¿Cuánto se debe dormir según la ciencia?

Maria Jimena Freytes·
11 Marzo, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
10 Marzo, 2021
¿Cuántas horas descansas al día? El ritmo de vida actual se ha llevado los hábitos de sueño que nos garantizan buena salud. Te invitamos a descubrir cuánto debemos dormir.

Existe esta especie de lema popular que dice que cuando muramos tendremos tiempo para dormir. Quizás muchos piensen que dormir es una pérdida de tiempo, pues podemos usar esas horas para hacer algo productivo. Ahora bien, ¿qué dicen los expertos? ¿Cuánto se debe dormir según la ciencia?

Te sorprenderás cuando conozcas el veredicto científico sobre la cantidad de horas de sueño que debemos cumplir si queremos gozar de buena salud y ser, en verdad, productivos.

Muchas veces (y de manera errónea) postergamos horas de sueño por el trabajo, el estudio o el gimnasio, pensando que el tiempo nos rendirá más y mejor si lo utilizamos así. La realidad es que sucede todo lo contrario, porque un buen descanso nos traerá muchísimos beneficios.

¿Por qué es importante dormir bien?

Son muchos los beneficios de dormir el tiempo adecuado. No solo nos genera un placer irremplazable, sino que nuestro organismo nos lo va a agradecer.

1. Ayuda a combatir la depresión

La depresión está asociada a las hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol. Pocas horas de sueño aumentan la producción de las mismas, mientras que si el cuerpo se relaja y duerme bien facilitamos la presencia de la melanina y la serotonina.

Estas últimas sustancias contrarrestan los efectos negativos que produce el estrés y colaboran para que nos sintamos mejor y emocionalmente íntegros.

Tal vez te interese: Depresión crónica: ¿cómo afecta a las personas?

2. Preserva la salud cardiovascular

Este punto está relacionado con el anterior, ya que el insomnio eleva los niveles en sangre de las hormonas del estrés. Esto, a su vez, produce un incremento en la presión arterial y en la frecuencia cardiaca.

En este sentido, se considera que el estrés es un factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares.

3. Mejora la memoria

Cuando dormimos, el cerebro continúa trabajando, pues las conexiones neuronales no cesan. El sueño consta de diversas fases: vigilia, sueño No-REM y sueño REM.

En todas ellas las neuronas trabajan, aunque es en la última en la que la memoria a corto plazo se restaura y se fija para convertirse en memoria a largo plazo. Algunos estudios demostraron que dormir una siesta justo después de haber estudiado produce mejoras en este aspecto.

4. Ayuda al descenso de peso

La leptina es la hormona supresora del apetito. Cuando no dormimos lo que corresponde, las células grasas llamadas adipocitos no liberan suficiente cantidad de esta sustancia.

Asimismo, el insomnio hace que el estómago libere más grelina, que es la hormona del apetito. Es por esto que la falta de sueño se asocia con la obesidad.

5. Contribuye a potenciar el sistema inmune

Otro de los sistemas que trabaja mientras dormimos es el inmunitario, porque se regenera y se fortalece para combatir gérmenes y toxinas que nos acechan. Es decir que, si descansamos bien, tendremos más posibilidades de evitar infecciones.

¿Cuánto se debe dormir según la ciencia?

Como hemos visto, el descanso interviene en casi todos los sistemas que hacen que el cuerpo funcione. Es por esto que de la calidad del sueño dependerán la salud mental, física y emocional, como así también el nivel de productividad que tengamos.

Seguro habrás escuchado la teoría que afirma que debemos dormir 8 horas diarias. Esta viene del año 1938, cuando Nathaniel Kleitman, un investigador, pasó un poco más de un mes en una cueva oscura junto a uno de sus alumnos. Al analizar su forma de dormir se dieron cuenta de que dormían entre 8 y 8 horas y media por la noche.

