Cremas solares biodegradables: qué son y por qué se recomiendan

¿Sabías que los productos que utilizas para protegerte del sol cuando estás en la playa podrían dañar el medioambiente? Sigue leyendo y te contamos el cómo y el por qué.
Cremas solares biodegradables: qué son y por qué se recomiendan
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 21 mayo, 2022

En la actualidad se recomienda el uso de cremas solares biodegradables, debido a su menor impacto en el medioambiente, así como por el efecto sobre la piel. Y es que algunos de los componentes de los bloqueadores tradicionales no son seguros para la flora y la fauna marina. Por ello, hay playas en diversas partes del mundo donde se las ha prohibido.

Ahora bien, cabe preguntarse qué contienen estas cremas solares biodegradables. Más aún, ¿pueden cumplir la función de protegernos de los efectos de la radiación solar? Responderemos estas preguntas a continuación.

Tipos de protectores solares

Hay varios tipos de bloqueadores solares, en función del factor de protección y la piel del receptor, entre otros aspectos. Adicionalmente, se debe diferenciar entre los filtros físicos y químicos:

  • Los filtros físicos (también llamados minerales) lo que hacen es rebotar la luz, como si fueran un espejo. Estos suelen estar compuestos de óxidos de minerales, como titanio y zinc.
  • En cambio, los filtros químicos u orgánicos absorben la luz para evitar que penetre en la piel, disipándola a su vez en forma de ondas de calor. De este modo, hacen el trabajo opuesto de los filtros minerales, pero con el mismo fin.

Además de estos criterios, se puede establecer una clara línea divisoria entre aquellos protectores que no impactan o no dañan el medio ambiente y los que contienen sustancias químicas que, por el contrario, pueden resultar perjudiciales.



Cremas solares biodegradables

Se considera biodegradable a toda sustancia que puede ser degradada por la acción de los elementos naturales, volviendo a su estado original sin perjudicar el suelo, las fuentes de agua, la flora o la fauna.

En este orden de ideas, las cremas solares biodegradables se usan para proteger de los efectos de la radiación en la salud, pero tienen la particularidad de que están elaboradas con ingredientes que no afectan ningún elemento del medioambiente.

Es importante señalar que en los productos tradicionales, además del filtro físico, el resto es agua y excipientes. Sin embargo, en el caso de los biodegradables, tales excipientes interactúan con las plantas o animales marinos sin producirles daños.

Protectores solares.
Los protectores solares tienen la función primordial de bloquear los efectos nocivos de los rayos UV en la piel.

¿Cómo reconocerlas?

Las cremas solares biodegradables se pueden encontrar en diversas presentaciones, al igual que las convencionales. Sin embargo, lo que las diferencia es su composición, con sustancias más naturales.

Para que pueda ser considerado amigable con el ambiente, un producto deben contar con ingredientes que no sean nocivos. Al respecto, cabe mencionar a los siguientes como representantes negativos, es decir, perjudiciales:

  • Benzofenona u oxibenzona.
  • Butil metoxidibenzoilmetano.
  • Butilcarbamato.
  • Hexilodecanol.
  • Metil y etilparabeno.
  • Propilparabeno.
  • Butilparabeno.
  • Bencilparabeno.
  • Dimetil apramida.
  • Detil dimeticona.
  • Octinoxato.
  • Octocrileno.
  • Triclosan.
  • Polietileno.
  • Ácido paraaminobenzoico.
  • Alcanfor de 4-metilbencilideno.

Estos son los componentes más importantes que debes tener en cuenta al elegir una crema solar biodegradable. Dicho de otro modo, hay que evitar los productos que incluyan estas sustancias. Así, podrás asegurarte de que lo que estás comprando no daña el ambiente.

Entonces, corresponde revisar la etiqueta y verificar la fórmula. Es una lista larga, pero los nombres de tales sustancias químicas también son bastante particulares.



Ventajas de las cremas solares biodegradables

Desde el punto de vista de los beneficios para la piel, en cuanto a la protección contra los rayos solares, estos productos biodegradables son igualmente efectivos que las cremas convencionales.

Sin embargo, su mayor ventaja es que son amigables con el medioambiente, debido a que no incluyen químicos que pueden alterar los ecosistemas.

De los ingredientes mencionados antes en la lista, los más conocidos son los parabenos. Su presencia ha sido detectada en hábitats marinos. Entre los efectos nocivos que causan en diversos organismos, las investigaciones mencionan la disrupción hormonal, el retraso en el desarrollo y la fecundidad. Incluso los corales se ven afectados por la presencia de parabenos en el medio.

Otro de los ingredientes comunes en los protectores solares convencionales, y que se considera bastante dañino, es la oxibenzona. En los estudios se señala que esta sustancia puede generar reacciones alérgicas en seres humanos.

La oxibenzona también se ha detectado en muchos ecosistemas marinos y no se considera fácil de eliminar. De acuerdo con una revisión realizada en 2020, se ha observado in vitro que produce efectos sobre el coral, lo que podría alterar su equilibrio ecológico.

El impacto de estos filtros en el ambiente no lo podemos apreciar a simple vista, cuando vamos a disfrutar del mar y el sol. Pero sí hay un efecto acumulativo. Hay que pensar en el hecho de que en Río de Janeiro, Hawái, Mallorca, Punta Cana o la Riviera Maya, hay playas que son visitadas por millones de personas cada año.

Mar contaminado.
La contaminación de los mares y el efecto que causamos con nuestros productos en los peces necesita una acción inmediata.

No todo son beneficios

Las cremas solares biodegradables también tienen sus desventajas. Entre estas cabe mencionar el hecho de su costo es más alto y, por otra parte, se considera que la duración del efecto sobre la piel es de menor tiempo.

Esto se compensa por las bondades que brindan para la salud de la piel y para el ambiente, al minimizar las posibilidades de reacciones alérgicas, así como por reducir nuestra huella contaminante en la tierra. Por lo tanto, valen la pena.

Productos biodegradables, playas sostenibles

El planeta ya ha sufrido bastante por las consecuencias derivadas de las actividades humanas. Y cuando nos preguntamos qué podemos hacer para revertir esto, tal vez creemos que tenemos que emprender grandes acciones. Pero los pequeños cambios también cuentan.

Uno de ellos puede ser algo muy sencillo, en lo que quizás no habíamos pensado: usar una crema solar biodegradable. Esto contribuye con el cuidado de los mares y océanos, de sus ecosistemas, así como de la flora y la fauna marina.

Es el momento. Revisemos las etiquetas de los productos y abtengámonos de comprar aquellos que contienen sustancias químicas que impactan de manera negativa. Así nosotros y las futuras generaciones podremos disfrutar de muchos días de playa.

Te podría interesar...
8 errores comunes al utilizar protector solar
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
8 errores comunes al utilizar protector solar

No aplicarse el protector en días nublados o sin saber cuál es su SPF son algunos de los errores que se cometen con este cosmético.



  • Cuerva Fernández I. Análisis, presencia y efectos de los parabenos en organismos marinos. Las Palmas: Universidad de Gran Canaria, 2020.
  • Rius Salvador M. Evaluación del riesgo ecotoxicológico de cinco parabenos mediante batería de bioensayos. Valencia (España): Universidad Politécnica. 2020. http://hdl.handle.net/10251/149890
  • Robert L, Madridejos R, Diego L. El sol, las radiaciones y los fotoprotectores solares. BIT. 2020; 31(6): 35-41.
  • Russo J, Ipiña A, Palazzolo J, et al. Dermatitis por contacto fotoalérgica a protectores solares con oxibenzona en La Plata, Argentina. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2018; 109(6): 521-528.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.