas.

Te podría interesar...
¿La carne roja es mala para la salud?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿La carne roja es mala para la salud?

El consumo de carne roja no supone un riesgo para la salud siempre que se realice de manera moderada y se huya de las carnes procesadas.



  • Song, P., Wu, L., & Guan, W. (2015). Dietary Nitrates, Nitrites, and Nitrosamines Intake and the Risk of Gastric Cancer: A Meta-Analysis. Nutrients7(12), 9872–9895. https://doi.org/10.3390/nu7125505
  • Martone, A. M., Marzetti, E., Calvani, R., Picca, A., Tosato, M., Santoro, L., Di Giorgio, A., Nesci, A., Sisto, A., Santoliquido, A., & Landi, F. (2017). Exercise and Protein Intake: A Synergistic Approach against Sarcopenia. BioMed research international2017, 2672435. https://doi.org/10.1155/2017/2672435
  • Cappellini, M. D., Musallam, K. M., & Taher, A. T. (2020). Iron deficiency anaemia revisited. Journal of internal medicine287(2), 153–170. https://doi.org/10.1111/joim.13004