Existen diversos estudios que avalan que dormir esa cantidad de horas trae beneficios para la salud. Por ejemplo, en el caso de los estudiantes, está comprobado que patrones deficientes de descanso alteran negativamente el rendimiento académico. Lo mismo se aplica para el ámbito laboral.

Por otro lado, algunas investigaciones confirmaron que la mortalidad es más baja entre quienes duermen de 7 a 8 horas por día y mayores para las personas que duermen menos de 4 horas diarias.

Una hora extra de sueño puede ser determinante en la calidad de vida. El hecho de que rindas como se espera durante la jornada, habiendo dormido menos de 8 horas, no quiere decir que sea positivo para tu salud.

Quizás te interese: ¿Qué es el ruido blanco y cómo te puede ayudar a dormir?

¿Qué ocurre cuando no se duerme lo suficiente?

Cuando no dormimos lo suficiente solo suceden eventos negativos. Desde alteraciones en la salud hasta complicaciones mentales y emocionales. Las consecuencias pueden ser más graves de los que suponemos.

Estas son algunas de las cosas que ocurren cuando no dormimos la cantidad recomendada por jornada:

  • Incremento del riesgo de diabetes tipo 2: la falta de sueño hace que se libere menos insulina, que es la hormona que regula el azúcar en sangre.
  • Trastornos de ansiedad: se debe a que el insomnio produce estrés y, como consecuencia, sentimientos de ansiedad y depresión.
  • Pérdida de deseo sexual: los trastornos en los patrones de sueño pueden provocar una reducción de la testosterona en los hombres. El poco descanso y de mala calidad contribuye a una disminución de la libido y a una producción baja de espermatozoides.
  • Trastornos cognitivos: la falta de concentración y problemas de memoria pueden ser causales de accidentes automovilísticos, laborales y hogareños.
  • Reduce el crecimiento muscular: sobre todo después de los 30 años, en los que el crecimiento es solo de un 20 %. Poco descanso altera la regeneración celular.

Cuánto se debe dormir según la ciencia y qué decisión deberíamos tomar

Ahora que tenemos la información, sabemos que una hora más de sueño puede ser muy beneficiosa para la salud, el trabajo y todas las actividades en las que nos involucremos.

Los adultos necesitan 8 horas de sueño y los bebés 13, mientras que los adolescentes 9. Si multiplicamos estas horas a lo largo de la vida descubriremos que habremos pasado una gran parte de la existencia durmiendo.

La pregunta es si vale la pena invertir todo este tiempo en el descanso a cambio de una vida más saludable. ¿O seguiremos durmiendo mal hasta que el cuerpo nos pase la factura y ya sea tarde?

  • San Molina, L. (2010). Comprender la depresión. Editorial AMAT.
  • Alonso, C. F. (2009). El estrés en las enfermedades cardiovasculares. Libro de La Salud Cardiovascular Del Hospital Clínico San Carlos, 583-590.
  • Rico-Rosillo, María Guadalupe, and Gloria Bertha Vega-Robledo. "Sueño y sistema inmune." Revista Alergia México 65.2 (2018): 160-170.
  • Escobar, Carolina, et al. "La mala calidad de sueño es factor promotor de obesidad." Revista mexicana de trastornos alimentarios 4.2 (2013): 133-142.
  • Reinoso-Suárez, F. (2005). Neurobiología del sueño. Revista de Medicina de la Universidad de Navarra, 10-17.
  • Strada Herrera, G. La función de memoria del sueño. Cómo el cerebro promueve el aprendizaje mientas duerme.
  • Zapata Giraldo, A. F. (2013). La temporalidad en el insomnio(Bachelor's thesis, Uniandes).
  • Castro, A. M., Caamaño, L. U., & Julio, S. C. (2014). Calidad del dormir, insomnio y rendimiento académico en Estudiantes de Medicina. Duazary: Revista internacional de Ciencias de la Salud11(2), 2.
  • Rodríguez-Morilla, B., & Madrid-Navarro, C. J. (2015). ¿ Cuándo, cuánto y cómo dormir?. Eubacteria, nº 33 (2015).