4 cosas que debes evitar al preparar batidos

Si te gustan los batidos, no te puedes perder las cosas que te vamos a contar que se deben evitar en su elaboración. Sigue nuestros consejos para no perjudicar el funcionamiento de tu organismo.
4 cosas que debes evitar al preparar batidos
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 11 agosto, 2022

Los batidos pueden ser positivos para incrementar la variedad en la dieta. Sin embargo, hay una serie de errores que se deben evitar al preparar batidos para no afectar el metabolismo.

Será importante elegir correctamente los ingredientes y no utilizar azúcares simples en abundancia. Recuerda que los batidos son un complemento y en ningún caso han de emplearse como sustitutivos de las comidas o como fuente principal de nutrientes. De lo contrario, se podrían experimentar déficits o problemas con la producción de enzimas en el medio interno.

¿Qué debes evitar al preparar batidos?

A continuación, te vamos a mostrar las cosas que debes evitar al preparar batidos de manera correcta. Inclúyelos en el contexto de una pauta equilibrada y variada para sacarles el máximo partido.

Siempre conviene que se consuman la misma cantidad de calorías que se gastan, para no provocar alteraciones en el peso corporal, procedentes de la acumulación de grasa.



1. Cuidado con los azúcares añadidos

A la hora de preparar batidos se debe evitar añadir azúcar de mesa como tal.

Este elemento resulta nocivo para la salud metabólica a mediano plazo. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Current Diabetes Reports, la presencia regular de carbohidratos simples en la pauta resulta en resistencia a la insulina y en un mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. Son mucho más peligrosos cuando se administran a través de un medio líquido.

Si lo que quieres es conseguir un sabor más dulce, prueba incorporar en la receta algún tipo de edulcorante artificial. Estos son acalóricos y no afectan significativamente las glucemias sanguíneas. Eso sí, algunos de ellos han demostrado reducir la densidad y la diversidad en la microbiota.

Agregado de azúcar para los batidos.
Cuando agregas azúcar simple a tus batidos, promueves cambios negativos en tu metabolismo, sobre todo a nivel pancreático.

2. No te pases con las frutas

Las frutas son fuente de fitoquímicos con capacidad antioxidante de alta calidad.

Dichos elementos neutralizan la formación de los radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos. Gracias a este efecto, se reduce mucho la incidencia de varias patologías crónicas y complejas, como lo afirma una investigación publicada en la revista European Journal of Medicinal Chemistry.

De todos modos, las frutas concentran también una cantidad importante de fructosa. Hablamos de un azúcar simple que podría generar alteraciones a nivel metabólico.

Se relaciona con un mayor riesgo de padecer hígado graso, sobre todo cuando se consume en contextos de sedentarismo. Y es que comer fruta es positivo, pero siempre se debe priorizar su ingesta al natural. Así se evita que las fibras se degraden y que la absorción de los carbohidratos sea más rápida.

3. No hagas batidos sin porción proteica

Uno de los principales errores a la hora de preparar batidos es olvidarse de incluir una fuente de proteínas en la receta.

Estos nutrientes son fundamentales para incrementar la génesis de la saciedad, consiguiendo regular el apetito. Además, cuentan con una función estructural determinante.

Si se presenta un déficit sostenido a lo largo del tiempo, los valores de masa magra y de fuerza muscular se verán negativamente afectados. Por ello, siempre ha de asegurarse la introducción en el batido de lácteos o de frutos secos.

Son de mayor calidad las proteínas de origen animal, pero las vegetales pueden cumplir la función en este caso. Aparte, los frutos secos son fuente de ácidos grasos esenciales, elementos necesarios para controlar los niveles de inflamación en el medio interno.


También te puede interesar 6 batidos de proteína para adelgazar


4. Evita las bebidas alcohólicas

El alcohol es una sustancia tóxica independientemente de la dosis consumida.

Muchas recetas aconsejan la inclusión de bebidas alcohólicas en ciertos batidos para mejorar su sabor. Sin embargo, esta no es una buena opción.

No solo genera alteraciones a corto plazo, sino que también provocará fallos en el funcionamiento de los órganos y de los sistemas con el paso del tiempo. Por este motivo, se debe restringir su presencia en la dieta.

Esto no siempre es sencillo, ya que se trata de una droga socialmente aceptada, pero se debe intentar. Al menos será positivo no incluir el alcohol en preparaciones que pueden consumirse de manera regular, como los batidos. Tampoco es una opción a tener en cuenta para refrescarse en los días de calor, puesto que deshidrata.

Batido con alcohol.
Equiparar los batidos nutricionales a cócteles con alcohol es un error. La sustancia perjudica en todo sentido.

Cuidado con aquello que debes evitar al preparar batidos

Existen una serie de cosas que debes evitar a la hora de preparar batidos para mejorar el valor nutricional de los mismos y para impedir que afecten de forma negativa al funcionamiento del metabolismo. Eso sí, cuando se preparan correctamente, pueden ser una excelente fuente de vitaminas, minerales y elementos con capacidad antioxidante.

Mantener bajo control los niveles de inflamación y de oxidación es fundamental para mejorar la salud.

Recuerda que cuando el objetivo es prevenir el desarrollo de patologías complejas, no solo basta con cuidar la dieta. Habrá que poner en marcha una serie de hábitos en conjunto. De entre ellos, hay que destacar la necesidad de practicar actividad física de manera regular.

Te podría interesar...
Batidos de proteína ayudan a recuperar masa muscular en ancianos, según estudio
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Batidos de proteína ayudan a recuperar masa muscular en ancianos, según estudio

Los batidos de proteína de suero de leche pueden contribuir a recuperar la masa muscular perdida en ancianos, junto con el ejercicio físico.



  • Yoshida, Y., & Simoes, E. J. (2018). Sugar-Sweetened Beverage, Obesity, and Type 2 Diabetes in Children and Adolescents: Policies, Taxation, and Programs. Current diabetes reports18(6), 31. https://doi.org/10.1007/s11892-018-1004-6
  • Suez, J., Korem, T., Zeevi, D., Zilberman-Schapira, G., Thaiss, C. A., Maza, O., Israeli, D., Zmora, N., Gilad, S., Weinberger, A., Kuperman, Y., Harmelin, A., Kolodkin-Gal, I., Shapiro, H., Halpern, Z., Segal, E., & Elinav, E. (2014). Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota. Nature514(7521), 181–186. https://doi.org/10.1038/nature13793
  • Neha, K., Haider, M. R., Pathak, A., & Yar, M. S. (2019). Medicinal prospects of antioxidants: A review. European journal of medicinal chemistry178, 687–704. https://doi.org/10.1016/j.ejmech.2019.06.010