¿Cómo crear vínculos de confianza?

Las primeras experiencias en vínculos de confianza las tenemos en nuestra infancia, en la relación con nuestros progenitores. ¿Cómo podemos seguir desarrollando este aspecto?
¿Cómo crear vínculos de confianza?
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 13 enero, 2023

La confianza es un pilar básico de todo tipo de vínculos y relaciones. Tomamos contacto con ella por primera vez en la infancia.

Este sentimiento se replica luego en otros ámbitos. Gracias a los vínculos de confianza es que no necesitamos estar en estado de alerta de manera permanente.

La confianza nos permite pensar bien y esperar las mejores intenciones de las personas que nos rodean. Sin embargo, es algo que se construye, que requiere reciprocidad. Por lo tanto, nunca puede darse de manera forzada, sino que se alimenta con actos y hechos concretos.

¿De dónde surgen los vínculos de confianza?

La confianza primitiva se puede encontrar en nuestra infancia, en el vínculo con nuestros progenitores. Porque confiamos en que somos importantes para ellos y que permanecen cerca, atentos a nuestros pasos, es que nos animamos a explorar el mundo, a alejarnos un poco y ver qué hay más allá.

Podemos dar un salto, sabiendo que no es al vacío.

De modo que un niño que crece en un ambiente confiable, será luego un adulto que podrá establecer este tipo de vínculos. No se sentirá amenazado todo el tiempo, con miedo a que le hagan cosas o que le suceda algo. De allí que la confianza sea uno de los cimientos de una vida emocional y vincular saludable.



Consejos para generar vínculos de confianza

Las relaciones basadas en la confianza se construyen con el tiempo. No se dan de la noche a la mañana. Algunos de los consejos para fortalecer este tipo de vínculos que se pueden tener en cuenta son los siguientes.

Vínculo madre e hija que genera confianza.
El vínculo primordial con los padres es la base de la confianza que llevamos por el mundo.

Sé reservado con la información que te comparten

Muchas veces tenemos conversaciones con personas cercanas a nuestro entorno y empezamos a llevar información respecto a gente que tenemos en común. A veces no nos damos cuenta, pero podemos compartir historias o experiencias cuyos protagonistas preferirían mantener en reserva.

Por eso, para resguardar la confianza de una relación, es importante que sepamos respetar la intimidad de los vínculos y que cuidemos aquello que nos relatan.

Lleva la sinceridad como bandera

Las relaciones basadas en la confianza también son aquellas que tienen como punto de partida la sinceridad y la autenticidad. Es decir, permiten crear un espacio de comodidad y seguridad, en el que las personas involucradas expresan sus emociones y sentimientos. Pueden decir aquellas cosas que les agradan y aquellas que les disgustan.

Si bien lo hacen de manera respetuosa, saben que existe un clima adecuado para hablar. La confianza nos permite saber que las personas son reales y honestas; que nos dicen únicamente aquello que queremos escuchar. También implica que no nos comportamos de manera complaciente, solo para agradar, sino con responsabilidad.

En las relaciones laborales, la confianza se construye compartiendo la información que se requiere para trabajar, evitando omitir datos que pueden resultar beneficiosos para los demás.

Deja los prejuicios

Una relación de confianza permite que las personas no piensen ni sean de la misma manera, pero que se sientan en libertad de expresarse sin vergüenza, sin temor a ser juzgados. La confianza deja que cada uno aporte su punto de vista, al mismo tiempo que suspende los prejuicios.

Vive con ética y respeto

La confianza también se relaciona con el buen comportamiento. No importa si es el vínculo con un amigo o con un compañero de trabajo; debemos guiarnos por valores, por buenos principios, de tal modo que quienes nos rodean se sientan seguros a nuestro lado.

El respeto también es otro de los condimentos necesarios para sostener un vínculo de confianza. Respeta a las otras personas, su individualidad, sus ideas y aportes, aunque no siempre estemos de acuerdo.

Confía en ti mismo

Por último, la confianza también se relaciona con la autoconfianza, con el creernos y sabernos capaces de lograr nuestros propósitos. Por supuesto, la confianza también es un pasaje directo a una autoestima sólida.

Autoestima para generar vínculos de confianza.
La autoestima es esencial para generar confianza. Se trata también de confiar en nosotros.

Mantén una escucha asertiva y abierta

La confianza también es la capacidad de crear vínculos positivos, de empatizar con los otros, de preocuparse e interesarse por ellos. Trata de crear espacios seguros para escuchar y solucionar conflictos.



La confianza no es una palabra, es un acto

La confianza se consigue a partir de actuaciones sostenidas en el tiempo, de la coherencia de nuestros comportamientos y la consistencia de nuestras conductas. Por eso, una vez conseguida, nos sentimos seguros y tranquilos.

Pero los vínculos saludables también requieren de un equilibrio en el grado de confianza, un interjuego entre la proximidad y la cercanía. La confianza en exceso no es buena, ya que en muchas ocasiones nos lleva a ser impulsivos, a perder el registro del otro.

Por último, la confianza nos deja crecer juntos. Las personas se potencian sin tener que estar midiendo qué aporta cada una. Confiar nos permite saber que todos daremos lo mejor de nosotros mismos.

Te podría interesar...
La confianza en la pareja: necesaria y saludable
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
La confianza en la pareja: necesaria y saludable

Sinceridad, comunicación, franqueza. La confianza en la pareja es necesaria y saludable, se cimienta en valores como la honestidad y el respeto.



  • Núñez, Francesc, & Cantó-Milà, Catàlia, & Seebach, Swen (2015). Confianza, mentira y traición. El papel de la confianza y sus sombras en las relaciones de pareja. Sociológica, 30(84),117-142.[fecha de Consulta 3 de Septiembre de 2021]. ISSN: 0187-0173. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=305036203004
  • Yáñez Gallardo, Rodrigo, & Ahumada Figueroa, Luis, & Cova Solar, Félix (2006). Confianza y desconfianza: dos factores necesarios para el desarrollo de la confianza social. Universitas Psychologica, 5(1),9-20.[fecha de Consulta 3 de Septiembre de 2021]. ISSN: 1657-9267. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=64750102

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.